Memoria Patagónica

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 100!


Piensa en lo siguiente: un pueblo, donde sus habitantes son asesinados, arrestados, torturados y hasta esclavizados. Catalogaremos a este hecho, un Genocidio, porque eso fue. Y que estos pobladores, en el futuro le construyan un monumento a aquella persona, que dirigió aquel genocidio. O le dedican una calle céntrica, y se lo homenajea como un dios. A lo que me refiero, es a "La Conquista del desierto", una campaña llevada por el Estado Argentino, para adquirir territorios, para luego regalarlos a la oligarquía argentina. Lo que sucedió fue que el "desierto", estaba habitado, y a sus pobladores, los torturaron y esclavisaron.

"Lo que pedimos es tan simple, como MEMORIA, queremos recomponer nuestra historia, que nos fue arrebatada".

Seguramente, habrán observado en las noticias, las pintadas al monumento con la leyenda; “Julio Asesino Roca". Es decir, hay quienes aún llevan adelante la tarea de recuperar sus raíces.

Ahora bien, observemos con una retrospectiva histórica. La oligarquía argentina, liderada por los Roca a fines del siglo XIX, han hecho un gran trabajo, en cortar y borrar las raíces de nuestros pueblos originarios. Y esa falta de memoria queda explícita en la actualidad cuando vemos este monumento en el Centro Cívico de Bariloche (Río Negro).

Pero luego de recorrer otras ciudades patagónicas, he llegado a la conclusión que toda la región ha sufrido esta perdida de memoria. No muy lejos de Bariloche, en San Martín de los Andes (Neuquén), encontramos en su centro, una calle que homenajea a J. A. Roca, otra dedicada al hermano de este (También torturador y genocida) Rudecindo Roca, y a Conrado Villegas, encargado de la conquista del desierto mientras Roca (Julio) era presidente en dos períodos (1880-1886; 1898-1904).

Esto no sólo lo ví en estas dos ciudades, tambien se observa en Puerto Madryn (Chubut), que aunque no sufrió tanto la campaña de Roca, por ser colonia Gales desde 1865, de igual modo bautiza a una de sus calles más transitadas a Julio Argentino Roca, y no se olvida de Villegas, él tembién tiene su calle. Los madrynenses, quisieron mostrarse memoriosos, y homenajearon también al nativo (que tiene un monumento construido por Luis Perlotti en 1965 por los 100 años de la colonización). Pero este monumento tiene una particularidad, ya que en un lugar fresco, como es la patagonia, y con el viento que caracteriza esta zona, el nativo aparece sin mucha ropa, lo que hace desconfiar si verdaderamente esta dedicado a un poblador originario de la zona. Ademas, teniendo en cuenta las características de los Tehuelches (pobladores nativos), eran altos y con pies muy grandes (por eso los llamaban "patagones" y de ahí proviene el término "Patagonia"). El monumento retrata a un "Indio" bajito, flaquito, y con pies chiquitos.

Aquí observamos tres ejemplos, tres ciudades (y de distintas provincias) donde las raíces se perdieron, y queda claro a simple vista. Esto es un llamado a recordar, a recomponer la historia que nos fue arrebatada, y que sentimos que no nos pertenece.