Concretar orden de aprehensión de Mario Marín por el caso Lydia Cacho.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,000!


Cancún; Quintana Roo, 22 de julio 2019

El allanamiento y robo de material periodístico, propiedad de la periodista y defensora de Derechos Humanos, Lydia Cacho Ribeiro, cometidos en su propia casa, constituyen un acto organizado por los grupos más peligrosos que siguen gozando de impunidad y protección desde las más altas esferas del poder, esas que ella ha venido denunciando sistemáticamente desde el 2003, en Cancún, Quintana Roo.

Lo sucedido, que incluyó la matanza de las perras que la protegían y acompañaban, junto con el desmantelamiento de su equipo de seguridad, cámaras de video y alarmas, además de hurgar en sus objetos más personales e íntimos, envían un claro mensaje a ella y a todxs lx activistas y periodistas, por parte de estas mafias criminales que buscan acallar la voz de la sociedad y de la prensa.

Refrenda también el peligro que corren las y los periodistas y defensorxs de derechos humanos en este país en el que la justicia no se concreta, pues en este caso, pese a contar con órdenes de aprehensión, la autoridad no detiene a los implicados en delitos de lesa humanidad como la trata de personas.

Exigimos que la autoridad investigue, dé con los culpables de esta intimidante agresión, proteja a la periodista Lydia Cacho y dé garantías a las y los defensores de derechos humanos y periodistas en Quintana Roo y en México.

Ni una Menos de Quintana Roo se pronuncia enérgicamente contra esta amenaza a la periodista, a la Libertad de Expresión, y a la Justicia.

Pedimos su firma para exigir justicia inmediata, para cumplir con la orden de aprehensión de Mario Marín. Para que se vinculen a proceso a todos los involucrados en los casos de pederastia investigados por la periodista Lydia Cacho. Para que se investigue y se cumpla la ley en el caso de envenenamiento y asesinato de las perras de Lydia Cacho, así como la investigación exhaustiva del caso de allanamiento y robo en la casa de Lydia Cacho.