Museo Templo Mayor: Patrimonio arqueológico y visitantes en peligro

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,000!


Estamos en la búsqueda de tu apoyo y solidaridad para que juntos alcemos la voz y que el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN), dependencia de la  Secretaría De Hacienda Y Crédito Público, la Autoridad del Centro Histórico y la Secretaría de Movilidad (SEMOVI) del Gobierno de la CDMX, den marcha atrás en su proyecto de efectuar la apertura a la circulación peatonal de las calles de Lic. Primo de Verdad y Guatemala en el Centro Histórico de la CDMX. Lo anterior es extremadamente preocupante ya que se dará vía libre para que esos espacios, protegidos desde hace varios años, sean invadidos por los comerciantes ambulantes y con ellos dar paso a la acumulación de basura y a la aparición de fauna nociva como son ratas, cucarachas, alacranes y otras alimañas; igualmente ello abre la puerta para que la delincuencia se apodere de un nuevo territorio y se inaugure una nueva ruta para la oferta y venta de drogas, situación que ya se padeció en otras épocas.


El recinto más afectado por las obras de dicha apertura será el Museo Templo Mayor (el tercero en importancia del país) y su zona arqueológica, ya que su principal salida de emergencia en el caso de sismos, incendios y otras contingencias serán bloqueadas y obstaculizadas por bolardos e inmobiliario urbano que se colocará sobre la calle de Guatemala, justo enfrente de dicha salida,  lo que impedirá que los visitantes nacionales y extranjeros puedan ponerse a salvo en caso de desastres naturales y emergencias como las señaladas. Estas obras no solo ponen en riesgo a los visitantes sino que también comprometen la seguridad de todos los que ahí laboran, pues dichos elementos constituyen obstáculos que violan las Normas de Protección Civil vigentes. En caso de continuar con las obras, las autoridades arriba mencionadas serán responsables de los daños que en el futuro puedan sufrir los trabajadores y visitantes nacionales y extranjeros, que en casos de emergencia, resulten afectados en su integridad física.


Por otra parte, los acervos arqueológicos recuperados por el Proyecto Templo Mayor que se encuentran exhibidos en las ocho salas del museo, asi como las piezas que se encuentran en la Bodega de Bienes Culturales mismo y las que se exhiben en las exposiciones temporales, se verán directamente afectadas por la infestación que sufra el recinto por esos animales nocivos. Todos esos bichos pueden causar incalculables daños a estos invaluables objetos, herencia cultural de nuestros antepasados, muchos de ellos irreversibles como lo han demostrado los especialistas en conservación y restauración. Además que la presencia de estos animales no solo provocan repulsión sino que también tramiten diversas enfermedades y causan mala imagen institucional ante los visitantes nacionales y extranjeros.


Una consecuencia de dichas obras, alarmante e irresponsable a la vez, será exponer a los visitantes y a los trabajadores del museo innecesariamente a la delincuencia, ya que en fechas recientes se ha incrementado en el área los robos, los asaltos a transeúntes y turistas. Incluso se han dado casos de balaceras entre norcomenudistas, como la recientemente ocurrida en la esquina de las calles de Guatemala con Correo Mayor, quienes en su lucha por el control de territorios para la venta de drogas no dudan en disparar sus armas sin importarles que hieran o maten a inocentes. Abrir el área hasta ahora protegida será ofrecer un nuevo espacio al control de la delincuencia y al narcomenudeo. Es importante que tomes conciencia que los enormes recursos públicos que las autoridades están invirtiendo en esta obra, en vez de solucionar un falso problema, están creando muchos más graves y peligrosos que antes no existían, lo cual debería ser objeto de revisión por parte de las contralorías de la federación y de la CDMX.

Finalmente, la modificación de este espacio impactará negativamente en las actividades que el museo realiza en beneficio de la comunidad, principalmente la infantil, ya que esa área es utilizada para diversas actividades culturales como son dinámicas educativas diseñadas para escuelas primarias y secundarias, talleres infantiles de verano y atención especial y acceso para personas con discapacidad, entre otras. En horarios diferentes, el espacio es utilizado para los vehículos que realizan el traslado y movimiento de colecciones de las exposiciones nacionales e internacionales, carga y descarga de materiales para la conservación y restauración de la zona arqueológica; asi como de materiales museográficos y de mantenimiento para la exposición permanente. Asimismo, dicho espacio es la zona de seguridad hacia donde se concentran los visitantes, el personal del museo y el de edificios aledaños que son evacuados en caso de emergencia. Este último escenario es verdaderamente preocupante debido a que los domingos y días festivos el museo recibe hasta 17,000 visitantes. Esperemos que las obras y el cambio de espacios no estén gestando una futura tragedia.


Por eso tu firma es importante para detener el atropello que se pretende hacer en contra del patrimonio cultural de la nación y la seguridad de los trabajadores y visitantes del Museo Templo Mayor.



Hoy: Adriana cuenta con tu ayuda

Adriana Gutierrez Escobede necesita tu ayuda con esta petición «INDAABIN: Museo Templo Mayor: Patrimonio arqueológico y visitantes en peligro». Súmate a Adriana y 603 persona que han firmado hoy.