Petición cerrada

Me llamo ISIS y youtube me vuelve invisible, y no tiene atención al cliente.

Esta petición ha conseguido 68 firmas


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:

                Soy una persona activa en redes sociales y diversas plataformas que todos conocemos, donde subo videos de diversas temáticas (tengo un canal de belleza, y otro de estadística (clases particulares gratuitas para mis compañeros de facultad), entre otros). Con ello ejercito derechos de libertad, como el derecho fundamental a la libertad de expresión, el problema es que no lo hago en plano de igualdad (un valor superior de nuestra Constitución, además de un derecho fundamental) con el resto de mortales, y ello por la única razón de mi nombre: me llamo Isis. Debido a esto, en las redes sociales o en Internet en general, se me ha baneado, bloqueado, ocultado o incluso el famoso mensaje de YouTube que dice “Tu vídeo no está monetizado porque su contenido podría no ser apropiado para incluir publicidad, Para monetizarlo, el contenido, los metadatos y la miniatura del vídeo deben ser adecuados para los anunciantes”; simplemente porque en el titulo ponía “maquillaje inspirado en la Diosa Isis, en honor a mi nombre”.  Se está haciendo una caza de brujas, muy necesaria, pero donde hay demasiados daños colaterales, pues no solo buscan a las brujas sino también a sus escobas. Podemos recordar diferentes casos donde diferentes marcas se niegan a hacer etiquetas de sus productos que ellos mismo están promocionando para que todos acudan a su web, para “crear” la etiqueta, lata, pegatina… con su nombre y negarle esta opción por ejemplo a una niña de 5 años por llamarse simplemente Isis. Así pues, las personas que hemos nacido antes de que los medios de comunicación otorgaran a este grupo terrorista con la etiqueta ISIS, estamos más perjudicadas que protegidas.

                Huelga decir porqué, ya que todos conocemos los repugnantes e imperdonables actos del Grupo Terrorista, mal llamado, “Estado Islámico”. Mal llamado porque, prima facie, no es un Estado reconocido internacionalmente, por lo que denominarlo así es una concesión lingüística inadmisible; y en segundo lugar porque, aunque usen el Islam como legitimación y fundamentación volitiva, ello no convierte al Islam, per se, en una religión provista de dogmas terroristas desarrollada por y para fanáticos radicales. Por ello seguir denominándolo de tal forma, aun en contra de los comunicados oficiales estatales que piden un cambio en su denominación, conscientes de los problemas del citado acrónimo, fomenta la cultura xenófoba y provoca confusión social (ya que, reitero, no es un Estado).

                Este desconcierto social se traduce en una extrema sensibilidad al término (erróneo), que a su vez vienen a utilizar las grandes empresas en su beneficio, por ejemplo, y es aquí en lo que me veo afectada, a través de la orden del anunciante de que su publicidad no aparezca asociada al citado término terrorista (o mi nombre), generando una visión social de posicionamiento de estas empresas frente al Grupo Terrorista. Dicha medida, lícita a todas luces, cuando se enlaza con una mala gestión de las plataformas que ponen a disposición de los usuarios la emisión de dicha publicidad dentro de sus contenidos para obtener un beneficio económico, genera una situación de desigualdad. La mala gestión a la que me refiero radica en el desarrollo de un algoritmo que se limita exclusivamente a censurar la palabra Isis, sin hacer distinciones del contexto en que se utiliza, prohibiendo, por tanto, publicar un video de temática histórica sobre la Diosa egipcia Isis en cuyo título aparezca ésta palabra (problema fácilmente subsanable, pues bastaría con cambiarle el título salvando así la carencia en el desarrollo técnico de la plataforma), o, por otro lado, prohibiendo a una persona que se llame Isis publicar utilizando su nombre inscrito legalmente en el Registro Civil (problema este más difícilmente subsanable) de manera que se genera una desigualdad que solo está legitimada, a juicio de nuestro Tribunal Constitucional, cuando supera el ya más que conocido test de proporcionalidad de Robert Alexis.

