Mejoremos las condiciones de nuestro personal sanitario

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


Vivimos un momento de crisis en el que el agradecimiento al trabajo que realiza el personal sanitario es unánime, todos los días miles de personas aplauden el esfuerzo de estos profesionales, el gobierno muestra públicamente su respeto y agradecimiento a estos profesionales, pero ninguna medida va encaminada a corregir la precaria situación laboral de muchos de ellos.

En una década la sanidad ha perdido una parte significativa de su equipo humano y, muchos de los que quedan, aquellos que hoy están anteponiendo el bien de los demás al suyo propio, encadenan contratos precarios de tres, seis meses... sin ninguna estabilidad laboral que les permita tener un proyecto de vida real.

Vivimos una realidad que entre todos hemos permitido y, que ahora está costando vidas. Nos han vendido una imagen de éxito y calidad frente a otros sistemas sanitarios que, si bien puede ser cierta, no por ello hace que sea mejor. Sin duda habrá países con un sistema sanitario peor, pero eso no debe reconfortarnos, ya no.

Nadie hoy pone en duda la necesidad de estos profesionales, de dotárles de recursos y de unas condiciones laborales dignas, que les permitan desarrollar su trabajo en España en lugar de verse obligados a irse fuera. Las cosas no se han hecho bien y, por desgracia, hemos tenido que afrontar la situación actual para que todos reconozcan la labor que desempeña el personal  sanitario y su valor para la sociedad.

Muchos colectivos aprovechan situaciónes de necesidad para exigir sus derechos, como tantas veces hemos visto. Mejorar sus condiciones, exigir contratos dignos, prohibir las contrataciones por uno, tres, seis meses... no solo beneficia al personal sanitario, contribuye a construir una mejor sanidad que nos beneficia a todos.

Es el momento de exigir, de que cada aplauso se convierta en una petición por dar a estos profesionales la dignidad que merece su trabajo, de mostrar nuestro respeto y agradecimiento por el impagable esfuerzo que están realizando dejando de lado sus parejas, sus familias, su vida por la nuestra.

Cualquier recurso que se solicite ya llega tarde, la falta de mascarillas, respiradores, inluso pijamas para pacientes por no hablar de camas, nos demuestra que las cosas no se han hecho correctamente.

Firma no solo para que se mejoren los recursos o se amplíen las plantillas, sino también para que los que hoy están entregados a ayudarnos vean sus contratos revisados, abandonen la temporalidad y sean recompensados con contratos fijos que les permitan construir su futuro como ahora están luchando ellos por el nuestro, porque entre todas las medidas pobremente anunciadas, ninguna va dirigida a reforzar y mejorar las condiciones de estos profesionales.

Empecemos por darles las gracias asegurándonos de que son debidamente contratados, otorguemosles el poder de intervenir y decidir sobre sus trabajos, sobre sus centros y hospitales, dejemos que sean los profesionales de la salud los que cuiden de nuestra salud, no gobiernos, empresas privadas o gestores. Hasta ahora muchos han estado atados de pies y manos a través de contratos temporales que limitaban sus derechos, nuestros derechos, que les impedían exigir mejores condiciones.

Con tu firma podemos cambiarlo, podemos aprovechar este momento tan terrible para sacar algo bueno de lo que todos salimos beneficiados.