POR UNA EXCELENTE EDUCACIÓN PÚBLICA PARA TODOS

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


Se esta comprobando que el nivel educativo baja vertiginosamente. Los talentos se van fuera de España. Y se esta priorizando los máster que son un negocio para ricos,  y desvirtuando la educación pública. Por lo tanto escribo una carta para nuestra nueva Ministra de Educación. RECUPEREMOS VALORES Y UNA EDUCACIÓN EJEMPLAR. https://secure.avaaz.org/es/petition/MINISTRA_DE_EDUCACION_DOÑA_ISABEL_CELAÁ_EDUCACIÓN_PÚBLICA_EJEMPLAR_PARA_TODOS/

CARTA ABIERTA A LA MINISTRA DE EDUCACIÓN
DOÑA ISABEL CELAÁ


Estimada Ministra,

Ante todo, bienvenida a su nuevo cargo. No es un camino de rosas y espero que sepa y quiera hacerlo lo mejor del mundo para todos y que no le pongan multitud de trabas.

Le mando este escrito porque tengo algunas preguntas y reflexiones, creo que obvias, que transmitirle:

¿Acaso la educación pública es tan mala que resulta no ser suficiente cursar una carrera y especializarse en las universidades públicas?

¿Es necesarios tener un Máster para demostrar que los licenciados o doctorados están adecuadamente formados?

¿Los Máster pretenden ser y reemplazar las especialidades cursadas en la pública?

De ser asi, porque el cierre de una carrera no integra un “máster” a un precio público decente para todos sin discriminación alguna?

¿O es que la educación es para ricos y los pobres no valen?

Y si es tan solo un negocio de la privada, tal como creo que lo es, y que ni siquiera no son cursos tan excepcionales como pretenden hacer creer , sino que solo conlleva un tema de dinero y fama que se a puesto de moda. Una moda para ricos, donde por desgracia algunas pobres personas se endeudan para poder ofrecer cursar el dichoso máster a sus hijos y el día de mañana le den un empleo con solo decir que tiene un “MÁSTER”...

¿otra vez vamos a otorgar educación a los ricos exclusivamente?

¿Paulatinamente vamos a volver a mandar a las mujeres a los hogares?

Lo que opino es que en un primer lugar se empiece por desvirtuar esas formaciones de supuesto alto nivel que garantiza la profesionalidad de un futuro trabajador, que las empresas dejen de exigir esos títulos para contratar, que Educación Pública no apoye esa iniciativa, y que los colegios que se supone deben arropar a sus colegiados no sean cómplices de ese negocio, como lo sucedido con el colegio de psicólogos, que con carácter retroactivo anularon la validez de los títulos de los que estudiaron y se esforzaron para ser psicólogos clínicos en la pública, muchos de ellos habiendo cursado especialidades. Por último, me parece absolutamente incorrecto que la pública permita que se estén impartiendo esos máster en sus aulas.

¿Acaso corren sobres por debajo de la mesa para nutrir ese triste negocio de los Máster?

¿Quieren volver crear colectivos con derecho al acceso a los estudios y otros no?

Sra Ministra,


El gran monumento que es la educación necesita reformas, pero no las que se están llevando a cabo hasta la fecha de hoy.

