SALVAR PAMPLONA: impedir la construcción de 9 torres en el Segundo Ensanche de la ciudad

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


El Gobierno de Navarra, a través de Nasuvinsa y con la colaboración del Ayuntamiento de Pamplona, tiene previsto convocar en breve la tercera y última subasta de las parcelas que todavía quedan pendientes de adjudicar en la manzana que ocupa el colegio de los Salesianos, en pleno Segundo Ensanche de Pamplona: una que será ocupada por un bloque de 7 pisos y otra destinada a una torre de 14 plantas. En el conjunto del solar se edificarán 9 bloques y torres de entre 7 y 15 plantas.

Aunque queda poco tiempo para que se lleve a cabo este plan de "desordenación urbana", queremos intentar que se replantee en su totalidad y se desarrolle en su lugar un proyecto más respetuoso y acorde con el lugar, el Segundo Ensanche de Pamplona, que es el centro de la ciudad y que hasta hoy ha conservado su unidad morfológica, escala uniforme y sus tipos arquitectónicos característicos. Si no logramos detener este proyecto, se edificarán unos bloques y torres que, triplicando las alturas predominantes en el área, dominarán el paisaje urbano de la ciudad tanto desde la visión lejana del valle del río Arga como desde la cercana del propio ensanche o del parque la Media Luna, y que supondrán un impacto visual que la ciudad no puede asumir. Estas construcciones, además, no sólo destruirán la escala y la tipología edificatoria del ensanche, sino que generarán en su entorno áreas que serán, con toda seguridad, de carácter residual.

La ciudad de Pamplona está a punto de perder una de sus imágenes identificativas: la de la ciudad asomada al borde de la meseta, una imagen mantenida a lo largo del tiempo que muestra un perfecto equilibrio entre lo construido y el territorio. La situación que creará la ordenación ahora prevista será irreversible.

Como se ha demostrado en alegaciones al plan de ordenación y en numerosos escritos publicados en prensa, la misma edificabilidad hoy proyectada para estas construcciones podría lograrse optando por edificios más bajos (de hasta 6 alturas) y alineados al viario público, como es propio del Ensanche. Parar este proyecto no afectaría por tanto al objetivo principal de la operación, que es la financiación de la construcción de un nuevo centro docente salesiano, y supondría en cambio salvaguardar el paisaje y el patrimonio cultural de la ciudad de Pamplona.