"Impedimentos para movernos por nuestro país. Motivo: Pablo, nuestro hijo"

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Tenemos un hijo con discapacidad intelectual, Pablo. Está reconocido por la Ley de Dependencia como persona con necesidad de apoyo extenso; es decir, necesidad de supervisión constante.
Somos de Madrid y actualmente vivimos en Valladolid donde vinimos buscando un recurso más apropiado para Pablo, como hemos tenido que hacer otras 12 veces en sus ya 36 años.
Pablo se ha hecho ya adulto y sus padres, mayores. En esta ciudad no tenemos apoyos familiares ni de amistad; nos sentimos solos. A Pablo hay que compartirlo; vivimos gracias al buen Centro de día que acude de Lunes a Viernes de 10 a 17 h. ¿ Y el resto ? A menudo tememos por su físico al depender éste del nuestro.
En Madrid, tenemos toda la familia, amigos y a sus tutores ya nombrados ante Notario. Digamos que es "nuestro pueblo, nuestras calles."
Y NO PODEMOS VOLVER. La ley de la dependencia está transferida a las distintas CCAA. Ya no es tan sencillo como antes. Los conciertos entre ellas son arbitrarios. Entre las CCAA de Castilla y León y Madrid no existe.
Nos encontramos con la siguiente situación absurda y lo que es peor, dramática:
1ª Si pedimos el traslado, perdemos la plaza de Centro de Día de Pablo de Valladolid ya que pasa a ser sujeto de la C. de Madrid.
2º Inmediatamente, nos tenemos que empadronar en Madrid y Pablo vivir las 24 horas con nosotros lo que supone pérdida de calidad de vida para toda la familia y hasta la exposición permanente de riesgos múltiples.
3º Nos apuntamos a la lista de solicitud de plaza para esperar a que una plaza concertada quede vacante que te pueden dar cualquier lugar de la C. de Madrid. Queremos vivir cerca de Pablo para poder mantener el contacto normal entre padres e hijo y... ¿la calidad de la plaza? Partimos de la base que "no queremos una plaza para Pablo sino una vida para Pablo". Pero eso es otro cantar.
4º Y aquí llega lo más sangrante. Si no quieres esperar la lista, tenemos la opción de optar por una "PLAZA VINCULADA" que consiste en el "BENDITO COPAGO": Yo te doy una ayuda económica según tu grado de discapacidad, tu situación económica y según en la CCAA en que residas. NO ES LO MISMO TENER DISCAPACIDAD EN UN LUGAR O EN OTRO DENTRO DE NUESTRO TERRITORIO.
El beneficiario de esa ayuda económica puede "Elegir" plaza dentro de la red de Servicios que la CCAA de Madrid tiene acreditados. Lo llaman "libertad de elección" cuándo realmente el coste de plaza varia notablemente de unos centros a otros POR LO QUE LA ELECCIÓN DEPENDERÁ DE LA ECONOMÍA DE CADA SOLICITANTE.
5º Toda esta situación no está limitada al ámbito de la Discapacidad, sino a todos aquellos incluidos en la Ley de la Dependencia: enfermos mentales, tercera edad... Como todo tránsito de recurso educativo a otro de la vida educativa o cambio en general dentro de la situación personal dentro de la ley.
6º EL DECRETO DEL INSERSO DE 1987, dictamina que un derecho público otorgado -como es una plaza concertada- por ley no puede ser eliminado, SIGUE VIGENTE.
7º Lo que supone que por ley es un derecho adquirido seguir con tu plaza concertada. ¿LA EXISTENCIA DE PLAZAS VINCULADAS NO PARECE QUE ES UN IR CAMINANDO HACIA LA PRIVATIZACIÓN DE LOS SERVICIOS SOCIALES?

A modo de conclusión, con esta petición no solo estamos solicitando una solución para el caso de nuestro hijo Pablo, sino que  también queremos dar a conocer los efectos perniciosos que conllevan la descentralización mal ejecutada y la privatización de servicios sociales. La Educación, Sanidad y Servicios Sociales son medios esenciales para mantener la unidad entre los españoles, por encima de situaciones psicosociales, económicas o lugar de residencia.


LA REALIDAD DE DESCOORDINACIÓN TERRITORIAL Y PLAZAS VINCULADAS CON COPAGO DAÑA LA IGUALDAD ENTRE LOS CIUDADANOS.



Hoy: Carmen cuenta con tu ayuda

Carmen Ródenas de la Rocha necesita tu ayuda con esta petición «Impedimentos para movernos por nuestro país con nuestro hijo Pablo por culpa de la Ley de Dependencia y su privatización.». Únete a Carmen y 1.830 personas que ya han firmado.