En defensa de la propiedad privada

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 500!


“MANIFIESTO DE PROPIETARIOS ARGENTINOS AFECTADOS POR FALSAS COMUNIDADES INDIGENAS”

Sr. Presidente de la Nación Argentina
Ing. Mauricio Macri
S/D
Quienes estamos sufriendo el atropello de personas que se autodenominan indígenas y en verdad son falsas comunidades, nos dirigimos a las autoridades correspondientes, pidiendo su pronta y urgente intervención.
Los abajo firmantes somos propietarios legítimos, con títulos y posesión de nuestras tierras, que estamos sufriendo usurpaciones, corte de alambrados, robos, quema de nuestras casas, amenazas permanentes etc, frente a la lentitud e incluso inoperancia de la Justicia provincial y federal.
Asociaciones ilícitas están gestando falsas comunidades indígenas, donde antes no existían, usando el nombre de pueblos que han desaparecido. Todo esto es posible por el apoyo, incluso de quienes deben controlar este surgimiento, y nos referimos al Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) que entrega personería jurídica, sin constatar fehacientemente si son o no verdaderas comunidades indígenas. No sabemos si esto es por complicidad planificada, o por negligencia culposa, ya que reiteradas veces hemos informado de esta situación, sin que se tomaran medidas al respecto.
Hacemos un llamado urgente a quienes nos están gobernando, para que se frene este atropello. Lo que se está viviendo en el sur argentino con los Mapuches, también lo estamos viviendo nosotros con falsas comunidades diaguitas, lules, Siambones, Solco-Yampa, etc. También aquí estamos sufriendo toda clase de violencia, con la única diferencia que en estos lugares, los medios de comunicación no parecen tener interés en informar, quizás por presiones políticas que impiden salga a luz la verdad. ¿Existe complicidad de los gobiernos provinciales?. Con total certeza decimos que sí, pues en total silencio y rápidamente la legislatura Tucumana incorporó la bandera Whipala como bandera de ceremonia. El propio gobierno tucumano está reconociendo la existencia de comunidades indígenas donde antes ni siquiera se hablaba del tema.
Falta poco tiempo para que en el norte argentino, quienes dicen ser la nación diaguita, reclamen un territorio para formar un estado independiente, al igual que quienes dicen ser Mapuches. ¿Suena desquiciada la afirmación? Pues no lo es y lo adelantamos para que nadie se sorprenda y admire. También aclaramos que muchos de estos grupos de falsos indígenas que no respetan las leyes y la constitución argentina, salvo los puntos que le interesan, son violentos y están armados. Si esto sigue así, tendremos un país con grupos segregacionistas pidiendo dividir la patria. No estamos lejos de lo que se vive en España, Reino Unido y otros lugares. No es una locura decir que están regresando movimientos setentistas, pero más radicalizados y modernizados.
Con urgencia pedimos:
1. Se haga auditoria de las personerías jurídicas adjudicadas a quienes dicen ser indígenas y se constate si existen desde tiempos anteriores a la llegada del español, como lo especifica el artículo 2º de la ley 23302 y poseen verdaderamente cultura, lengua y costumbres que fueron pasando de generación en generación y no es un relato inventado, o la artificial resucitación de comunidades extinguidas.
2. Se constante que la “famosa autoconciencia” (OIT 169) tenga correlato con la autoconciencia de reconocimiento de quienes viven al lado y en el mismo lugar, de aquellos que se hicieron indígenas; pues en la mayoría de los casos, son sus propios familiares quienes dicen que todo lo que aducen es mentira, pues nunca fueron indígenas, no hay caminos ancestrales, sino senderos formados por los animales; no hay apachetas sagradas, sino piedras amontonadas en estos últimos años; no hay cultura ni lengua indígena.
3. Que quienes dicen poseer propiedades comunitarias, demuestren “científicamente” que “La posesión es actual, tradicional, pública y encontrarse fehacientemente acreditada” como lo especifica el artículo 2º de la ley 26160.
4. Que la justicia no se vea paralizada e inoperante, cuando ve con claridad que las posesiones que dicen tener estas falsas comunidades no son “actuales, tradicionales, públicas y fehacientemente acreditadas”; ya que son el fruto de usurpaciones recientes. Exigimos valentía de los Señores Jueces y pedimos nos devuelvan las propiedades usurpadas, porque no se aplica en estos casos la ley 26160.
