#STOPIncineraciónDeResiduosEnCEMEX Por una Comarca libre de tóxicos, AIRE LIMPIO YA!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


En la Comarca valenciana de La Hoya de Buñol-Chiva, está situada una fábrica de cementos de la multinacional mejicana CEMEX. Lleva 100 años fabricando cemento, pero ha sido solo durante las últimas 2 décadas cuando ha empezado a incinerar en sus hornos diferentes tipos de residuos (urbanos e industriales (químicos, tóxicos y peligrosos) como combustible en su proceso de producción para lucrarse y ahorrar en combustibles convencionales disfrazando estas prácticas altamente nocivas bajo el eufemismo de “valorización”. Esto ha sido posible gracias a la connivencia con los gobiernos del Partido Popular, que en su día autorizó la coincineración de estos residuos a través de legislación y unos permisos que desgraciadamente, hoy todavía siguen vigentes.  

 Fue en 2003 cuando el gobierno autonómico del PP empezó a conceder CEMEX Buñol las llamadas “autorizaciones ambientales integradas (AAI)” en las que se permitía incinerar otros tipos de residuos como harinas cárnicas. Quedaba por tanto, oficializada la incineración. A partir de entonces la administración siguió concediendo a la cementera más autorizaciones de este tipo en las que se aumentaba tanto la cantidad de residuos, como la clase de estos.

En 2011, viendo que no había ninguna resistencia por parte del gobierno autonómico sino que la connivencia con éste era total, CEMEX solicitó la enésima autorización para poder incinerar hasta 295.000 toneladas de residuos al año, entre urbanos, tóxicos y peligrosos. El plan era muy ambicioso y una auténtica salvajada medioambiental: convertir CEMEX Buñol en la mayor macro-coincineradora de Europa. En aquel momento, y gracias a un recurso de Ecologistes en acció del País Valencià la autorización quedo en un punto muerto en el que el Gobierno autonómico del PP debía pronunciarse. Pasó el tiempo, nadie movía ficha y la autorización debía, o bien ejecutarse, o bien desestimarse definitivamente. En ese contexto, en verano de 2014, ve la luz la Plataforma Aire Limpio Hoya de Buñol quien a través de campañas de difusión y sensibilización a la ciudadanía, e interpelación a las administraciones públicas, empezó su andadura luchando contra una problemática que también se está dando en otros puntos del Estado y por otras multinacionales del sector cementero. Véase: https://www.change.org/p/presidente-de-la-junta-de-castilla-y-le%C3%B3n-el-bierzo-no-se-quema-1ac037b4-f07b-4818-a59e-90c21582edd8?recruiter=17654031&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink&utm_campaign=share_petition

Desde entonces, y tras múltiples reuniones, mociones aprobadas en Plenos municipales y tres concentraciones a principios de 2017 -la tercera de ellas en las mismas puertas de la Conselleria de Medi Ambient- el ruido y la presión mediática llegaron por fin al nuevo gobierno autonómico. Un gobierno autodenominado “ecologista”, que llevaba en su programa un plan ambicioso de gestión de residuos que incluía el cese de este tipo de actividades que suponen, además del daño medioambiental, un claro peligro para la salud pública con el aumento exponencial de enfermedades pulmonares, cancerígenas, endocrinas, cutáneas y alérgicas en las zonas afectadas por los gases que se emiten como consecuencia del proceso de incineración de estos residuos. No podemos consentir que el aire que respiramos TODAS sea objeto de mercancía. Nuestra salud, la de nuestros hijos/as y la preservación del Medio Ambiente están en juego. 

La Conselleria de Medi Ambient comandada por Elena Cebrián, no está haciendo gran cosa por avanzar en el cumplimiento de los compromisos de mínimos adquiridos en las numerosas reuniones mantenidas, entre ellos aprobar una nueva Autorización Integral Integrada (AAI) que ponga freno a la eliminación de estas prácticas nocivas.

Recientemente hemos sabido que el President de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, se ha comprometido con las patronales azulejera y cementera a subvencionarles con dinero público hasta el 90% del importe de la nueva tasa que se aplicará a la incineración de residuos.

Las vecinas y vecinos de la Comarca de la Hoya de Buñol-Chiva nos hemos cansado de esperar y por eso necesitamos tu ayuda y la de la mayor gente posible, ya que la problemática de los gases altamente nocivos que respiramos producto de  la coincineración en cementeras, es algo extendido en TODO el Estado español.

AYUDANOS CON TU FIRMA Y DIFUNDE PARA:

  1. Aprobación inmediata de una nueva Autorización ambiental integrada (AAI) que recoja por ley la ELIMINACIÓN TOTAL de la coincineración de residuos tóxicos y peligrosos en CEMEX Buñol.
  2. Aprobación de un nuevo Plan Integral de Residuos (PIR) que consolide la prohibición de estas prácticas y por tanto que desaparezcan en TODAS las plantas cementeras y azulejeras del País Valencià.
  3. Que no se ejerza un trato de favor a las patronales azulejera y cementera bonificándoles con DINERO PÚBLICO la tasa que entrará en vigor el próximo 1 de julio, que grava la coincineración del resto de residuos.


Hoy: Plataforma Aire Limpio La Hoya de Buñol-Chiva cuenta con tu ayuda

Plataforma Aire Limpio La Hoya de Buñol-Chiva necesita tu ayuda con esta petición «Govern de la Generalitat Valenciana: CONTRA LA INCINERACIÓN DE RESIDUOS EN CEMENTERAS». Únete a Plataforma Aire Limpio La Hoya de Buñol-Chiva y 1.849 personas que ya han firmado.