Todo esto crea, por lo menos en mí, una sensación de inseguridad y paranoia que podría rozar lo patológico. Os pongo ejemplos, no me he podido registrar en páginas usando mi nombre, ni como Nick que lo puedo llegar a entender, pero no me han dejado cuando he tenido que rellenar los datos personales. Si quiero hacer un pedido a Estados Unidos, me lo han cancelado después diciéndome que no era un nombre valido. ¿Si mi nombre que está en mi DNI no es válido, que nombre pongo? Cuando para recoger un paquete certificado debes de enseñar el DNI. Así pues, siempre ando pidiendo favores de poner en los pedidos los nombres de otras personas. Donde más lo estoy notando es en la plataforma de YouTube. Yo tengo dos canales y no, no se llaman Isis y tampoco voy a decir el nombre del canal pues esto no es un medio de hacer propaganda sino de hacer partícipe a mucha gente de las cosas que vivimos las personas que nos llamamos Isis y encima vivimos bajo las bromas y chistes. Ninguno de mis dos canales lleva el nombre de Isis porque sabía que podía correr riesgo, hay demasiados algoritmo y policía informática al acecho que es como yo me siento. Tengo un canal que hice de forma altruista explicando estadística para poder ayudar a mis compañeros de facultad, ya que es una de las asignaturas que peor llevan en mi carrera y yo no disponía de tiempo para poder dar clases particulares a todos. Resulta que hace unas semanas se puso en contacto conmigo una profesora diciéndome que los alumnos no encuentran mi canal, que ella le dice a todos que busquen Isis y que busquen a la muchacha de la melena Roja. Así pues, decidí cambiar el nombre del Canal por el de Isiss… si con dos eses para curar en salud. Aun así, me siguió escribiendo de que seguía sin salir. Así que decidí poner mi nombre completo tal cual está en el DNI. ¿qué es lo que ha pasado para mi sorpresa? que aún sigue sin aparecer el canal. Yo desde mi móvil si puedo ver mis datos, pero ya el canal no es tan visible como antes.

Y todo esto es poco, porque aún existe un lado muchísimo peor y peligroso que tiene el hecho de llamarse Isis. No sé si otras personas que lean este escrito habrán pasado por lo que yo he pasado. Pero yo os lo voy a relatar y que no quede simplemente en los mensajes ocultos de Facebook.

Continuamente recibo mensajes o peticiones de mensajes de Hombres que si pertenecen a aquella región del mundo. Supongo que de forma poco e locuaz escriben la palabra Isis en el buscador de Facebook y como no somos muchas, pues les saldré y eso que mi foto de perfil sale mi pareja. Recibo bastantes mensajes que continuamente denuncio como spam o peligroso, donde se me pregunta si soy yihadista, si mi nombre es porque soy de la ideología de ellos, de si estoy reclutando personas que ellos se unen a mi… me mandan propuestas de matrimonio e incluso de que mandarían a sus hombres a por mí, para poder ir a “nuestro” país y hacer lo que mejor sabemos hacer. O te mandan fotos de personas mutiladas, o simplemente de sus genitales en estado de excitación.

el peor caso que recuerdo, que denuncie a Facebook por el miedo que me entró, fue de un hombre con residencia en el mismo Cairo. No paraba de decirme en ingles que era una mujer hermosa, que nunca en su tierra había visto una mujer tan bella, que mandaba a sus hombres a España a por mí que nunca me faltaría de nada, que nada más que llegase estaría preparada la boda y todo lo que yo quisiera. cuando me metí en su perfil para bloquearlo, vi que su foto de portada (lo que voy a contar nunca va hacia el racismo, pero pienso que esa persona si era racista). Donde una persona "blanca" agarraba por el cuello a un hombre negro mientras le daba un tiro en las sienes y toda la imagen estaba llena de sangre y sesos. 

