"CAMBIO DE NOMBRE LA CALLE JOVELLANOS POR HEROES DE BARRACAS"

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,500!


     PROYECTO DE LEY 
La intención es rendir un homenaje a todo el personal de la Superintendencia FEDERAL DE BOMBEROS de la POLICÍA FEDERAL ARGENTINA, de los Cuerpos de Bomberos Voluntarios,  Agentes de Defensa Civil del Gobierno de la Ciudad Autónoma de BUENOS AIRES, y el SAME, que a través de los años han servido desinteresadamente a toda la Ciudad de Buenos Aires, siendo la misma la principal zona de accidentes, siniestros, catástrofes, inundaciones, incendios, derrumbes. 
FUNDAMENTOS: 
  Desde la fundación de la Ciudad de Buenos Aires 1580 y hasta fines del año 1821, los incendios eran combatidos por los integrantes de la Guarnición, Alcaldes de Barrio, Serenos, Celadores y Vigilantes, según la época. 
 Se usaban baldes y carros aguateros que traían el agua del río o de pozos de casa particulares.  
Posteriormente, en 1866 se creó la Compañía de "Caballeros Voluntarios" después "Vigilantes Bomberos", que iniciaron sus actividades el 2 de enero de 1870 estableciendo su Cuartel en el Departamento de Policía, que dio lugar a la Superintendencia Federal de Bomberos. 
     En 1880 con la Federalización de Buenos Aires, fue organizado como  Cuerpo. Así comienza el desarrollo técnico y funcional de la actual Superintendencia Federal de Bomberos, denominación otorgada a partir de 1994, que deja trascender el carácter Federal que hoy tienen los servicios de Bomberos prestados por la Policía Federal Argentina, no sólo en los aeropuertos del interior del país, sino también como Auxiliar de la Justicia Federal en todo el territorio nacional, en diversas materias tales como investigación Pericial, Explosivos, Riesgo Químico, Protección Radiología y Seguridad Nuclear. 
Los bomberos son hoy profesionales con amplio reconocimiento por su labor como servidores públicos. 
 Sin embargo, poco es lo que se sabe de los comienzos de este servicio, y de las vicisitudes que han debido pasar a través de la historia hasta llegar a la situación actual. 
 Tal nombre “héroes de Barracas” reviste una importancia en el orden nacional y universal, en homenaje a todos aquellos servidores públicos, llamese Bomberos PFA, Bomberos Voluntarios ; Defensa Civil; SAME, que desde tiempos ancestrales arriesgan su vida para proteger y salvar las vidas y bienes del prójimo, 
NOMBRE ACTUAL- FUNDAMENTOS 
(Gijón, España, 1744-Vega, id., 1811) Político y escritor español. Hijo de una familia de la pequeña nobleza, estudió en Oviedo, Ávila y Alcalá, en cuyo colegio de San Ildefonso se doctoró en cánones a los veintiún años de edad. Tras finalizar los estudios, ingresó en la Administración, y en 1767 fue trasladado a Sevilla para desempeñar el cargo de alcalde del Crimen. Ya en fecha muy temprana empezó a compatibilizar sus tareas laborales con su afición por el estudio y la escritura, influido siempre por las corrientes ilustradas. En 1787 presentó el drama El delincuente honrado, escrito en 1773, y por las mismas fechas se aproximó a la poesía con las epístolas Jovino a sus amigos de Salamanca, de tono moralizante y neoclásico, y A sus amigos de Sevilla, de contenido sentimental.  
 
FUNDAMENTOS HISTORICOS-“ EL BARRIO DE BARRACAS:”_Y LOS SERVICIOS DE EMERGENCIA 
Cabe destacar   que el Barrio de Barracas en tiempos remotos, era una zona de quintas de veraneo, con casas esporádicas, con una marcada diferencia entre dos clases sociales. 
   En 1871, la terrible epidemia de fiebre amarilla azota al barrio, y mucho antes de que los médicos del Consejo de Higiene Pública estuvieran medianamente legitimados para ingresar en las casas de los enfermos, fue la policía, el cuartel de bomberos creado en 1870, los encargados de practicar "visitas domiciliarias", poniendo en riesgo su propia vida. 
 Sus integrantes  debían garantizar también el cumplimiento de las disposiciones en materia de salubridad, retirando de las calles objetos perjudiciales para la salud, rellenando pantanos y evitando el estancamiento de aguas. De todas las actividades, sin dudas la más problemática era la inspección de las casas de inquilinato que comenzaban a proliferar en el sur de la ciudad y en los arrabales. Esas visitas involucraban a menudo desalojos por hacinamiento, fumigación de habitaciones y quema de ropa de cama de los infectados. Nuestros servidores públicos se ocuparon de “asistencia” en principio, trasladar a los enfermos hasta el lazareto y a los cadáveres hasta los cementerios. 
Posteriormente una epidemia de  cólera invadió Buenos Aires, dejando una cifra oficial de 1.580 muertos.  
La policía, y el cuartel de Bomberos,  intervinieron con sus habituales herramientas de asistencia sanitaria. 
En 1940 la gran inundación producida fue otro  momento dramático para la población barraquense, los que siempre contaron el el apoyo incondicional del Cuartel de Bomberos y otros servidores públicos. 
 
 
 A pesar que el fuego, como el agua  ha constituido en la historia de la humanidad un elemento de la mayor importancia para su evolución, son elementos que también fuera de control, producen muertes, y graves daños a la vida humana y a la propiedad dejando poblaciones gravemente afectadas sumidas en la zozobra. 
   El hombre, desde hace más de 2.000 años se ha preocupado por ello organizándose y evolucionando de acuerdo con el devenir histórico. 
 
  
Ante todo lo expuesto y por la labor consuetudinaria que han realizado los distintos servicios de emergencia dentro égido del Barrio de Barracas, que se remonta a inmemoriables tiempos y ante el presente que se nos expone con una situación dramática, como la ocurrida el 5 de febrero de 2014 , en donde una vez mas estos servidores públicos han demostrado rasgos de heroísmo y entrega aun a costa de su propia vida, con el fin de salvasguardar vida y bienes de los vecinos barraquenses y por los tiempos futuros en los que nuevas generaciones reemplazaran a las presentes con la misma compulsión y espíritu de sacrificio heredado de sus antecesores, es que – es necesario el homenaje atemporal , rendir tributo a esos hombres y mujeres que día a día en una constante vigilia velan, velaron y velaran  por la seguridad del Barrio de Barracas, que serviría más allá del agradecimiento, como aliciente a hombres y mujeres, que  llevan en sus mentes perpetuados los gritos de auxilio, sufrimiento y escenas de dolor, en homenaje a Heróes de carne y hueso, que transmiten valores de Humanismo, honradez , transparencia, eficacia , solidaridad y amor al prójimo y reconocimientos a tanta entrega y espíritu de sacrificio.-en el pasado, presente y futuro.- 
Por todo ello, es que solicitamos: 
Dispongase el cambio de nombre  de la calle Gaspar Melchor de Jovellanos, por el de “Heroes de Barracas”, en reconocimiento a la labor ancestral desarrollada por el personal de la Superintendencia de Bomberos de la P:F.A, de los Bomberos Voluntarios; de Defensa Civil y SAME, nuestros servidores públicos siempre presentes.