¡Basta ya! Empresario "defraudado" por el Gobierno Mexicano

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


Soy Eduardo Valencia Castellanos, me dedico a desarrollar inmuebles turísticos en México desde el año 1992 gestionando más de 25 complejos de forma exitosa, uno de ellos Acqua Flamingos, frente al mar en Nuevo Vallarta (Años del 2005 al 2007).

En septiembre del año 2010 sorpresivamente fui detenido en Nayarit acusado de robo de menaje en un departamento en Acqua “del que mi empresa era dueño y poseía físicamente”, encarcelado fui visitado y amenazado de muerte por Raúl Ruíz González (el 11 de septiembre del 2010) quien cito: “¡Si no me das el poder de dominio sobre el total de tu patrimonio haré que te asesinen hoy por la noche, aquí yo controlo todo!”

Del periodo comprendido entre Enero del 2011 y mayo del 2013 recibí de Charles André Baccichet e-mails donde me amenazaba de muerte, precisando que el se estaba vinculado a los zetas, al ex fiscal de justicia de Nayarit Edgar Veytia (actualmente preso en Estados Unidos por narcotráfico y procesado en México por delitos graves) y a Raúl Ruíz González, abogado operador de ambos, en alguno de ellos citando: “Cuando vengas a Puerto Vallarta te voy a esperar en el aeropuerto con los zetas y acabaremos con los Valencia”.

El 08 de abril de 2011 inmovilizan registralmente 604 inmuebles de Acqua de los cuales era propietario para “garantizar el botín” a defraudar por $80´000,000 de dólares americanos, medida cautelar considerada ilegal por ocho resoluciones de amparo ¡Por no estar prevista en la ley! Lo anterior promovido por Ruíz, Baccichet, utilizando M.P. Karnicos Cabuto, gente de Veytia y de Ney González (Ex gobernador de Nayarit). Durante el tianguis turístico llevado a cabo en Bahía de Banderas, Nayarit (Marzo de 2012) me entrevisté en la oficina del gobernador con Edgar Veytia (encargado del despacho de la procuraduría), junto con mi abogado, el secretario de gobierno José Espinoza, empezó sentenciándome: “¡en Nayarit yo soy la ley, eres un delincuente para mí, o cedes acqua o te lo expropio, te encarcelo y ahí te acabo!” Coaccionándome a suscribir un convenio, donde como parte de una supuesta indemnización le otorgaría a Raúl Ruíz González un poder para actos de dominio irrevocable, sin rendición de cuentas, para que la cobrara a su árbitro, ¡acto seguido me niego y pone su mano derecha en su pistola gritándome que lo pagare!

A los días Baccichet, Ruíz y Veytia, junto con Rodrigo Hicks Macías Valadez, delegado del Instituto mexicano del seguro social en Nayarit en el año 2012, José López Márquez, su pareja Elizabeth Castro (que fue quien me cito en la oficina del gobernador) y Roberto Dávalos López (director de obras de Jalisco) me hacen seguidilla de cinco fraudes cuyos factores en común son:

1.-falsificación de mi firma en: reconocimientos de adeudos, pagares, contratos, convenios, promociones, amparos, etcétera

2.- promoción de juicios a mis espaldas (notificaciones apócrifas/ilegales) para dejarme en estado de indefensión, causando estado las sentencias y estado de encarcelamiento.

3.- juicios/procesos exprés “de 3 a 4 meses”

4.- complicidad evidente y documentada entre los defraudadores.

5.- “Mismo modus operandis”. A principios de Noviembre del 2013 me percato de la sustracción ilegal de mi patrimonio por parte de Hicks y acudo a solicitar asistencia legal al Distrito Federal el 28 de noviembre del 2013 a la oficina privada del director jurídico de la presidencia de la república mexicana, (Humberto Castillejos) y al salir por su puerta principal, después de ser atendido por Diego Ruíz Durán “socio del despacho”, ¡soy detenido por presuntos agentes judiciales del Distrito Federal quienes no se identificaron como tales, sin orden judicial y sin flagrancia en la comisión de algún delito, alegando que mi auto tenía reporte de robo!, cuando les pregunte a que auto se referían con uso de violencia me subieron a otro auto y posteriormente fui trasladado a la ciudad de Tepic, específicamente a la fiscalía de justicia donde fui llevado ante el fiscal Veytia quien me sentencio que no saldría vivo de esta, llevándome esa misma noche del día 29 de Noviembre del 2013 a la penitenciaria “Venustiano Carranza” siendo recluido en el cuarto de los locos, denominado “siete uno” en el cual fui golpeado brutalmente en diversas ocasiones, en condiciones infrahumanas, hasta el 15 de Diciembre fecha en la cual por instrucciones del gobernador Roberto Sandoval C. salí de ese lugar a petición de mi madre, misma que le pidió que fuera trasladado a la cárcel pública de Bahía de Banderas, fui liberado de ahí concediéndoselo el día 13 de Enero de 2014, día en el cual Blass Esparza Leyva, reo operador principal en la prisión del H-2 y Veytia, me refirió que el fiscal le había dado la instrucción de torturarme, esa misma noche, que haría lo posible para que no fuera tan fuerte. Llego a la cárcel de Bucerías a las primeras horas del día 14 de enero de 2014, siendo sustraído de documentos esenciales para mi defensa, para posteriormente darme 10 minutos diarios para consultar a mis abogados que venían de Guadalajara y defender 124 causas penales negándome mi derecho de defensa adecuada.

