Destitución del Lcdo. Alomar, Lcda. Buxó y Dr. Haddock de sus puestos en la UPR

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


Honorable Wanda Vázquez Garced                                             Gobernadora del Estado Libre Asociado de Puerto Rico

Esta solicitud tiene la finalidad de exigir las destituciones del Lcdo. Walter Alomar y de la Lcda. Zoraida Buxó, Presidente y Vicepresidenta, respectivamente, de la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR), así como del Presidente de la UPR, Dr. Jorge Haddock. 

Los directivos antes mencionados, son los responsables de presentar un plan fiscal de consenso de la institución, además de velar por los mejores intereses de la universidad, pero han demostrado claramente ser totalmente incapaces de cumplir con estos deberes ministeriales.  

El Licenciado Alomar y la Licenciada Buxó, por otra parte, tampoco han podido supervisar efectivamente al Presidente de la UPR, en la función de preparar el presupuesto 2021, acorde con las necesidades y compromisos institucionales, alineado a atender las medidas del COVID-19.

La incompetencia de estos licenciados  y, a su vez, la del presidente de la UPR con su administración, han provocado la intromisión de la JSF en las interioridades de la universidad, violentando, de esta forma, la autonomía universitaria y poniendo en riesgo la misión y visión de la propia institución.

En adición, éstos pretenden atentar contra el Fideicomiso de Retiro de la UPR, modificando los criterios actuales, como la edad y años de servicio, y el porcentaje de beneficio a recibir, una vez retirado, para convertirlo en un modelo parecido a un 401K. Históricamente, el Fideicomiso ha demostrado ser un organismo capaz de administrar las aportaciones, de forma eficiente, llevándolos a tener un estado de liquidez robusto y saludable. Es de conocimiento que la Administración de la UPR persigue subsanar la crisis fiscal de la universidad, a través de modificar el Sistema de Retiro UPR.  Esto último se está llevando a cabo sin la debida consulta con aquellos directamente afectados: nuestros retirados. Sin lugar a dudas, este proceder representa una falta de respeto a la clase trabajadora universitaria.

Su falta de profesionalismo quedó evidenciada en las diferentes reuniones de Junta de Gobierno o Junta de Retiro.  En estas reuniones estos funcionarios tomaron posturas unilaterales, negando el espacio a la negociación y presentación de diferentes puntos a los representantes claustrales o estudiantiles, sin seguir el debido proceso parlamentario, que busca precisamente lo opuesto.  No se puede permitir el atropello ni abuso de poder, menos aún silenciar las voces de quienes sí trabajan por el bien de la UPR.

La salud y bienestar de la Universidad de Puerto Rico y de todos sus componentes (estudiantes, empleados docentes y no docentes, jubilados) están en amenaza bajo la incumbencia de estos. Por lo tanto, solicitamos que, efectivo el martes, 30 de junio de 2020, se dejen sin efecto los tres (3) nombramientos de estos funcionarios, los cuales ya están vencidos, esto según la Certificación #31 de la Junta de Gobierno de la UPR. 

Además, requerimos que se proceda a nombrar, de inmediato, profesionales con la debida capacidad organizacional, administrativa y académica pertinente al sistema UPR.  Igualmente, estos nuevos nombramientos deberán demostrar un alto compromiso y amor a la universidad pública del país y ser capaces de defender, en todo momento, los intereses de la UPR con asertividad, conocimiento, experiencia, tesón y compromiso institucional.

Considere lo anterior como el reflejo de la indignación, por parte del pueblo puertorriqueño y de la comunidad universitaria, al estos ¨funcionarios¨  poner en riesgo la estabilidad de la UPR con sus continuas y deplorables acciones y de, además, haber entregado la administración de la UPR a la Junta de Supervisión Fiscal.