Desde que tengo uso de razón oigo hablar de la urgente necesidad de hacer reformas en educación. Pero la rigidez y soberbia de la gran institución que es la Educación Nacional en casi todos los países no permite cambios ni reformas útiles. Más bien estamos consiguiendo empobrecer el sistema educativo y estamos logrando que el nivel sea cada vez menos bueno. Se obvia mucho la CULTURA y se permite que gran parte de los cerebros estén a remojo. Y cuando un país innovador triunfa con un modelo ejemplar, se publicita y felicita en los medios de comunicación su labor y éxito, pero su “majestad” Doña Enseñanza Pública de los demás países se mantiene en sus treces.
Me resulta muy llamativo ver hasta que punto gran parte de los estudiantes se ponen gallitos y le faltan de respeto a la gente y desprecian material y edificios que les acogen para educarles. Destruyen material, insultan, comen en las aulas, contestan mal, usan el móvil en plena clase, y hasta sus padres son cómplices de muchos de sus actos... “Mi hijo no pudo hacer el trabajo que usted solicito porque tenía clase de tenis”, “Mi hijo no vino a clase a primera hora porque su hermanos no tenia clase”. Esas citaciones son absolutamente reales y son ejemplos como tantos miles más que podría comentarle.
Hemos pasado de una rigidez desproporcionada y abusiva por parte de los centros educativos hacia sus alumnos, a tener chavales que dan miedo y profesores que ya no quieren enfrentarse a esas manadas que aterrorizan a todo lo que les rodea. Y unos padres que no quieren que toquen a sus niños, no les den deberes, no se les castigue y no les suspendan...

María Zambrano ya preconizaba : Que había que dar su lugar a la razón poética que tiene que ver con la vida y los ínferos (lo oscuro del ser).

Puedo sugerirle múltiples ideas que creo son mejores para mejorar la educación y no desmotivar al alumnado y cuerpo docente:

No tengamos una educación donde prima lo cuadriculado, la rigidez, la competitividad y la memoria...

La competitividad a toda costa conlleva hacer trampa, fraudes, perder el sentido de la ética etc.

No tengamos una educación que discrimina ni desprecia. Seamos tolerantes y reconduzcamos la educación a un punto en que todos valen, y las oportunidades son sin discriminación alguna para todos y todas.

Innovemos con nuevas vías, sin miedo a equivocarnos. Intentemos enriquecer no empobrecer.

No permitamos que educación sea un campo de batalla.

Impulsemos la creatividad, el pensamiento individual del alumnado y a veces del personal docente que parece tristemente atrofiado.

Pongan más medios para una educación de calidad.

 

No cambien a los trabajadores docentes o no cada año. Hace unos días vi un instituto con un alumnado con “problemas”. Esa gente jamás podrá superar sus crisis ni llegar a ser estables, si cada año les cambian al profesorado y administrativos o psicólogo/a, etc... Un alumno dijo: “No me quieren” una y otra vez... ¿Como se pueden sentir queridos, valorados, si se les abandona una y otra vez? Esos puestos deberían ser cubiertos por docentes voluntarios, de ser

posible con experiencia, pero por encima de todo, con mucho respeto, tolerancia, empatía, sin una pizca de desprecio. En resumen:

Que todos tengamos la capacidad de creer en cada uno de los alumnos y sus potenciales para que paulatinamente ellos mismos puedan creer en si mismo, confíen en su profesorado, en todo aquel que trabaje para ellos de una manera directa o indirecta y así mismo tengan ganas de salir adelante
En un caso como ese: cada éxito es maravilloso, grandioso y mismo si el porcentaje es bajo, merece la pena salvar a unos cuantos. No demos por sentado que son una causa perdida e inútil. Pensando de ese modo no se puede desempeñar bien un trabajo. Desde el día cero se da por sentado que todo es inútil.
Esa conducta conlleva fracaso inminente. Si no creen ni en ellos ni en su capacidad para sacarles de donde están, ¿Para que molestarse?
Percibí ese pensamiento en múltiples profesores, trabajadores y obviamente: Alumnos.
Y yo opino lo siguiente;
Una vida salvada, un rumbo reorientado: No tiene precio ni desperdicio.

Para los alumnos no conflictivos o con buenos resultados o excelente memoria... Que Educación también les demuestre que estudiar no es solo ser dócil, racional y memorizar.
Es pensar, dudar, preguntar, cuestionar, probar otra vías, arriesgar, equivocarse y porque no: Disfrutar aprendiendo.

Arriesguemos innovando un nuevo estilo de enseñanza que no sea tan rígida, y pongan más practicas obligatorias antes de finalizar la carrera sea cual sea. Que la nota del examen cuente 50 y las practicas otro 50. Si la suma de los 2 no tiene un porcentaje elevado como un mínimo de 80 sobre 100 puede que no consigamos lo que es preciso.
La salud mental de los trabajadores también es importante, pero tristemente la salud mental esta prácticamente borrada del mapa, olvidada, obviada. Vi casos de personas trabajando en institutos o hospitales, que francamente eran preocupantes.

