6 respuestas

No más #sillasalrevés

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 200,000!


La gastronomía de Argentina está en peligro de extinción.  Mientras el país perdió el 20% del trabajo, el sector perdió el 75% desde el comienzo de la pandemia.  Por impacto y tamaño, el rubro de la sociedad (empleados directos, productores, proveedores, prestadores de servicios) que quedó más vulnerable, con mínima o ninguna capacidad de trabajo, como resultado de las decisiones de gobierno de más de 7 meses de aislamiento a mediados de Octubre de 2020.  Cada día, 90 locales gastronómicos se ven obligados a cerrar, sin poder afrontar sus compromisos.  Quienes siguen en actividad, solo es a través de acumular deudas para subsistir, ante pérdidas diarias y crecientes, esperando que el gobierno permita que los clientes regresen.  En una industria basada en pymes, las consecuencias directas son quiebras, cierres de locales y pérdida de empleo permanente.  

Sillas al revés, es el movimiento independiente de gastronómicos argentinos, de coordinación nacional, en reclamo de las medidas de emergencia federales para hacer frente a las políticas de aislamiento más extensas del mundo.

Las medidas de emergencia para la supervivencia del sector van en 4 direcciones.  Asistencia al trabajo, extendiendo el ATP hasta Junio del 2021 y bajando el costo de aportes y contribuciones.  Reducción del impacto impositivo, eximiendo mitad de IVA e IIBB por tiempo indefinido.  Apoyo para la reestructuración de deudas que vencen durante el 2021 y créditos a tasa 0 para componer la cadena de pagos.  Finalmente, el lanzamiento de programas nacionales de incentivos al consumo, como ya suceden en provincias como Misiones, incluyendo Precios Cuidados, Ahora 12 y Ahora Gastronomía. 

La actividad tiene tres particularidades únicas como sector estratégico y clave para la recuperación del país: el requerimiento de empleo intensivo, el ecosistema de otras pymes alrededor que activa, agregando valor a productores de alimentos de campos nacionales y uno de los ejes fundamentales en el cuarto sector generador de divisas y piedra angular del desarrollo económico de la historia de Argentina, el turismo. 

Empleo

La gastronomía en Argentina emplea de manera directa a más de 650.000 personas (pre pandemia).  En promedio cada local gastronómico emplea a 12 personas, siendo el mayor empleador por metro cuadrado en comercio.  El sector es protagonista en empleo joven, más del 70% de las personas empleadas tienen hasta 24 años.  Resulta de vital importancia siendo que entre los jóvenes se encuentran las tasas de desempleo más altas de nuestro país: 3 veces más que el promedio general sumando hombres y mujeres.  Representa una de las principales actividades que facilitan la movilidad y empleo de jóvenes, como también la alternativa tradicional de generación de ingresos en período de estudios.   

Impacto y perspectiva

Según la clasificación de ramas económicas del INDEC, la actividad gastronómica está entre las primeras 10 generadoras de valor en Argentina.  En 2019 el sector representó aproximadamente $500.000 millones de pesos del PBI, siendo de los mayores generadores de empleo por monto de inversión.  Es determinante el vínculo directo con el ecosistema de sectores cercanos que moviliza.  En España se estima que el total de la cadena de valor llega a pesar 1/3 de su PBI, aportando innovación, desarrollo de calidad, seguridad alimentaria y capacidad exportadora.  Su trascendencia como motor de desarrollo social se refleja en que el sector tributa un IVA reducido del 10% vs el 21% federal español como medida de estímulo.  

Turismo

La gastronomía llega prácticamente a toda la población con alta frecuencia.  Para 3 de cada 4 clientes, comer afuera con familia y amigos es de los mejores usos del tiempo libre.  Más del 70% de los clientes, dicen utilizar espacios gastronómicos al menos una vez por semana como lugar de trabajo y reuniones.  Afirman 4 de cada 10 que los restoranes son parte de su estilo de vida y en misma proporción que la gastronomía local es parte de la decisión de un destino de viaje.  

Carga impositiva 

El nivel impositivo para la actividad en Argentina es el más pesado de la región de Latinoamérica por diferencias alarmantes.  Comparado con Chile, el costo laboral por persona empleada es un 70% mayor y un 54% más alto en la carga impositiva total.  En Paraguay, el IVA fue reducido del 10% al 5% como medida de reactivación desde fin de Junio.  La situación de agobio impositivo en nuestro país para una industria en quiebra, fuerza pymes a cerrar, empuja a la actividad a la evasión, a altos niveles de precio y empeora su potencial de desarrollo de trabajo. 

Necesitamos con urgencia medidas de fondo, que interpreten la realidad, que puedan reparar las decisiones de aislamiento al menos en parte, para que no haya más quiebras, cierres de locales ni pérdidas de empleo, que dolorosamente suceden cada día.  Sin cambios de todo tipo, inclusive dentro del propio modo de trabajo, es una industria que tiende a desaparecer. 

Con tu firma ayudás a modificarlo y que los funcionarios públicos actúen.  Infinitas gracias de parte de todos por acompañarnos.