Ley Nacional de Protección Animal basada en listas positivas para tenencia de animales

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!

Federación Española Protección Animal
Federación Española Protección Anim… ha firmado esta petición

La necesidad de crear un marco normativo que dote de criterios comunes a la hora de desarrollar las leyes autonómicas en materia de protección animal, hacen imprescindible que desde el Gobierno de España y el Congreso se impulse una Ley Marco de Protección Animal.

Desde la Federación Española de Protección Animal (FEPA) instamos a los poderes públicos a basar dicha ley en las denominadas LISTAS POSITIVAS.

Los compromisos adquiridos por España en el ámbito internacional y comunitario en materia de biodiversidad, en particular los derivados del Plan Estratégico del Convenio de Naciones Unidas sobre diversidad biológica para el período 2011-2020 (aprobado por la Partes Contratantes en octubre de 2010) y la Estrategia Europea sobre Biodiversidad (adoptada en mayo de 2011 por la Comisión Europea y respaldada por el Consejo de Ministros de Medio Ambiente en junio de 2011), así como en materia de protección de los animales de compañía, con la firma en 2015 del Convenio Europeo sobre protección de animales de compañía, hecho en Estrasburgo el 13 de noviembre de 1987, trasladan el mandato a las autoridades nacionales para conservar la biodiversidad, proteger a los animales de compañía y desalentar la utilización de especímenes de la fauna salvaje como animales de compañía respectivamente.

El actual marco normativo exige de un continuo desarrollo, control, revisión, y actualización, que no solo supone una ingente cantidad de recursos económicos y humanos, sino que se ha mostrado en muchos casos ineficaz para la consecución de los objetivos previstos, tanto en lo que supone la preservación de la biodiversidad y control de especies invasoras, como en lo tocante a garantizar los preceptos recogidos en el Convenio Europeo sobre protección de animales de compañía, en cuanto a garantizar que éstos tengan alojamiento, cuidados y atención acordes a sus necesidades etológicas, de conformidad con su especie y raza, su adaptación o no a la cautividad, y lucha contra el abandono.

Por todo ello, entendemos que es necesario un nuevo enfoque, más restricitivo, eficiente y eficaz, para la consecución de los fines anteriormente descritos.

Hay más de 200 millones de animales de compañía en Europa, incluidos mamíferos, aves, reptiles, peces y anfibios (Fuente: The European Pet Food Industry (FEDIAF) Facts & Figures 2016). El número de perros en la UE asciende actualmente a más de 68 millones; la cantidad de gatos supera los 74 millones. Los propietarios aprecian cada vez más a los animales pequeños: en la UE se cuidan 40 millones de aves ornamentales, 20 millones de mamíferos pequeños y más de 200 millones de peces ornamentales en 9,6 millones de acuarios. (Fuente: The European Pet Food Industry FEDIAF, junio 2017)

Sin embargo, muchas especies, especialmente animales exóticos, no son aptas para una vida en cautiverio. Esto puede ocasionar graves problemas de bienestar animal (las animales de compañía exóticas tienen necesidades complejas, que necesitan de atención especializada, dieta y vivienda adecuada a su naturaleza para satisfacer sus necesidades) y también pueden ser perjudiciales para la biodiversidad (especies exóticas invasoras), tener un impacto negativo en la salud pública y representar un peligro para la salud de otros animales. Por lo tanto, el aumento en el mantenimiento de animales exóticos puede generar altos costos en muchos sectores.

Una lista negativa contiene especies cuya tenencia está prohibida. Normalmente no es posible adquirir un permiso o autorización para tales especies, pero se pueden hacer excepciones para zoológicos e instituciones de investigación. Hay una serie de posibles inconvenientes asociados con este tipo de lista. Las especies no mencionadas se pueden conservar de forma predeterminada, incluidos los híbridos, las subespecies y las especies nuevas que se incorporen a la venta. De naturaleza reactiva, las listas negativas no emplean un enfoque precautorio. Las especies en el comercio cambian constantemente en función de las modas, por lo que una lista negativa necesita de actualizaciones periódicas y, por lo tanto, pueden quedar obsoletas rápidamente, lo que crea lagunas en el comercio de nuevas especies que pueden plantear riesgos graves de bienestar, salud, invasión y conservación. Una lista positiva es una lista de especies que pueden mantenerse como animales domésticos, con o sin el requisito de un permiso o autorización. Esta es una forma eficiente, clara y precautoria para reducir los riesgos causados por las especies exóticas y minimizar sus problemas de bienestar. Con base en los criterios científicos establecidos que consideran el bienestar, la salud y la seguridad, las amenazas ecológicas, la conservación de las especies y el conocimiento de sus necesidades, se puede establecer una lista de especies adecuadas para su tenencia. 

La Universidad de Wageningen (Holanda) desarrolló el método científico utilizado para construir la lista positiva, en la que las necesidades de comportamiento animal son una característica clave. La lista positiva favorece a las especies domesticadas como: perros, gatos, conejos, cobayas, ratas marrones, caballos, burros, cerdos, vacas y ovejas.

Desde la Federación Española de Protección Animal (FEPA) instamos al gobierno a establecer una normativa de tenencia de animales domésticos basada en el establecimiento de listas positivas, añadiendo a los criterios generales adoptados en Bélgica y Holanda, el requisito imprescindible para valorar la inclusión de una especie en el listado, el que los ejemplares de dicha especie puedan identificarse mediante microchip.

La identificación unívoca y trazabilidad de cada animal es cuestión indispensable no sólo para garantizar su protección sino también para poder dar correcto cumplimiento a las sanciones contempladas en las diversas legislaciones.

El objetivo es restringir el mantenimiento y prohibir la venta de animales de compañía, al tiempo que mejora el bienestar de los que permanecen como tales y luchar contra el abandono. Adicionalmente, el establecimiento de listas positivas evitaría la dispersión normativa existente en la actualidad en España y daría una protección uniforme a los animales en todo el territorio nacional, como elemento básico para la articulación de una Ley Marco de Protección Animal nacional. La evidencia muestra que la introducción de una lista positiva es la forma más eficiente de reducir los riesgos causados por las especies exóticas. Una lista positiva es concisa, de carácter precautorio, clara y fácil de actualizar y aplicar.