Victoria confirmada

Intendente de San Isidro Sr. Gustavo Posse: Respete el código de edificación de la zona y no apruebe el proyecto.

¡Esta petición alcanzó el cambio con 115 firmas!


Algunos vecinos de las Lomas de San Isidro y Beccar, hemos manifestado expresamente nuestra oposición al proyecto con destino a Vivienda Multifamiliar y Unifamiliar agrupada, locales y oficinas en el ex-predio recreativo de la empresa Siemens comprendido por la Av. Sucre la calle Intendente Neyer, Gervasio Posadas y Esnaola en la localidad de Beccar, partido de San Isidro. Este emprendimiento va a transformar la zona y a afectar fuertemente el estilo de vida de todo el barrio. Para hacerlo, el Intendente tiene que autorizar una excepción al C.O.U.

Los vecinos nos oponemos por los siguientes motivos y creemos que todos debemos estar informados:

1. De aprobarse el Proyecto se generaría un cambio total en la zona que elegimos para vivir y constituir nuestros hogares.

2. El Proyecto alterará para siempre una zona residencial y tranquila que no estaba destinada a viviendas multifamiliares como la que se pretende aprobar.

3. El Proyecto destruye las características y estilos de vida de una zona de casas y familias que salen a caminar por la calle, andan en bicicleta y conviven en una zona verde, silenciosa y tranquila.

4. El Proyecto otorga privilegios y beneficios que nunca fueron otorgados a los vecinos facultando al desarrollador a construir estructuras en alturas y volúmenes que superan las permitidas por el código de edificación y nunca pensados ni aprobados previamente en la zona.

5. El Proyecto convertirá a nuestro barrio en un lugar prácticamente intransitable incrementando la circulación de vehículos en mas de un 2.200%

6. El Proyecto destruirá el derecho constitucional a la intimidad de muchos vecinos, ya que las alturas desproporcionadas y los escasos retiros que pretenden otorgarle al proyecto nos sacará todo tipo de privacidad e intimidad.

7. El Proyecto generará una cantidad de basura para la que no estaba preparada la zona incrementando la cantidad de residuos en mas de un 1.666%. Tan solo imagínense los vecinos que tendrán que soportar horas de los camiones recolectores en las puertas de sus casas.

8. El Proyecto destruirá un espacio verde y con añosos árboles hogar de aves autóctonas para ser reemplazados por estructuras de concreto.

9. El Proyecto generaría una contaminación visual de proporciones siderales, jamás pensadas en un entorno como el que elegimos para vivir.

10. La proceso de construcción de una obra de semejante magnitud además producirán una contaminación sonora incalculable, ruidos, daños e inseguridad en la zona muy distintos al impacto provocado por la construcción de una vivienda familiar que si es lo habilitado en la zona.

11. El Proyecto reducirá considerablemente el valor de nuestras propiedades haciéndolas prácticamente invendibles ya que la gente que elige vivir en San Isidro aspira a vivir en una zona verde y tranquila. Este proyecto transformaría nuestras calles y casas en un lugar de cemento y movimiento parecido a la capital federal. Muchos vecinos aún se encuentran pagando los créditos con los que accedieron a sus viviendas y el valor que terminarán pagando será mucho mayor al que podrán vender sus propiedades en el futuro.

12. El Proyecto hará que la pésima prestación de servicios de agua, luz y gas deje prácticamente de funcionar en beneficio de los habitantes del complejo que se pretende construir. Nos preguntamos si las personas que prepararon el estudio de impacto ambiental verificaron los continuos cortes de luz que se producen en la zona, la casi nula provisión de agua en la época estival y el deficiente servicio de gas que se provee en la época invernal.

13. El Proyecto destruirá nuestra vida social y familiar al desaparecer para siempre la posibilidad de estacionar en la zona. Como podrán venir a visitar los abuelos a sus nietos teniendo que dejar su vehículos a mas de 4 o 5 cuadras? Ejemplos de este daño ya sobran en complejos similares. Que han impactado de manera extrema en el entorno.