Por otra parte, me parece urgente, volver a inculcar a lo largo de toda la vida estudiantil, desde los inicios hasta el final: conceptos básicos de respeto, humildad, generosidad, empatía etc. Jamás se debe dejar de recordar esos valores a los estudiantes curso tras curso. Ninguna materia debería obviar ese aspecto. El ser humano tiene una memoria muy frágil, y al igual que una democracia se debe cuidar y alimentar cada día para no perderle, esos valores sufren el mismo riesgo y de hecho es lo que esta ahora mismo ocurriendo.
El profesorado debe ser ejemplar con lo que predica. Y debe predicar lo correcto. Debe saber escuchar y aprender de sus alumnos, no solo enseñar. Para ello se precisa tener humildad y curiosidad. Innovar, no seguir la ruta trazada sin desviarse pase lo que pase. Y por encima de todo no tener prejuicios, cuestionarse todo el tiempo y amar lo que se hace.
El personal no docente también debe de estar preparado y ser un ejemplo.
Se debe también exigir a los padres lo mismo que se exige al alumnado. Y de igual manera con los que hacen parte del AMPA.
Se han perdido numerosos valores valiosos de una manera muy preocupante. Dejemos ya de inculcar la cruel competitividad a toda costa y al precio que sea, la discriminación en vez de la integración, restar en vez de sumar: El “vales o no vales”, sin más.

TODOS VALEN; NINGÚN ALUMNO ES UN INUTIL: TODOS SOMOS ÚNICOS, ESPECIALES Y VALEMOS.
LOS TÍTULOS NO LO SON TODO. LA TITULITIS ES MUY DAÑINA. VALOREMOS MÁS A LAS PERSONAS, CON SU EXPERIENCIA Y DOTES REALES.
INOVEMOS, ARRIESGUEMOS
CAMBIEMOS DE RUMBO
NO DISCRIMINEMOS GENTE VALIOSA SIN TÍTULOS

AL CONTRARIO QUE SE SUMAN AL GRUPO DOCENTE Y SEAN PARTICIPES DE UNA ENSEÑANZA MODERNA, ACTUAL, QUE PRECISA TENER TESTIMONIOS, QUE SE LES CUENTE EXPERIENCIAS REALES, CONCEPTOS, SUEÑOS CUMPLIDOS O INCUMPLIDOS Y EL POR QUE. ESA GENTE MARAVILLOSA SE MERECE UN SUELDO POR COMPLEMENTAR UNA ENSEÑANZA CON SUS DOTES O EXPERIENCIAS. EL VOLUNTARIADO NO ME PARECE UNA CORRECTA OPCIÓN.
SON PERSONAS QUE ENRIQUECEN Y COMPLEMENTAN LA ENSEÑANZA APORTANDO UNA RIQUEZA CON CHARLAS, TALLERES, PROYECTOS.

Y volvamos a formar a gente que piensa, no que memorice mecánicamente y acumule títulos. Demos prioridad a las cualidades realmente valiosas. Son tan o más importantes que sacarse un titulo. Veo mucha gente con títulos y carreras que no entiendo como lo consiguieron. Los veo tan ineptos y tan poco profesionales. Y me estoy refiriendo a múltiples carreras de toda índole. Ingenieros, arquitectos, médicos, profesores, acabo preguntándome de que sirvió que estudiaran si luego no son capaces de ejercer correctamente y cometen errores garrafales.

Con respecto a las practicas que deberían sumarse a la nota del examen le daré un solo ejemplo, aunque se me ocurren muchísimos más según la carrera estudiada. Aunque al fin y al cabo se trata siempre de lo mismo, adecuar la enseñanza técnica con pruebas que demuestren la real autonomía, entendimiento de lo que estudiaron y la eficacia de los que serán mañana profesionales. Y de paso quisiera recordar cuantos talentos de este país se tuvieron que marchar fuera porque aquí no se apostaba por ellos.

