Petition Closed

El 2 de enero de 2014 el Subsecretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, Claudio Avruj, informó que no se iba a otorgar una actualización salarial para los trabajadores del Parque de la Memoria – Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado. Es decir, un 0% de incremento en relación a los haberes percibidos durante el año pasado.

También se nos dijo que todos aquellos trabajadores que no estén conformes con la propuesta, “estaban en libertad de renunciar y conseguirse otro trabajo”. Lejos de reconocer la capacidad profesional y técnica, la experiencia y el compromiso con el espacio, el Gobierno de la Ciudad nos amenaza con aceptar su propuesta o quedarnos sin trabajo.

Más aún, en el caso específico del Parque, donde el 98% de los trabajadores son contratados hace años como monotributistas –sin estabilidad ni derechos laborales-, esto implica un paso más hacia un vaciamiento profesional de la institución y el paso previo a su cierre.

El Parque es reconocido como un sitio de Memoria que se destaca internacionalmente por la calidad y magnitud de sus proyectos –muestras de arte, talleres con escuelas y seminarios, entre otros-. Sólo en 2013, fue visitado por más de 500 mil personas, incluyendo a cientos de instituciones, organizaciones no gubernamentales y embajadas de todo el mundo.

Resta aclarar que los mismos que hemos construido esta institución nos negamos a dejar nuestros puestos de trabajo en estas circunstancias. Pero tampoco podemos aceptar que se nos maltrate y amenace con ultimátums como los que plantea el Gobierno de la Ciudad.

Frente a esta situación, los trabajadores del Parque llevaremos adelante un plan de acción que incluirá reclamos, movilizaciones y comunicaciones en la prensa. Pero dada la gravedad del caso, convocamos a quienes comparten la defensa de los derechos humanos y el proyecto del Parque de la Memoria, a que se solidaricen y repudien esta serie de avasallamientos a los trabajadores y a la institución.

Letter to
Jefe de Gabinete del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Horacio Rodriguez Larreta
El 2 de enero de 2014 el Subsecretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, Claudio Avruj, informó que no se iba a otorgar una actualización salarial para los trabajadores del Parque de la Memoria – Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado. Es decir, un 0% de incremento en relación a los haberes percibidos durante el año pasado.

También se nos dijo que todos aquellos trabajadores que no estén conformes con la propuesta, “estaban en libertad de renunciar y conseguirse otro trabajo”. Lejos de reconocer la capacidad profesional y técnica, la experiencia y el compromiso con el espacio, el Gobierno de la Ciudad nos amenaza con aceptar su propuesta o quedarnos sin trabajo.

Más aún, en el caso específico del Parque, donde el 98% de los trabajadores son contratados hace años como monotributistas –sin estabilidad ni derechos laborales-, esto implica un paso más hacia un vaciamiento profesional de la institución y el paso previo a su cierre.

El Parque es reconocido como un sitio de Memoria que se destaca internacionalmente por la calidad y magnitud de sus proyectos –muestras de arte, talleres con escuelas y seminarios, entre otros-. Sólo en 2013, fue visitado por más de 500 mil personas, incluyendo a cientos de instituciones, organizaciones no gubernamentales y embajadas de todo el mundo.

Resta aclarar que los mismos que hemos construido esta institución nos negamos a dejar nuestros puestos de trabajo en estas circunstancias. Pero tampoco podemos aceptar que se nos maltrate y amenace con ultimátums como los que plantea el Gobierno de la Ciudad.

Frente a esta situación, los trabajadores del Parque llevaremos adelante un plan de acción que incluirá reclamos, movilizaciones y comunicaciones en la prensa. Pero dada la gravedad del caso, convocamos a quienes comparten la defensa de los derechos humanos y el proyecto del Parque de la Memoria, a que se solidaricen y repudien esta serie de avasallamientos a los trabajadores y a la institución.