Universidad Pública Gratuita en Colombia

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


Los estudiantes de la Universidad del Magdalena y en general los estudiantes de las universidades públicas colombianas estamos afrontando este terrible momento de crisis generada por el coronavirus. A la compleja situación del manejo de las clases en forma virtual, se suma la dolorosa disminución del ingreso familiar, de manera que ahora cuando estamos próximos a iniciar un nuevo semestre académico, muchos no tendremos para pagar las matriculas; por esta razón hoy más que nunca necesitamos y de manera urgente que se haga realidad el viejo anhelo de la GRATUIDAD en la educación pública superior.

 

Para que la educación pública sea gratuita en Colombia se requiere la voluntad política que ponga en primer lugar el presente y el futuro de la juventud colombiana. Con esa decisión, se puede reformar la Constitución Política en su artículo 69, lo cual demoraría cuando menos dos periodos legislativos, contando desde luego con la voluntad del Gobierno Nacional y del Congreso de la República. Mientras eso sucede necesitamos que por este semestre que se avecina (2020-II) y para el próximo año (2021-I y 2021-II) el estado se encargue de pagar las matriculas de la población más pobre y vulnerable en las universidades públicas de Colombia.

 

Para la Universidad del Magdalena existe una iniciativa concreta que avanza en ese sentido: el Gobernador del Magdalena          Carlos Caicedo, antiguo rector que dirigió la recuperación de la Universidad en el proceso de refundación entre 1997 y 2006, ha propuesto al Consejo Superior aprobar un paquete de medidas que permite usar los dineros que no se van a ejecutar, de rubros como de servicios públicos, viáticos y tiquetes. Con esta propuesta se eliminarían gastos suntuarios como el plan de medios de comunicación que tiene la Universidad por valor de 1300 millones de pesos, para que en lugar de contratar periodistas, se proceda a pagar cerca de 1700 matriculas al año con esos dineros. También el Gobernador se comprometió a aportar 3500 millones desde la Gobernación, con esa finalidad, y solicitó un gesto humanitario por parte del Rector, los Vicerrectores y la Secretaria General, a quienes se les sugirió se quedaran con el salario normal y voluntariamente cedan al sobresueldo que disfrutan, lo cual asciende al año a 450 millones de pesos, recursos con los que se pagarían 591 matrículas de estudiantes.

 

Si el Consejo Superior aprueba la iniciativa del Gobernador del Magdalena, tendríamos que entre los recursos de la Universidad por la eliminación de gastos suntuarios y el aporte de la Gobernación del Magdalena se podría pagar la totalidad de la matrícula de los estudiantes vulnerables en el semestre 2020-II. Los Estudiantes de la Universidad del Magdalena debemos estar atentos para que la Universidad haga los recortes propuestos por el Gobernador y no usen la excusa de la desfinanciación para dejarnos sin esta posibilidad, pues todos hemos visto como hay para otros gastos que no son prioritarios en la Universidad: ello se evidencia en el pago de medios de comunicación. Por eso te pedimos que firmes esta petición para que la Universidad acoja la propuesta del Gobernador del Magdalena y podamos contar con el pago del semestre 2020-II.

 

Hacemos un llamado también a todos los estudiantes de las Universidades públicas de Colombia, a sus familiares, amigos y general a los colombianos para que también firmen esta petición a fin de solicitar al Gobierno Nacional para que usen parte de los recursos extraordinarios habilitados para atender la pandemia del COVID-19, en pagar las matrículas de los siguientes tres semestres en las Universidades Públicas hasta que se presente, se tramite con sentido de urgencia, y se apruebe un Acto Legislativo que modifique el articulo 69 de la Constitución Colombiana que permita que la educación superior pública sea declarada derecho fundamental en la texto constitucional, como lo ha declarado la Corte Constitucional en la sentencia C-520/2016, y en consecuencia declare el derecho a la educación superior gratuita, como tantos otros estados lo han asumido en América, Europa y Asia, dando a su juventud el tratamiento acorde con su importancia, al constituir el fundamento de las expectativas presentes y futuras de la sociedad humana. Igualmente deben proceder en el Congreso a reglamentar la financiación de la educación superior con criterios de equidad regional e incluyendo medidas efectivas y programas de bienestar universitario que aseguren la permanencia del estudiante y la culminación de los estudios. Acompáñanos con tu firma, y ayúdanos a divulgar la iniciativa.