Que las autoridades hagan cumplir con la prohibición de pescar en la Reserva La Saladita

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 100!


La Reserva Ecológica “La Saladita” ubicada en la localidad de Sarandí, partido de Avellaneda abarca 22 hectáreas, 6 de las cuales las ocupa el espejo de agua (la laguna).

Durante muchos años, estos fueron terrenos marginales dentro de la ciudad. Si bien los habitantes de Avellaneda concurrían a la laguna a pescar, nadar o realizar alguna actividad deportiva acuática, la misma no se manejaba de forma sustentable.

A partir de 1994, es declarada Reserva Ecológica, es decir, un área natural donde debido a la riqueza e importancia de la biodiversidad que en ella se encuentra, las autoridades públicas locales han realizado acciones para garantizar la protección y la conservación de la flora, la fauna y el paisaje.

Las actividades que se realizan en la Reserva Ecológica Saladita Sur, no deben atentar contra la preservación y cuidado de la flora, la fauna y de su estructura, evitando la contaminación de las aguas y preservando el lugar de las acciones que pueden perjudicar el ecosistema, dada la inserción de la Reserva en el medio urbano.

Fuente: https://educacionambientalavellaneda.files.wordpress.com/2013/12/visitando-la-reserva-ecolc3b3gica-saladita-sur.pdf

A pesar de la prohibición de pescar en la Reserva La Saladita, a diario se observa como ciudadanos incumplen las normas ignorando los carteles que advierten de dicha prohibición.

Solicitamos que las autoridades encargadas de cuidar el lugar, patrullen la zona a diario y hagan cumplir con las leyes establecidas de preservación de flora, fauna y medio ambiente.

En caso de no respetar previos avisos deberían tomarse medidas más estrictas, como por ej. aplicar multas, ya que la pesca en este área provoca:

o  Que se rompan los alambrados que protegen La Laguna.

o  Que los peces sean dañados innecesariamente.

o  Que los desechos, anzuelos y demás instrumentos de pesca contaminan el agua y lastiman a otros animales.

Se pueden disfrutar de muchas otras actividades sin necesidad de molestar la fauna y dañar el medio ambiente.