Hacia un intercambio científico más sostenible y diverso (DE/EN/ES/FR)

Hacia un intercambio científico más sostenible y diverso (DE/EN/ES/FR)

0 haben unterschrieben. Nächstes Ziel: 25.000.
Bei 25.000 Unterschriften wird diese Petition zu einer der meist gezeichneten Petitionen auf Change.org!
Thomas, Oren, Nishtha, Arthur, Fabian and Karim hat diese Petition an La comunidad cientifica (La comunidad cientifica) gestartet.

[ Español | Deutsch | EnglishFrançais ]

Hacia un intercambio científico más sostenible y diverso

Los efectos disruptivos que la pandemia del Covid-19 en nuestras vidas no son fáciles de cuantificar, pero uno que merece atención es la forma en la cual el virus ha cambiado las conferencias científicas que tuvieron lugar el año pasado. ¿Cuáles son las lecciones que podemos extraer de estos cambios en el futuro?

Aunque es natural suponer que la mayoría espera volver a su vida pre-pandemia, también cabe imaginar que las medidas políticas han creado una oportunidad para reconsiderar los hábitos establecidos desde hace tiempo y no que no hemos cuestionados. Por ejemplo, la disminución de la actividad permitió reducir las emisiones de CO2 en todo el mundo [1, 2] y disminuir los niveles de contaminación en muchas zonas del planeta [3-8]. No sólo eso, la diversidad en la ciencia también ha recibido un impulso al permitir un mayor número de asistentes y contribuciones a través de conferencias en línea (véase [9]). Sin embargo, estos avances son todavía provisionales, por lo que existe el riesgo de que se produzcan fuertes efectos de rebote [10-13] y de que se vuelva a caer en los viejos hábitos, a menos que se tomen medidas para consolidar los progresos ya realizados. A raíz de toda la cobertura mediática de la pandemia [14], es cada vez más probable que los temas de igualdad y cambio climático queden relegados en la conciencia pública, y aún queda mucho por hacer en cuanto a los cambios políticos globales [15]. Mientras tanto, la ventana de oportunidad se está reduciendo rápidamente [16, 17].

En el 2021, la reunión de marzo de la Sociedad Americana de Física fue completamente a distancia por primera vez en su historia, y ante ello, nuestras impresiones fueron positivas. Estamos de acuerdo en que una conferencia virtual nunca puede sustituir por completo a las reuniones en persona, y como era de esperar para un primer intento, hubieron pequeños retos técnicos y organizativos que afectaron al desarrollo de la experiencia normal de la reunión de marzo. A pesar de ello, la reunión demostró el claro potencial futuro de las conferencias científicas internacionales de éxito más allá del modelo tradicional. Al tratar las conferencias en línea no como una solución de última hora, sino como una alternativa en igualdad de condiciones, confiamos en que la comunidad en general descubra rápidamente nuevas ideas y recursos para resolver los puntos débiles actuales. Un ejemplo muy creativo de solución progresiva fue la implementación de la realidad virtual en la conferencia Neutrino2020. Los argumentos a favor del cambio de nuestros paradigmas establecidos se vuelven aún más convincentes cuando se considera lo siguiente:

  • Calentamiento global. Las conferencias internacionales y los viajes de larga distancia están inextricablemente unidos, y es probable que los investigadores agoten su presupuesto anual sostenible de 1,5 toneladas de CO2 al año al tan solo tomar un vuelo de ida y vuelta [18]. Por lo contrario, las videoconferencias reducen las emisiones de CO2 por un factor de al menos 14 [19] y hasta 3.000 [20]. Incluso en el peor de los casos, las reuniones virtuales son más respetuosas con el medio ambiente en distancias superiores a 400 km [21]. Una vez demostrado definitivamente el efecto invernadero provocado por el hombre [22], ¿puede la comunidad científica instar a la adopción de medidas climáticas mientras vuela por todo el mundo con el único propósito de debatir entre sí? Este objetivo propio evitable hace el juego a los cínicos y a aquellos que niegan el cambio climatico [23].
  • Igualdad, diversidad, inclusión. Las conferencias totalmente presenciales no pueden garantizar el mismo nivel de diversidad, inclusión e igualdad que hemos visto en las conferencias virtuales. Aquí no sólo nos referimos a los aspectos monetarios relacionados con la riqueza de los distintos institutos, sino también a la conciliación de la vida laboral y familiar y a la jerarquía académica.
  • Riesgos sanitarios globales y conservación de especies. Los viajes internacionales y nuestro modo de vida conectado han aumentado el riesgo de nuevas zoonosis y la prevalencia de enfermedades en general [24-28]. El Covid-19 es sólo el último ejemplo y está casi garantizado que se producirán futuras pandemias similares si no cambiamos nuestro comportamiento.

