Rehabilitación perineal y abdominal para las madres a cargo de la Seguridad Social

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


Está claro que la sociedad va poco a poco haciendo "sitio" a las mujeres. Pero tod@s sabemos que queda aún mucho camino. Como mujer que soy, con este texto deseo contribuir a intentar mejorar la calidad de vida que adquirimos cuando somos madres. Hay aspectos que much@s conocemos cuando nos hacemos padres y que se vuelven comunes a ambos progenitores. Pero quiero centrarme en aquellos problemas físicos que en algunas ocasiones nos provoca el parto y, en concreto, en aquellos que no conocemos por no haber recibido la información adecuada. Hablaré de mi caso, que puede ser el de cualquier otra mujer de este Mundo.

Desde los 4 años de edad he practicado diversos deportes y algunos muy intensos. Aún siendo alérgica, siempre he gozado de buena salud. Hasta que me quedé embarazada de mi primera hija. A los seis meses de gestación sufrí de dolor ciático hasta el parto. Descubrí en internet que podría estar relacionado con la expansión que sufre la cadera en su preparación al parto. Intenté aliviar el dolor nadando habitualmente y de forma moderada, como me aconsejaron, pero no sólo no mejoraba sino que empeoró. Entonces probé la gimnasia preparto pero ya era tarde. Por supuesto que los gastos originados de la natación y gimnasia preparto salieron de mi bolsillo, ya que en el sistema público no había ofertas de éste tipo.

Tras el parto de 14 horas (con todo lo que no quería: oxitocina, epidural y episiotomía) me quedé "dolorida, arrugada y deforme". Pensé que la cosa iba así. Que eso significaba ser madre. Al cabo de un par de años (en los cuales me miré en el espejo en contadas ocasiones) intenté recuperarme física y mentalmente y, gracias al deporte y a la buena alimentación, bajé de peso. Eliminé casi por completo el dolor ciático y puse en su sitio algunas "cosas". Pero no todas. Con el segundo embarazo (que fue fantástico), tuve que coger la baja laboral a los 4 meses de gestación por culpa del nervio ciático. No podía estar sentada más de media hora. Comencé a hacer gimnasia de mantenimiento y elíptica, 5 días a la semana, y gracias a ello el dolor era soportable. Tras el nacimiento de mi segunda hija (de 4 kilos y 100 gramos), usé la misma táctica de deporte más buenos hábitos de alimentación y bajé de peso, pero me notaba "rara": mis abdominales estaban (y están) separados de "la línea alba" (no se juntan) y se me escapa la orina. Tras consultarlo con la médico de cabecera y con la ginecóloga, la respuesta fue que me pagara yo las clases de fisioterapia genital que no cubre la seguridad social, que no había nada más que hacer por parte de la sanidad pública.

Tengo 38 años y dos hijas de 10 y 3 años. Cada vez que voy al gimnasio, me orino. Cuando estornudo, me orino. Si corro a coger el autobús, me orino. Si me río con ganas, me orino. Estoy harta de ir a hacer deporte en mallas con la compresa puesta. Harta de salir corriendo en medio de la clase de GAP porque me he meado encima y tengo que cambiarme de pantalón. Avergonzada y cansada de explicarle al profesor de ZUMBA que no puedo saltar porque me orino. ¿POR QUÉ TENEMOS QUE ASUMIR CIERTAS DOLENCIAS COMO INCONTINENCIA URINARIA Y/O FECAL, DISPAREUNIAS, PROLAPSOS GENITALES, DIÁSTASIS ABDOMINAL, DOLORES PÉLVICOS, ETC.? ¿ESA ES LA CALIDAD DE VIDA QUE NOS MERECEMOS DESPUÉS DE HACER EL MAYOR SACRIFICIO DEL MUNDO QUE ES EL DE SER MADRE? ¿NO TENEMOS DERECHO A UNA VIDA DIGNA?  En algunos países de Europa, la seguridad social cubre a las mujeres que han dado a luz una rehabilitación perineal y abdominal. En España siguen siendo gratuitos los tratamientos de fertilidad y el cambio de sexo con un gasto (según EL MUNDO) de unos 750.000 euros anuales. Esta última es una gran noticia que aplaudo, pero recordemos que hay casi 24 millones de mujeres en España de entre las que varios millones son y serán madres, y la mayoría de ellas sufrirán este tipo de dolencias. Y es muy probable que millones de esas mujeres madres no puedan abonar más de 50 euros por hora de fisioterapia genital.

Mis amigas y familiares que son madres y yo, nos sentimos abandonadas por este sistema de salud público.

EXIJAMOS QUE NOS CUIDEN, PORQUE NOS LO MERECEMOS Y PORQUE ES SU OBLIGACIÓN. LA SALUD NO ES UNA OPCIÓN. ES UN DERECHO.



Hoy: Isabel cuenta con tu ayuda

Isabel Fdz necesita tu ayuda con esta petición «Gobierno Vasco: Rehabilitación perineal y abdominal para las madres a cargo de la Seguridad Social». Únete a Isabel y 23 personas que ya han firmado.