14. El Proyecto no respeta la voluntad de quien lo donó originalmente como área recreativa y en el caso que se modifique su finalidad debería ser reintegrado a sus dueños o, venderse con la condición de la apertura de las calles La Rábida y Riobamba. Este punto es fundamental para evitar que siga empeorando el tránsito vehicular. Hoy ya es un caos y lo último que necesitamos es que las calles sigan cerradas, por el contrario la manera de resolver este problema es dando mayor agilidad a la circulación de vehículos y no manteniendo las calles cerradas e incorporando los cientos de vehículos de las viviendas, oficinas y locales proyectados.

Por tales motivos varios vecinos hemos presentado notas y firmas solicitando que:

1. Que no se apruebe El Proyecto.

2. Que se mantenga la urbanización de la zona y que se lotee el predio para viviendas familiares de las mismas características que las de Los Vecinos con lotes de 1000 m2 y las restricciones FOS y FOT de la zona de la calle Neyer y con las características y restricciones de las calles Posadas y La Rábida para las viviendas que se podrían construir con frente a dichas calles.

3. De pretender seguir con la intención de construir un complejo de barrio aislado, se debería aprobar uno con las características de los que hoy ya existen en la zona y a tan solo escasas cuadras del Proyecto tales como Casuarinas, Haras de Alvear, Mirasoles y los de vivienda unifamiliar que se encuentran en la calle Avellaneda.

4. Que se abran las calles Riobamba y La Rábida tal como lo solicitó el propietario que donó originariamente el terreno con un fin deportivo recreativo. Esto mejorará la circulación y daría la posibilidad de construir un mayor número de viviendas familiares.

5. Que no se maten ni talen ninguno de los añosos árboles que se encuentran hoy en predio y sobre la vereda del mismo. En este sentido exigimos que todo árbol que haya que ser removido sea mantenido vivo y transplantado tal como lo hizo el Intendente Mauricio Macri (del mismo partido del Intendente Gustavo Posse) al construir el Metrobus en la avenida nueve de Julio. Exigimos garantías en este sentido y que se nos indique e informe el lugar donde los árboles serán transplantados.

6. Si, sin escuchar la opinión y voluntad de los vecinos (como exige la Constitución), la Municipalidad decide aprobar un proyecto para vivienda multifamiliar, el mismo debería tener, a efectos de disminuir la alteración visual, impacto en la zona y proteger los derechos a la privacidad e intimidad de los vecinos, una altura máxima de 8,50 metros tal como nos exigieron a nosotros al momento de construir nuestros hogares (es decir debería tener Planta Baja y un solo piso por sobre ella) y, tener un retiro de por lo menos 25 metros. La entrada al mismo también debería ser por la calle más transitada, en este caso Av. Sucre o, en su defecto sobre las nuevas calles abiertas a efectos de no afectar a los vecinos con años ya establecidos en la zona. Debe quedar claro que la preferencia de todos los vecinos es que se construyan viviendas familiares con las mismas características de las que existen hoy en día y no un complejo multifamiliar.

7. Si, sin escuchar la opinión y voluntad de los vecinos, se decide seguir adelante con el Proyecto, se debería indemnizar integralmente a Los Vecinos por todos los daños y perjuicios que sufrirán como consecuencias de El Proyecto y de su construcción y, también reducir considerablemente los impuestos ya que la zona dejará de ser residencial y pasará a contar con las características de una zona céntrica, con alta densidad poblacional, continuos ruidos, estructuras de concreto, tráfico y congestión de vehículos y casi sin espacios verdes.



Hoy: Fiona cuenta con tu ayuda

Fiona Blanchard necesita tu ayuda con esta petición «Intendente de San Isidro Sr. Gustavo Posse: Respete el código de edificación de la zona y no apruebe el proyecto.». Unite a Fiona y 114 personas que firmaron hoy.