Petition Closed

Ni Conchita ni yo podríamos imaginar hace seis meses el calvario en que se convertirían nuestras vidas. Desde entonces nuestros hijos, Sergio y Julio, están en prisión por un error de los Estados Unidos. Parece increíble, ¿no?

Sin embargo, es una realidad: a pesar de que las propias autoridades estadounidenses han reconocido su negligencia, en México se niegan a dejar a nuestros hijos en libertad.

Sergio y Julio fueron detenidos por la policía cuando se dirigían a una competencia de fútbol de su preparatoria en el estado de Sinaloa. Al revisar la camioneta en la que viajaban, la policía encontró un paquete de droga que nada tenía que ver con ellos. Fue ahí donde comenzó nuestra pesadilla.

Resulta que la camioneta, que habíamos comprado en una subasta en Estados Unidos, había sido incautada antes por tráfico de drogas y el gobierno ese país no la revisó antes de sacarla a la venta, dejando dentro el paquete de cocaína por la que ahora acusan a nuestros hijos.

Si ya el gobierno de Estados Unidos reconoció que no revisó bien la camioneta antes de subastarla (http://www.contrasteweb.com/eu-reconoce-error-en-caso-de-2-mexicanos-acusados-de-transportar-droga/?t=EU+reconoce+error+en+caso+de+2+mexicanos+acusados+de+transportar+droga) no podemos entender por qué las autoridades mexicanas se empeñan en mantener a nuestros hijos en la cárcel a pesar de su inocencia ya comprobada.

Han sido ya más de seis meses los que Sergio y Julio han pasado en prisión. Cuando los hemos ido a visitar, nos dicen que están deprimidos, casi no comen y han comenzado a presentar problemas de salud. La frase que nos dicen una y otra vez es “mamá... ya sácanos de aquí, por favor... ya no podemos...”.

Hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance y más. Estamos desesperadas. Por eso pedimos tu firma para exigir juntos al Procurador General de la República que reconozca la inocencia de nuestros hijos y que así, puedan volver a casa y recuperen su vida y su libertad.

Letter to
Procurador General de la República Jesús Murillo Karam
Procurador General de la República, ................

¡Dejen a nuestros hijos en libertad!