PARA UN MÉDICO O PROFESOR:

Antes de finalizar su carrera que sea obligatorio que trabajen entre unos 6 meses como mínimo en un país subdesarrollado con pocos medios donde tendrán que enfrentarse a muchos retos, dificultades y crudas realidades. Si no superan eso, es probable que acabe siendo un medico/ profesor “burgués” y mediocre con pocas posibilidades de enfrentarse a situaciones criticas o delicadas.
Por otra parte a ver si aprenden a ser más humildes, que veo muchos jovencitos llegar a los hospitales para realizar su residencia creyéndose Dioses, sin molestarse en saludar al personal no sanitario y a veces ni siquiera a los sanitarios de una categoría inferior a la suya y con cero patatero de empatía para los pacientes y sus familiares. El profesorado también carece a menudo de esas cualidades que les permitirá ser mejores profesores. Sería igualmente oportuno que esos médicos o profesores, cada X años tengan que acudir 1 mes en un país subdesarrollado para volver a poner los pies sobre la tierra con sus reales necesidades, y prioridades. Y que sepan que si ellos van a enseñar o ayudar a gente desfavorecida, esa misma gente les va a enriquecer y enseñar múltiples cosas valiosas. Creo que cuando uno va a trabajar en un lugar, sea cual sea el lugar y el trabajo por realizar, siempre es una oportunidad para aprender mucho más que lo que uno pueda brindar. Pero para eso hace falta humildad, ser muy respetuoso, jamás creerse estar por encima de los demás, ser curioso y atento a lo que nos rodea, escuchar, observar, prestar interés a cada uno y cada situación y no sentar cátedra sin más. Ni jamás pensar que nos esperan como agua de mayo y que nos lo deben agradecer besándonos los pies. Con esa actitud no se puede hacer nada bueno y aún menos aprender.

UN PUEBLO CON UN NIVEL ALTO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y QUE SABE PENSAR PROPORCIONA A TODO EL PAÍS UNA RIQUEZA Y DEMOCRACIA EJEMPLAR CON VALORES AÑADIDOS QUE HACEN QUE DICHO PAIS CREZCA Y SEA EJEMPLAR. ROMPAMOS EL MOLDE ACTUAL DONDE YA NI HAY CULTURA, NI HAY ÉTICA, NI HAY RESPETO, NI PROFESIONALIDAD, DONDE TODO VALE, NI CALIDAD DE VIDA. Y DONDE SOLO CUENTAN LOS NÚMEROS, LAS ESTADÍSTICAS A COSTA DE TODO LO DEMÁS. MEJOREMOS, SEAMOS CONCIENTES Y RESPETUOSOS DE NUESTRO ENTORNO, FAUNA , FLORA Y DE CADA INDIVIDUO. Y SEAMOS ORGULLOSOS DE SER SERES IRREPROCHABLES.

ES INEVITABLE QUE SE ME QUEDAN MUCHAS COSAS EN EL TINTERO. PERO EN UN PRIMER MOMENTO SE TRATA DE ABRIR NUEVAS PUERTAS Y OFRECER NUEVOS HORIZONTES Y SOBRE TODO QUE PENSEMOS EN LO QUE ESTA OCURRIENDO Y COMO SOLVENTARLO DE VERDAD.

Gracias por la atención prestada a ese escrito, al cual espero que se me responda claramente y explícitamente a cada una de mis preguntas/dudas.

Muy atentamente, un cordial saludo



Hoy: SACRIFICAN LA PÚBLICA cuenta con tu ayuda

SACRIFICAN LA PÚBLICA necesita tu ayuda con esta petición «LA MINISTRA DE EDUCACIÓN DOÑA ISABEL CELAÁ: POR UNA EXCELENTE EDUCACIÓN PÚBLICA PARA TODOS». Únete a SACRIFICAN LA PÚBLICA y 8 personas que ya han firmado.