Justicia imparcial: Que la elección de un juez recaiga sólo en el ganador del concurso

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


Contra la CORRUPCIÓN necesitamos una justicia imparcial que a su vez se basa en jueces imparciales. Sin ellos no habrá presente ni futuro digno. No a la dedocracia.

PROBLEMA: dedocracia = corrupción: La selección de un juez federal se realiza luego de un concurso pero el ganador del concurso, el más capaz, NO suele ser elegido juez. El presidente puede eligir a dedo a un perdedor dentro de una terna y el Senado, que en muchas ocasiones responde al partido gobernante, lo aprobará. La meritocracia se deforma entonces en una dedocracia. Se discrimina al más capaz y honrado, el concurso pasa a ser sólo una simulación necesaria para justificar la designación de un abogado afín a los intereses de turno. Ésta es la génesis de la corrupción, y así como está la ley, este círculo vicioso no tendrá fin.

PROPUESTA: Sólo el ganador del concurso debe ser el juez elegido, es el candidato natural, el seleccionado por el sistema de imparcial de concursos, sin distinción de edad, nombre, contactos o género. Debería justificarse muy sólidamente la objeción por la que se descalifique al primero del concurso. El que no gana el concurso, lo pierde. No es igual el primero que el tercero, ni que el quinto que pasaron a tercero descalificando previamente al tercero y cuarto para poder meterlo dentro de la terna y así nombrarlo juez. Por eso pedimos modificar la ley 24.937, art.7 inc 7 sancionada en el gobierno de C.S. Menem, que actualmente establece que el Presidente de la Nación le propone a dedo al Senado a cualquier candidato de una terna, y así los argentinos nos quedamos con gobiernos corruptos y jueces corruptos. Ya pasó, puede pasar y va a volver a pasar si no lo logramos. Desde los tiempos de la antigua Roma se representa a la justicia con una balanza y con los ojos vendados, es imparcial, nunca elige a dedo.

Problemas adicionales de la dedocracia en el sistema judicial actual:
1) Hay gente sumamente capaz que no se presenta a los concursos porque ya salió primero antes pero como no lo eligieron, sabe que aunque vuelva a salir primero no va a ser elegido nuevamente por falta de apoyo político/económico externo. Consecuentemente, los mejores candidatos a juez ya rechazados una vez, no quieren hacer todo el esfuerzo de nuevo, ilusionarse cuando salgan primeros de nuevo, para luego de varios años de ilusión terminar chocándose con la peor de las realidades otra vez: el injusto dedo es el proceso real en que el presidente y el senado se basan para elegir a los responsables de administrar justicia. Así están desmotivando y perdiendo a los mejores valores, a los más capaces e imparciales, a los menos comprometidos con el establishment.
2) Además, ¿qué pasa con quien ganó el concurso pero a pesar de eso no lo nombraron y tiene que volver a su trabajo de antes pero que ahora le pusieron por encima a un jefe que participó del mismo concurso, lo perdió y lo pusieron a dedo igual?: el nuevo juez de la dedocracia, sabiendo entró por la ventana y no por la puerta grande del honor y del mérito, sabiendo que su subordinado es más capaz que él, sabiendo que el subordinado sabe toda la oscura historia, se siente inseguro, así que lo acosa, lo presiona para lograr que renuncie anticipadamente, y probablemente así hacer nombrar en su lugar a alguien afín.

3) Por otro lado, estos jueces de la dedocracia corrupta son manzanas podridas: en reiterados actos de nepotismo, nombran en los juzgados a hijos, novias y amigos afines a su corrupción, sin realizar las designaciones por concurso. Estas situaciones insostenibles trascienden los ámbitos locales, genera un ambiente enrarecido que favorece la corrupción, perjudica a la calidad de la justicia impartida y empaña la imagen de la justicia argentina. Necesitamos una justicia sana, desde ahí todo se puede, sin ella, nada podemos.

Propuestas adicionales:

1)     Todas las designaciones de la justicia nacional y provinciales deberían asignarse sólo al ganador del concurso, no sólo las de los jueces federales.

2)     Incluso, la mejora en la designación de jueces debería aplicarse también en forma retroactiva, para revisar los nombramientos de perdedores de concursos de  al menos 5 años anteriores que pasaron por procesos de designación muy burdos y evidentemente viciados de parcialidad. Tenemos jueces de la dedocracia en actividad, impartiendo injusticia.

Gracias por el sano interés ciudadano de mejorar nuestro país,  nuestra justicia, nuestra vida y la de las próximas generaciones. Firmá y compartí.



Hoy: Carlos A. cuenta con tu ayuda

Carlos A. Nofal necesita tu ayuda con esta petición «Hagamos algo CONTRA la CORRUPCIÓN: No a la dedocracia, sí a JUECES IMPARCIALES, ¡Que se elija juez sólo al ganador del concurso! Firmá y hacelo viral». Únete a Carlos A. y 75 personas que ya han firmado.