 

                Al no ser este un post jurídico, voy limitarme a indicar las 3 partes de las que se compone el test de proporcionalidad:

Primero debe haber una afectación de un derecho fundamental (podéis elegir, la igualdad y su expresa prohibición de no discriminación; o la libertad de expresión) llevada a cabo por la realización de una medida (de un poder público o empresa privada); en segundo lugar, para que la medida pueda superar este test, y por tanto poder afectar o limitar el ejercicio de un derecho fundamental por parte de un individuo, esta debe ser “razonable”, lo cual se explica a través de 2 subprincipios: para que sea razonable, la medida utilizada debe ser adecuada, es decir, debe haber un nexo de causalidad entre el fin perseguido por la medida y la limitación del derecho (por ejemplo: Youtube censura la palabra “Isis” con la finalidad de que no haya publicaciones en su plataforma que fomenten o enaltezcan el Daesh y, por tanto, el terrorismo. Por tánto parece haber un nexo de causalidad entre la medida y el fin perseguido), y además debe ser “necesaria”, lo cual se define como “que no haya otra medida que, siendo menos gravosa (o incida menos sobre el derecho fundamental que se está limitando), consiga llevar a cabo la finalidad perseguida con la misma intensidad”. En este punto del test os planteo la siguiente cuestión ¿pensáis que la única medida posible que puede llevar a cabo youtube para impedir publicaciones con temática terrorista, es censurar la palabra “Isis”? teniendo en cuenta que, además, no es un término oficial con el que denominar al citado grupo terrorista, parece evidente que la respuesta es NO. Se me ocurre sin pensar demasiado, que el algoritmo que censura la palabra “Isis” podría contener además otras palabras que, de algún modo, contextualicen el significado de dicho término en cada caso concreto. O, por poner otro ejemplo, establecer un servicio de atención al usuario que permita al censurado temporalmente, o bajo la amenaza de una sanción por la utilización del citado término, disponer de un plazo para defenderse, pudiendo así demostrar el contexto en el que se está usando la palabra. Al no resultar la medida necesaria, esta es declarada inconstitucional por el máximo interprete constitucional.

                Por último, solo indicar que, si alguien está pensando en ampararse en la libertad de empresa, ésta tiene límites, uno de ellos la prohibición de discriminación constitucional que ha sido objeto de este post.

Por lo tanto, puedo hablar de que los últimos acontecimientos reflejados en las redes sociales e Internet donde he sido baneada, bloqueada, y un largo etc. Simplemente porque mi NOMBRE que está debidamente inscrito en el Registro Civil y en mi DNI de forma legal es ISIS. SI, Pero que es lo que pasa, que yo NACÍ antes y yo llevo el nombre antes que ellos, pero por la supuesta puesta en marcha en la cual se está haciendo una caza de brujas, donde ya no solo buscan brujas sino también a sus escobas, todas aquellas personas que tengamos dicho nombre, se nos será borrado, "ocultado" y baneado dentro de las redes/Internet. 

POR LO TANTO:

que pongan un algoritmo mas fiable y especifico, No todas las que nos llamamos Isis o lo que sea significa que estamos haciendo algo malo. 

Segundo, yo tengo una discapacidad, y leerme blogs de "adsence" donde nadie lo entiendo o por lo menos yo debido a mi discapacidad y que no haya un sistema de atención al cliente personalizado donde me puedan ayudar de verdad, es una manera de que ellos siempre ganen. Estoy harta de leer cosas que no entiendo en vocabulario para un ingeniero. Si paypal dispone de una atención al cliente por teléfono el cual siempre hay alguien muy amable que me ayuda en todo. No se porque Youtube no lo hace, ademas me siento discriminada, por que si encima tengo una discapacidad y todo me lo ponen mas difícil me están menospreciando y discriminando. Y si, tengo mis papeles legales sobre mi discapacidad, tengo mi DNI en regla donde pone ISIS y mi partida de nacimiento. Deberían de dar las opciones de desmotrar cosas, no solo con palabrejas extrañas que a muchas personas como a mi nos cuesta entender. 



Hoy: Isis diana cuenta con tu ayuda

Isis diana de los reyes suarez necesita tu ayuda con esta petición «google: Problemas de Llamarse Isis.». Únete a Isis diana y 67 personas que ya han firmado.