El 24 de junio de 2014 el reo Antonio Gama García me manda hablar para verme en la celda 16, al llegar ocho encapuchados me golpean brutalmente, al terminar esto el refiere: “esto es por hablar mal de Veytia y Ricardo Rosales (subdirector de seguridad pública de Bahía de Banderas) hombre de confianza del fiscal en el municipio”.

El 11 de noviembre del 2015, encapuchados con armas largas me golpean y me llevan arrastrando a un calabozo “la loba”, sin luz, altura de 1.20 metros, sin baño, calor insoportable, lleno de excremento y orines, atiborrado de cucarachas, alacranes, arañas, mosquitos, etcétera, incomunicándome, casi sin agua y comida, bajé 14 kilogramos en casi un mes que duré ahí, hasta que mediante una suspensión de plano dictada por un juez de distrito que ordeno mi salida de ese lugar. A los pocos días llegan visitadores (alrededor del 12 de Diciembre de 2015) de los derechos humanos de Nayarit, enfrente de 2 judiciales, les narro lo sucedido, en cuanto se retiran me trasladan a la celda de los locos “15”, donde en la madrugada me sustraen mis pertenencias y $3,000 pesos en efectivo, el 16 de Diciembre de 2015  el coordinador de seguridad pública municipal Antonio Orozco R. en un cuartito me amenaza gritando y golpeando las paredes que debo de firmar declaración donde reconocería que en alimentos recibidos en aduana intente introducir drogas, negándome,  me amenaza por no haber cooperado. El 19 de diciembre del 2015 me llevan policías de mi celda a la oficina de Rosales, ahí me dijo no te hemos torturado nosotros como a otros reos, ya deja de hablar de Veytia.

Desde el 15 de diciembre de 2015 me niegan solo a mi ingresar alimentos “prescritos por medicos por padecimientos graves gastrointestinales” y medicamentos pagados por mí los hacen perdidizos, de esos y otros padecimientos.

 El 1ero de noviembre de 2016 elaboro amparo solicitando mi traslado a otra cárcel fuera de Nayarit, ya que reos y custodios me filtraron información sobre que la gente de Veytia quería matarme, así como por diversos actos de tortura o tratos infrahumanos.

En febrero y marzo de 2017 sostengo 2 careos con Baccichet, en los cuales en idioma ingles me amenaza de muerte por mostrarle e-mails que me envío donde presume tener apoyo de Veytia. El 27 de Marzo de 2017 dos reos que tenían aproximadamente 36 horas de haber sido ilegalmente ingresados a mi área sin conocerlos ni mediar palabra súbitamente me golpean hasta darme por muerto, abriendo las puertas de las celdas 40 minutos antes y no la del patio “injustificadamente” con nombres falsos López López y Hernández Hernández,   posteriormente trasladándome al patio central donde duro 30 minutos inconsciente, al volver en mi pido me trasladen al hospital, sin instrucciones el policía Demetrio me lleva en su patrulla al hospital San Javier de Nuevo Vallarta, donde el Dr. Campos en urgencias, me declara grave, arriban mis padres y a los pocos minutos Ricardo Rosales y Antonio Orozco tratándome de trasladar, mis padres y el médico a cargo les requieren firmar una carta responsiva por el riesgo inminente que mi vida corría, ante tales hechos de negligencia solo así desisten de su intento.

En el hospital he sido intervenido quirúrgicamente 4 veces, quedando pendiente una cirugía por el alto riesgo de vida, requiriendo proceso de rehabilitación y recuperación, mi vida tendrá muchas limitaciones y cuidados vitalicios por las graves lesiones sufridas, aun así el 25 de Agosto del 2017, ocho personas fuertemente armadas y sin que mediara orden judicial, contraviniendo suspensión del colegiado, careciendo de alta médica y sin una valoración de mi estado físico irrumpen ilegalmente en propiedad privada “hospital San Javier”, me sustrajeron con violencia del mismo por instrucciones del M.P. Soto Chávez y no fue hasta el día siguiente que me regresan al  hospital antes mencionado.

Después de casi 4 años y preso aun cuando en más de 20 resoluciones judiciales se ha determinado mí no probable responsabilidad penal y que no se configuran los cuerpos de los delitos de fraude genérico, especifico (2) y despojo de inmuebles, así como causas de extinción de la acción penal actualizadas, prescripción, no requisito de procebilidad, no legitimación en la causa por parte de los denunciantes.

 Sigo siendo preso político con riesgo inminente de perder la vida, salud, integridad física, psicológica y moral, motivado por la sustracción ilegal de mi patrimonio estimado en 80´000,000 de dólares, intentando salir impunes silenciándome. Lo anterior se encuentra plenamente documentado en la página web:  www.presuntoculpableevc.com

Ante todo lo anteriormente narrado, solicito apoyo a la sociedad, para que esta injusticia termine de una vez, y que este tipo de actos ilícitos, de abuso de poder y corrupción puedan terminar en nuestro país.

 



Hoy: Eduardo cuenta con tu ayuda

Eduardo Valencia Castellanos necesita tu ayuda con esta petición «Human Rights Campaign: ¡Basta ya! Empresario "defraudado" por el Gobierno Mexicano». Únete a Eduardo y 704 personas que ya han firmado.