CARTA ABIERTA POR POPAYAN MARZO 2019

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 15.000!


dar a conocer el estado de vulneración de derechos en que se encuentran los habitantes de Popayán y el riesgo de su inminente afectación económica moral y social.

Nota: La firma de esta petición no solicita su aporte.

CARTA ABIERTA

Los habitantes de Popayán, nos permitimos manifestar  a la opinión pública  que como ciudadanos honestos, trabajadores, respetuosos de la ley y defensores de la democracia, nos sentimos humillados, ultrajados y secuestrados por un grupo de indígenas, que, apoyados por terroristas y políticos inescrupulosos y oportunistas, creen tener derechos tan absolutos, que para exigirlos violentan y desconocen los más elementales y universales derechos de todos los demás.

Reiteradamente las reclamaciones indígenas y sus manifiestas vías de hecho, se han ensañado contra nuestra ciudad y han vulnerado insistentemente nuestra libertad de desplazamiento, el acceso a servicios y abastecimientos básicos como alimentos e insumos médicos; han alterado el orden social, afectado la economía individual y colectiva, trastornado la educación básica y coartado la libertad de los payaneses.  El resultado de este persistente rapto ciudadano es el aumento de la pobreza y la disminución de la esperanza de un futuro mejor: cada toma de la vía panamericana  y de las otras vías de acceso a la ciudad, se manifiesta en meses de incertidumbre, de desaliento y de humillación; así ningún pueblo progresa ni prospera.

Hemos sido solidarios y respaldamos la postura del Señor Presidente de no acudir a la región mientras se mantengan las graves vías de hecho, pero no por eso renunciamos a nuestro derecho de exigir que las autoridades nacionales, regionales y locales ejerzan sus deberes, utilicen todos los medios a su alcance para liberar a Popayán del cerco impuesto por una minoría. Nuestro secuestro es una vergüenza y nuestra liberación es un deber constitucional y humanitario.

Nuestra esperanza de libertad se ve disminuida cuando observamos que, para el señor Gobernador, para los congresistas e incluso para el gobierno nacional, la prioridad está en solucionar  y atender las exigencias de los victimarios, antes que recobrar el orden constitucional que cobija a los ciudadanos. En Popayán entre otros, se están poniendo en peligro vidas, se están perdiendo empleos, se está encareciendo el costo de vida, se están quebrando empresas, se están arruinando comerciantes, hoteleros, se está lesionando  gravemente el turismo, se está poniendo en riesgo la estabilidad económica y moral de quienes se vienen preparando con importantes inversiones para la celebración de nuestras procesiones de semana santa.

Cada día que pasa vemos cómo se desmoronan nuestros sueños y esperanzas. Confiamos en la solidaridad de los colombianos para que nos respalden y hagan eco de nuestro llamado, somos rehenes de la intolerancia e injusta prenda de una negociación perversa.


despeje de la vía panamericana y demas vias de acceso a la ciudad de Popayán.