Petición cerrada

Defensora de los derechos de los animales aparece muerta con síntomas de envenenamiento

Esta petición ha conseguido 21.547 firmas


Nuestra madre, Araceli Currás Bermúdez, de 55 años de edad, falleció el pasado miércoles 27 de abril. Pero su cuerpo no fue encontrado hasta el 1 de mayo, día de la Madre, en una casa de campo en Montuïri (Mallorca), donde cuidaba de animales que recogía abandonados a su suerte en carreteras y caminos.

La Guardia Civil cerró el caso sin realizar ninguna pesquisa ni examinar el domicilio con la conclusión de que fué un suicidio.

Posteriormente los análisis de sangre descartaron que Araceli hubiese ingerido ningún tipo de medicación y/o drogas dejando al descubierto numerosas negligencias de la No Investigación.

Ante la pasividad de la Guardia Civil, paralelamente, una agencia de investigadores privados costeados por la familia, hayó numerosos indicios que vendrían a demostrar la hipótesis mantenida desde un principio por sus hijos de que Araceli fué envenenada progresivamente con algún tipo de agente químico diluido en su agua de consumo diario.

La juez que instruye el caso acaba de dictar un auto en el que pide al forense que realice nuevas pruebas sobre el cadáver en busca de VENENO. Afortunadamente, un Prestigioso despacho de abogados Palmesano costeado también por la familia, paralizó cualquier acción de incineración del Cuerpo de Araceli, que seis meses y medio después, sigue en el instituto anatómico forense de Palma.

Nuestra madre era una firme defensora de los derechos de los animales, había denunciado ante el Seprona y muchos otros organismos envenenamientos masivos de colonias de gatos, denuncias a las que no se dió curso. En sus últimos días de vida, nuestra madre presentaba un extenso cuadro de síntomas de envenenamiento que ella no supo indendificar como tal. Un día antes de fallecer acudió a su oficina bancaria con un anómalo color de piel amoratado pidiendo al cajero contratar un seguro médico privado para poder acudir a la mañana siguiente a un especialista. Ya era demasiado tarde, al día siguiente falleció vomitando sangre por la boca.

Queremos que la Guardia Civil investigue y realice las pruebas pertinentes. Queremos que se sepa lo que de verdad le ocurrió a Araceli, que se atiendan las evidencias que hemos reunido, ¡queremos justicia para nuestra madre!

Os rogamos vuestra colaboración para que la verdad salga a la luz.

Firma si también quieres justicia para Araceli >>



Hoy: Justicia cuenta con tu ayuda

Justicia Para Araceli necesita tu ayuda con esta petición «Investigadores privados costeados por la familia hallan numerosas pruebas que sostienen que Araceli fué envenenada progresivamente». Únete a Justicia y 21.546 personas que ya han firmado.