Afortunadamente, el tema de las conferencias científicas internacionales ya ha recibido mucha atención [29-35]. Como alternativa, apoyamos cualquier opción en la que se contemple igualmente la asistencia a distancia, es decir, que todos los tutoriales, sesiones, exposiciones, etc. sean accesibles en línea. Dado que algunos aspectos de la conferencia no pueden reproducirse virtualmente, sugerimos una solución híbrida en la que la participación virtual de los no locales se promueva mediante cuotas de conferencia significativamente menores en comparación con la cuota de participación presencial. El desarrollo de estas nuevas formas de conferencia científica es sin duda un reto, pero estamos convencidos de que los beneficios son innegables: Formemos parte del movimiento para asumir la responsabilidad y establecer conferencias científicas más sostenibles. El cambio se avecina, nos corresponde a nosotros actuar ahora.

Forma parte del movimiento hacia un intercambio científico más sostenible y diverso y firma nuestra carta abierta para mostrar tu apoyo.

Firmado,
Thomas Mertz, Oren Neumann, Nishtha Prakash, Arthur Scammell, Fabian Schubert, and Karim Zantout

Contacto a través de
Twitter: GreenerAcademia
Email: greeneracademia[at]posteo.net

Referencias

  1. P. Friedlingstein et al., Earth System Science Data, 12(4):3269–3340, 2020.
  2. C. Le Quéré et al., Nat. Clim. Chang., 10:647–653, 2020.
  3. M. Adil Aman et al., Remote Sensing Applications: Society and Environment, 20:100382, 2020.
  4. F. Dentener et al, Philosophical Transactions of the Royal Society A: Mathematical, Physical and EngineeringSciences, 378(2183):20200188, 2020.
  5. R. Dobson and S. Semple, Occupational and Environmental Medicine, 77(11):798–800, 2020.
  6. Z. S. Venter et al., Proceedings of the National Academy of Sciences, 117(32):18984–18990, 2020.
  7. A. P. Yunus et al., Science of The Total Environment, 731:139012, 2020.
  8. M. Mousazadeh et al., Environment, Developmentand Sustainability, 2021.
  9. D. Castelvecchi, Nature, 580(7805):574, 2020.
  10. M. Barreiro-Gen et al., Sustainability, 12(12), 2020.
  11. Environmental and Resource Economics, 76(4):447–517, 2020.
  12. B. Zheng et al., Science Advances, 6(49), 2020.
  13. IEA. Global Energy Review: CO2 Emissions in 2020, 2021.
  14. K. Krawczyk et al., medRxiv2020.12.24.20248813, 2020.
  15. S. Fuss, Oxford Research Encyclopedia of Climate Science, 2017.
  16. IPCC Special Report 2018.
  17. IEA. World Energy Outlook 2020, 2020.
  18. https://www.atmosfair.de/en/
  19. D. Ong et al., IEEE Online Conference onGreen Communications (GreenCom), pages 50–55, 2012.
  20. L. Burtscher et al., Nature Astronomy, 4(9):823–825, 2020.
  21. D. Ong et al., Computer Communications, 50:86–94, 2014.
  22. R. J. Kramer et al., Geophysical Research Letters, 48(7):e2020GL091585, 2021.
  23. S. Z. Attari et al., Climatic Change, 138:325–338, 2016.
  24. H. Khalil et al., Scientific Reports, 6(1):31314, 2016.
  25. C. L. Faust et al., Ecology Letters, 21(4):471–483, 2018.
  26. S. Ahmed et al., Environment and Urbanization, 31(2):443–460, 2019.
  27. R. Gibb et al., Nature, 584(7821):398–402, 2020.
  28. S. Morand and C. Lajaunie, Frontiers in Veterinary Science, 8:661063, 2021.
  29. D. Spinellis and P. Louridas, PLOSONE, 8(6):1–8, 2013.
  30. J. Rosen, Nature, 546:565–567, 2017.
  31. Nature Microbiology, 4:1425–1425, 2019.
  32. M. Klöwer et al., Nature, 583:356–359, 2020.
  33. S. Sarabipour et al., Nature Human Behaviour, 5(3):296–300, 2021.
  34. J. N. Quinton, Nature Reviews Earth &Environment, 1(1):13–13, 2020.
  35. C. Woolston, Nature, 582:135–136, 2020.
     
     
0 haben unterschrieben. Nächstes Ziel: 25.000.
Bei 25.000 Unterschriften wird diese Petition zu einer der meist gezeichneten Petitionen auf Change.org!