Petición cerrada

Puebla Grita Basta. No más violencia e inseguridad.

Esta petición ha conseguido 126 firmas


En lo que va del presente año el Estado de Puebla, ha perdido su tranquilidad. El incremento de la violencia y la inseguridad es constante, mientras cada día que pasa, los poblanos, tenemos que salir a la calle con el miedo y la incertidumbre de no ser víctimas de la descomposición social que está apresando a nuestra sociedad. La violencia en la entidad se ha diversificado, ya no sólo se ejecutan delitos menores sino que los niveles de la violencia han aumentado con acciones que transgreden la vida de las personas.

Puebla se ha ido transformando en un rehén del crimen, los homicidios, las violaciones, las balaceras y la reiterada violación institucional de derechos humanos la han apresado. Y mientras se respira el miedo, a esta problemática, se suma una preocupación más, ninguna Autoridad Estatal, entre ellos el gobernador, su secretario de seguridad pública o el Secretario General de Gobierno, han dado la cara o ejecutado medida alguna para frenar esta ola de violencia, por ello, ante estos hechos ADN-Puebla y “Los de Abajo” hacemos un llamado para QUE:

  • En primer lugar, se exija al Gobernador Antonio Gali Fayad y al secretario de seguridad pública de la entidad Jesús Morales Rodríguez, que asuman su responsabilidad como Ejecutivos del Estado, brinden seguridad y justicia a todos los ciudadanos poblanos con la implementación de un programa integral o una estrategia articulada que busque erradicar la violencia de la entidad desde la raíz y no con ocurrencias que reflejen su nula capacidad para gobernar con la implementación de políticas públicas que sólo simulen que se está trabajando para resolver el problema. ¿Para qué nos sirve un programa de perros policías en el transporte público? Si no eliminará el problema o es que acaso el Gobernador desconoce las condiciones y el contexto bajo el cual se trasladan miles y miles de personas al día.
  • En segundo lugar, no queremos salir a las calles con miedo, caminar con temor o estar con incertidumbre mientras nuestros hijos, padres o hermanos están fuera de casa, en donde incluso ya existe la desconfianza de permanecer. Necesitamos de condiciones viables para el desarrollo de la vida. Queremos vivir tranquilos, queremos que se nos regrese la paz que nos han estado arrebatando. Por ello, lo exhortamos para que su gobierno priorice la seguridad de las y los poblanos por encima de los compromisos y capricho políticos que pueda tener, y que no se vuelva un cómplice de la violencia con su silencio mientras los índices de criminalidad siguen aumentando. La violencia colectiva y la inseguridad en Puebla no son algo menor, no es una simulación, es una realidad que nos afecta a todos como sociedad pues daña nuestro tejido social.
  • En tercer lugar, si bien coincidimos en que el nuevo sistema penal en muchas ocasiones tiende a reiterar actos delictivos, sostenemos que el problema de violencia e inseguridad que se vive en la entidad obedece más a condiciones estructurales y de ineficiencia institucional, por ejemplo, es necesario aceptar que la extinción de los ministerios públicos en las juntas auxiliares fue un grave error, puesto que a partir de su desaparición los delitos en estos espacios se incrementaron y se limitó el derecho de acceso a la justicia; por otra parte, los arcos de seguridad son inoperantes, los cuerpos de policía son insuficientes y sin la capacitación correspondiente. Además la violencia también es el resultado de la falta de empleo, los salarios diminutos y la actual brecha socioeconómica entre los distintos sectores de la población que la estrategia en materia de desarrollo de la presente administración está lejos de subsanar.

Finalmente, sostenemos nuestro llamado para que Antonio Gali gobierne con seriedad y compromiso ya que nuestra seguridad no es un juego. Es indignante que no exista una preocupación de su parte por lo que está sucediendo, la violencia no se soluciona abanderando inauguraciones o fotografiándose en actos protocolarios. La “mano firme” que hace cuatro meses presumía no temblaría para hacer cumplir la ley hoy tiembla ante la inseguridad, mientras Puebla marcha para ser un rehén más de la violencia. Y por muy pequeño que sea su periodo de gobierno es su obligación ver por aquellos a quienes gobierna y si no tiene la capacidad suficiente que dimita porque los poblanos no necesitamos de simulaciones o de un gobierno improvisado, ¡Queremos resultados!

¡Democracia ya, patria para todos!



Hoy: Movimiento Puebla Grita Basta cuenta con tu ayuda

Movimiento Puebla Grita Basta necesita tu ayuda con esta petición «Gobierno del Estado de Puebla: Puebla Grita Basta. No más violencia e inseguridad.». Únete a Movimiento Puebla Grita Basta y 125 personas que ya han firmado.