Permitan que mi hijo pase a 3º de primaria

Permitan que mi hijo pase a 3º de primaria

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas
Jessica Gestoso ha iniciado esta petición dirigida a Inspección educativa de la Xunta de Galicia y

Desde el CEIP Plurilingüe Labaca nos han notificado que el año que viene, nuestro hijo no pasará a 3º de primaria con el resto de sus compañeros.

La razón, que su padre y yo tenemos patologías de riesgo frente al COVID-19 y decidimos que para proteger la salud familiar, este año, nuestro hijo estudiaría en casa.

Todo empezó cuando en septiembre, tras la reunión online de inicio de curso, vimos que las medidas no eran las adecuadas.

Estábamos en un momento en el que no podíamos salir de la ciudad, por los cierres perimetrales, y tampoco podíamos reunirnos más de 5 personas.

Pero no pasaba nada por meter a 25 niños en una clase, sin poder mantener apenas 1 m de distancia entre ellos.

Le comuniqué nuestra decisión al tutor y le pedí ayuda para que mi hijo pudiera seguir el curso desde casa.

Respuesta: “No puedo hacer nada y si no cambíais de idea iniciaremos el protocolo de absentismo

Y ahí empezó la locura.

Por las mañanas, mientras mi marido teletrabajaba, le daba clase a mi hijo, siguiendo los libros de clase para que a su vuelta no se sintiese muy perdido.

Y por las tardes cambiabamos, él se quedaba con el niño y yo me dedicaba a mi trabajo.

Con lo que eso de tener tiempo en familia, los 3 juntos, o simplemente algo de tiempo para mi misma se vio muy complicado.

Pero íbamos haciendo mientras esperabamos a que pasase la “segunda ola

Y empezaron las reuniones propias del protocolo de absentismo.

Una primera reunión con el tutor que pese a su “no puedo ayudar” se mostraba comprensivo.

Luego otra.

Y una última con la jefa de estudios y su “pues otros niños con patologías de riesgo sí que vienen

Total, que nos mandan a una Comisión que se supone que valoraría nuestro caso para ver si el niño tenía derecho a tener apoyo educativo en casa.

Y nunca más supe del centro.

Ni una llamada o un mail preguntando qué tal estaba el niño.

Nada.

Pasó la “tercera ola” y seguíamos en casa, esperando que los casos bajasen para poder volver a subirnos al mundo.

Hasta que un buen día, me llama un asistente social, que se quiere reunir con nostros en casa.

Vaya susto!!!

Aquí la imaginación juega malas pasadas y una que ha visto muchas pelis se encuentra pensando en que, al final si que nos van a enchironar.

Pero conseguimos mantener la cordura, tuvimos la entrevista y nos quedamos bastante tranquilos porque fue todo muy relajado.

Y volví a nuestra rutina de clase por la mañana, trabajo por la tarde.

Mientras, intentábamos no pensar mucho en el siguiente paso.

Hasta que llegó la citación en fiscalía de menores.

Si lo del asistente social asustó…

Fue ver la carta y sentirme una delincuente por intentar mantener a la familia a salvo.

Que sí, que ya sé que hay mucha gente que ha seguido viviendo en compañía del virus y no se ha roto tanto la cabeza.

Si quieres llámame rarita, pero a mi correr riesgo en tiempo de pandemía como que no lo veo.

Y oye, tan locos no debemos de estar cuando en fiscalía aceptaron que no estabamos desatendiendo nuestras obligaciones y demostramos que el niño se había seguido formando.

En ese punto me sentí muy aliviada.

Vale que el centro pasaba de nosotros, pero por lo menos parecía que no ibamos a acabar en la cárcel.

El niño estaba contento, academicamente iba evolucionando y el curso estaba a punto de acabar.

Ya me tardaba el veranito y recuperar el tiempo en familia, sin presiones.

Pero no ibamos a tener tanta suerte.

Poco antes de finalizar el curso me llegó un mensaje para decirnos que el niño tiene que repetir.

Me quedé sin palabras.

En lo único que pensaba es en la manera de explicarle a nuestro hijo que se ha pasado todo el curso trabajando para nada.

Porque sin que nadie se haya interesado por él, por si ha aprendido o no… Alguien ha decidido que el año que viene tiene que volver a hacer lo mismo y, a poder ser, poniendo buena cara y sin perder la motivación.

No sé a ti, pero a mi me parece muy injusto.

Sobre todo cuando pienso en que, durante este tiempo, otras muchas familias en nuestra misma situación, han ido encontrando soluciones.

Me cuesta mucho entender por qué casos similares han terminado de manera diferente.

¿Qué pasa? Resulta que no todos los centros cumplen ordenes o es que si tienen poder de decisión pero no todos se preocupan igual por sus alumnos.

Aún no sé en que quedará la cosa porque llegados a este punto estamos tan desbordados que hemos pedido ayuda a una abogada.

Hemos presentado una reclamación al centro, que nos han denegado diciendo que "lo siento mucho pero cumplimos la norma"

Y mientras esperamos a ver en qué queda la cosa no puedo evitar darle vueltas a la cabeza pensando en cómo le afectará a mi hijo si le tengo que decir que sus esfuerzos no han servido para nada y que además de tener que volver a repetirlo todo lo van a separar de sus compañeros.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas