PAMI ABANDONA A LOS JUBILADOS