Sr. Borrell, tampoco en el caso de Venezuela cooperación es igual a colaboracionismo

0 have signed. Let’s get to 500!


Distinguido Sr. Josep Borrell Fontelles
Ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España

 

Me dirijo a Usted con inmenso estupor después de haber escuchado sus declaraciones a la prensa, explicando la línea de acción que el gobierno de España había sugerido al Consejo de Asuntos Exteriores de la Unión Europea con relación a la delicada situación que atraviesa Venezuela.

En ellas, Usted anunciaba, como si de una aportación oportuna, congruente y loable se tratase, que, a la exigencia hecha dos días antes por la Unión Europea al régimen de Maduro de organizar elecciones para resolver su problema de legitimidad, se sumara, a petición del Gobierno de España, una nueva exigencia, la de fijar un plazo temporal concreto para cumplir con la primera demanda, y sólo en caso de no cumplir con esta condición, se consideraría la opción de reconocer como legítima la necesidad de transferir tal potestad a la Asamblea Nacional de Venezuela.

Le escribo para advertirle que a más de 30 millones de ciudadanos venezolanos, a los 200 mil ciudadanos españoles residenciados en Venezuela y a los 400 mil ciudadanos venezolanos residenciados en España, su propuesta no les resulta oportuna, congruente ni loable. Su propuesta, Sr. Borrell, es inaceptable e inmoral.

Mientras, una vez más, el Gobierno de España actúa expeditamente para lavar la cara a la ocupación cubana que desde hace 20 años rige el destino de Venezuela, los jóvenes venezolanos desarmados siguen siendo asesinados impunemente por las fuerzas de choque del régimen. Según cifras manejadas por la ONG Foro Penal, solo entre el 21 y el 25 de enero de 2019, en un contexto de protesta pacífica y cívica, 22 jóvenes (entre ellos, dos menores de edad) fueron asesinados por agentes del régimen revolucionario. Entre el 21 y el 24 de enero de 2019, también en el marco de estas protestas, otros 369 jóvenes fueron ilegalmente arrestados en toda Venezuela, para ser sometidos a tortura y tratos crueles y vejatorios, según el manual de procedimientos del régimen de Maduro, ampliamente documentado en información consignada por diferentes asociaciones de defensa de los derechos humanos ante la Corte Penal Internacional.

Asegura Usted, Sr. Borrell, que esta sugerencia del Gobierno español fue meditada y forjada tras conversaciones mantenidas con líderes políticos de países latinoamericanos, pretendiendo ignorar el inmenso reconocimiento internacional que ha merecido la lucha tenaz, cívica y valiente del pueblo de Venezuela por poner fin un régimen perverso y corrupto que atenta con igual desenfreno contra las instituciones republicanas que contra la vida de sus ciudadanos. Pero, qué le puedo contar que Usted no sepa, Sr. Borrell, cuándo le creo consciente del número de muertes por hambre, enfermedad, o abuso de autoridad, que acarrearía su insinuación de regalar de otros seis o nueve meses al régimen despótico que desde hace dos décadas gobierna Venezuela.

Venezuela, Sr. Borrell, ya tiene un Presidente encargado de encontrar vías para la transición inmediata a la democracia y la celebración de elecciones libres. De acuerdo con lo previsto en el Artículo 233 de la Constitución vigente y conforme a la voluntad del pueblo de Venezuela, expresada el pasado 23 de enero de 2019 en multitudinarias concentraciones ciudadanas realizadas en territorio nacional y en más de 150 ciudades alrededor del mundo. Varias de ellas, en España.

Esta carta, Sr. Borrell, no es para que encuentre soluciones para Venezuela. Esta carta es para pedirle que reconsidere el rol que quiere para España en este capítulo de la historia.

Más temprano que tarde, Venezuela recuperará su libertad, porque ser libre es su vocación desde que así la soñara Bolívar. Venezuela recuperará su libertad, porque su Bravo Pueblo se ha demostrado merecedor de ella tras años de infatigable lucha.

Veinte años son más que suficientes, Sr. Borrell. No está en sus manos conceder más tiempo a los opresores del pueblo de Venezuela. Está en sus manos decidir qué papel quiere para España en la defensa de la institucionalidad democrática y los derechos humanos.

Mariblanca Ayala Guevara
DNI 54325489H