5. Que los poderes ejecutivos y legislativos de las provincias y de la nación, escuchen y den participación a los propietarios afectados, y compren a quienes queramos vender nuestras propiedades, a valor justo, y les indemnicen por todo el tiempo que no pudieron explotarlas por razón de la aplicación de la política indígena.
6. Se aceleren las causas judiciales provinciales y federales y no las “cajoneen”.
7. Que no se pague ningún sueldo con el aporte de nuestros impuestos, a quienes dicen ser supuestamente caciques, ni a sus abogados, y profesionales que les asesoran, pues ello implicaría malversación de fondos públicos de la nación.
8. Qué se designe en el INAI a profesionales que no estén ideologizados y politizados, y se expulse a aquellos cuya parcialidad es manifiesta y extrema, y han permitido que en estos doce años nada se haya resuelto, y se hayan malgastado y malversado millones de fondos públicos. Nunca nos han recibido ni escuchado. Son ellos los que han gestado estas falsas comunidades y las siguen sosteniendo. Incluso en este año han dado personería jurídica a falsos indígenas en el norte argentino.
9. Que con urgencia se destine dinero al sostenimiento de los verdaderos pueblos originarios del norte argentino que están pasando grandes necesidades, con el objeto de que se integren al ser nacional en pie de igualdad con el resto de los ciudadanos.
10. Que los legisladores nacionales modifiquen la ley 23302 que no preve la participación de los propietarios de tierras vecinas o afectadas por reclamos, y eliminen los privilegios injustificados que se otorgan a a las Comunidades Aborígenes, incompatibles con el principio de igualdad establecido por la Constitución Nacional.
11. Que se condene toda acto de violencia en la justicia y no se sientan amedrentados ante los escraches, ya que nuestra constitución argentina es clara y precisa al decir que no existen privilegios de razas. Estamos sufriendo permanentemente usurpaciones, quema de nuestras casas, violencia física y todo ante el silencio cómplice de quienes nos tendrían que defender, pero no se quieren involucrar por cobardía o por complicidad.
12. Que el INAI tenga un sector destinado exclusivamente a las víctimas de las falsas comunidades y estas sean escuchadas y apoyadas.
13. Que el ministerio de educación evalúe lo que se está haciendo en muchas escuelas de montaña, pues con el pretexto de una educación bilingüe y la transmisión de valores culturales indígenas, están ideologizando a nuestros niños y transmitiendo una cultura que nunca han poseído. Las falsas comunidades indígenas, a través de las escuelas están formando a futuros “violentos del campo y la montaña”.
14. Pedimos a la legislatura de Tucumán que no sea partícipe y cómplice de las falsas comunidades indígenas reconociéndolas y apoyándolas. Pedimos se revea el uso de la bandera Whipala como bandera de ceremonia y no se realice ningún tipo de apoyo económico. De ello depende un futuro en paz y unión.
15. Que la justicia federal investigue de oficio los relevamientos territoriales realizados, pues hemos denunciado constantemente que gente del INAI con el apoyo de gendarmería ingresó contra nuestra voluntad a nuestras propiedades, en algunos casos violentamente, y realizaron relevamientos territoriales sobre propiedades privadas. Hemos realizado denuncias judiciales, pero todas están “frenadas”. Que se aparte de la investigación a todos aquellos que: a) tienen intereses creados relacionados a los hechos a investigar, b) son parientes cercanos de personas que se autoproclaman indígenas o que los asesoraron, c) formaron parte de agrupaciones de abogados o de derechos humanos que asesoraron en estos temas. Ya hemos informado al Señor presidente de la Nación Argentina y a las autoridades correspondientes, pero nadie nos ha respondido.

Preocupados por el futuro de nuestra nación y la paz social, invocamos la cordura y la sabiduría de quienes tienen que regir el destino de nuestra patria, para que tomen las decisiones correctas. Rogamos pongan delante de ustedes el bien de la nación y no sus intereses personales ni el de grupos violentos y separatistas.

Firman propietarios de tierras en Colalao del Valle, Siambón, Tafí del Valle, el Nogalito, Alpachiri, el Mollar, Gonzalo, Potrero Rodeo Grande, Rearte sur, Rearte norte, Tacanas, San Pedro del Colalao, Chuscha, Cafayate, Cachi, la Poma, Molino, etc.



Hoy: Javier cuenta con tu ayuda

Javier Critto necesita tu ayuda con esta petición «Javier Critto: En defensa de la propiedad privada». Unite a Javier y 489 personas que firmaron hoy.