Qué los cortes de calles y rutas sean impedidos en vez de custodiados por la policía

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 100!


"El derecho de cortar al derecho de transitar"
Transitar libremente por las calles es un derecho avalado por la Constitución Nacional, al igual que el derecho a manifestarse libremente. Pero cuando uno de los derechos vulnera al otro, se producen situaciones de conflicto muy tensas que pueden acarrear episodios peores. 

Lo que dice la Ley

 El derecho de transitar libremente por el territorio nacional se encuentra amparado constitucionalmente, de la misma manera que el derecho a manifestarse. ¿De qué manera se contraponen? El derecho a manifestarse libremente no ampara el restringir la circulación por las avenidas. El texto de la Constitución Nacional, en el art. 14, aclara que: Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber: () de peticionar a las autoridades; de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino; () de asociarse con fines útilesVemos que el derecho a manifestarse libremente está contemplado. Ahora bien, en ningún otro artículo se expresa que este derecho puede coartar al de transitar por cualquier camino permitido, ni mucho menos impedir el paso a los usuarios. 

¡Ya se aplicó legalmente!

 En mayo del 2010, la agrupación Barrios de Pie llevó a cabo un corte en la ruta nacional 22 a la altura de Cipoletti. Dos de los integrantes fueron condenados recientemente. En el fallo uno de los camaristas sostiene que "Es una falacia semejante aserto porque no sólo el derecho de reunirse y de peticionar a las autoridades no tiene fatal e inexorablemente, como asiento físico de su ejercicio, las calles y caminos de la República -lo que bastaría para desechar tan ramplona fórmula- sino porque la interrupción del flujo vehicular en una carretera, como ya quedó demostrado, no lesiona sólo el derecho a circular libremente sino todo un universo de derechos que exceden, y por mucho, el de quien se ve obligado a detener la marcha ante el piquete para no sufrir mayores perjuicios para su persona o sus bienes materiales o inmateriales". Quiere decir que por más que el derecho a manifestarse esté reconocido "y debe ser respetado" no significa que irremediablemente se deba cortar un camino para hacerlo valer.

De este modo se estarían vulnerando otros derechos además del de transitar libremente por todo el territorio nacional, y pondría en peligro la integridad física de quienes no quieran soportar la espera del corte. Más allá de consecuencias físicas, también podrían presentarse daños a los automóviles de quienes se vieran afectados por tal situación. Además del corte, se repartieron panfletos informativos y se quemaron cubiertas. Y atento a esto, en algunos puntos del país ya están vigentes leyes que lo prohíben expresamente, como es el caso de la provincia de Córdoba con la Ley 9624. En principio la ley se sancionó para que no se hagan quemas de neumáticos viejos que estén depositados en lugares no autorizados, aunque también hace lugar a la quema en cortes de caminos.

También se puede apreciar el caso de un sindicalista que cortó la ruta Panamericana en noviembre del 2010. En esta ocasión, la defensa de los acusados planteó que el corte fue parcial y por lo tanto no correspondería la figura del impedimento a circular. Cosa que fue desestimada por los camaristas, al afirmar que lo que se juzgó fue "el entorpecimiento de la normal circulación del tránsito y la quema de neumáticos en la vía pública".

Queda claro entonces que no hay excusas: así sea parcial o total, la manifestación en las vías de circulación no es lícita.

Por todo lo expresado solicito al gobierno de la provincia de Córdoba que arbitre los medios necesarios para que no se realicen cortes de calles o rutas en manifestaciones públicas, ya que atenta contra un derecho constitucional y así está demostrado, legislado e incluso juzgado en los casos citados.

¡Ayudame con tu firma!