Sporting de Gijón & Doyen: dimisión y explicaciones de Javier Fernández.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


 En septiembre de 2011, la famiglia Fernández -o la directiva del Sporting, tanto monta, monta tanto- enviaron a Madrid una soleada tarde a Vega Arango y a García Amado para firmar el acta de defunción del Sporting: un contrato con la empresa Doyen, por el que a cambio de dos millones de euros para tapar las vergüenzas y los agujeros que habían ido dejando durante 20 años, se comprometían a devolver 10. No es una hipérbole: la 1ª cláusula del contrato que se adjunta la entiende un niño de 10 años y da vergüenza ajena. Jamás la hubiese firmado no ya un sportinguista de bien, sino un hombre en sus cábales. Se hipotecaba el club para siempre, con unos intereses nunca vistos: 500%.

Cuando se destapó Football- Leaks, a unas tímidas denuncias periodísticas sucedieron unas patéticas explicaciones de Fernández y sus adláteres; vinieron a decir que Doyen era una institución de hermanitas de la caridad, que ya habían modificado el contrato y que era mucho más ventajoso, Ni se mostró ese contrato jamás, ni institución o medio de comunicación lo reclamó nunca.

Los últimos 23 veranos de Gijón recuerdan a Bill Murray en Atrapado en el tiempo. Nosotros tenemos este Día de la Marmota: en agosto se venden todos los jugadores de la cantera y se compran una docena de retales. Se juega y se pierde contra la Leonesa, la Ponferradina y el Racing, Lean la cláusula 2 y lo entenderán todo. 

Hay que devolver un 500% del dinero prestado. Y, mientras tanto, hay que cobrar comisiones todos los años. Un negocio indecente y permanente.

Cuando viene alguien interesado a comprar el club, también siente vergüenza ajena: le engañan como trileros, le mienten al darle las cifras de la deuda real y le suben el precio de partida. Luego nos cuentan que se irán si alguien "pon les perres".

Triste es creer que fue una tragedia salvarse el año pasado. Hoy sabemos que fue engordar para morir. Quienes nos hablan de fundaciones y estadios en miniatura son tan mediocres como sus aspiraciones vitales: pasearse como caciques de pueblo repartiendo entradas y palcos, mientras se ríen de 25000 socios.

Se han ido del Sporting todos los futbolistas y entrenadores que valían la pena. Es la hora de mostrar la puerta de salida a los dueños de nada y agradecerles los servicios prestados...

... Al 500%.

 

 

 

 

 

 



Hoy: Norman cuenta con tu ayuda

Norman Roy necesita tu ayuda con esta petición «La venta y derribo del Real Sporting de Gijón.». Únete a Norman y 1.507 personas que ya han firmado.