Justicia para las víctimas de las estafas de inversión online

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


El Área de Derecho Penal de Chavarri Abogados, el despacho Misletrados.com y el blog Brokeronline.es, lanzamos esta petición para que los diferentes organismos públicos competentes (Gobierno de España, Ministerio de Interior, Ministerio de Justicia, Ministerio de Asuntos Exteriores y CNMV) tomen conciencia del gravísimo daño que las estafas de inversión online están causando a los consumidores españoles y acuerden medidas de cara a la concienciación, prevención, investigación, enjuiciamiento y recuperación de los fondos.

 

- ¿Qué esta pasando con las estadas online? - 

La digitalización de la sociedad y de la economía ha traído consigo una nueva amenaza: el cibercrimen. A través de redes sociales (como Facebook e Instagram) y gracias a la publicidad en internet, las estafas online están entrando en todos los hogares.

El problema es de tal magnitud, que tan solo en 2019 se calcula que un 6% de la población europea ya ha sido víctima de un crimen online.

De igual modo, según las fuentes policiales europeas, se estima que el daño causado a los consumidores europeos en fraudes de empresas de servicios de inversión (los famosos “chiringuitos financieros”) supera los 200 millones de euros (€) mensuales.

En esta línea, sólo en 2019 la CNMV española publicó más de 650 marcas fraudulentas identificadas dedicándose a esta actividad.

 

- El problema es más grave de lo crees: las organizaciones criminales - 

Como consumidor, tú también corres el riesgo de perder los ahorros de toda una vida en este tipo de estafas y te preguntarás con razón ¿cómo es posible que haya tanto fraude online campando a sus anchas?

La realidad es que detrás de cada timo se esconden enormes organizaciones criminales que utilizan grandes círculos de blanqueo de capitales para lograr la impunidad de sus actividades.

Estas redes, debido a la inactividad de las autoridades, han conseguido montar estructuras globales que se aprovechan de la falta de medios para combatir el crimen internacional y de la incapacidad de la ley para actuar.

Para que te hagas una idea de la envergadura del problema, estos fraudes se extienden a agencias de márketing, abogados y asesores fiscales (que administran y construyen los entramados societarios), medios de comunicación, empresas tecnológicas y financieras, y especialmente de criptomonedas (por su opacidad, dificultan las investigaciones).

Para resumir la actividad de estos “chiringuitos financieros”: después de engatusarte con anuncios de personajes públicos en redes sociales, terminas confiando y registrándote en su plataforma fraudulenta, desencadenando así un ciclo fatal.

Los timadores buscan establecer un lazo de confianza prometiendo altas rentabilidades (éste es el gancho) para que deposites dinero. Ahora bien, en cuanto dejes de hacer ingresos o intentes recuperar lo invertido, las ganancias desaparecen de tu cuenta y los criminales cortan toda comunicación contigo.

 

- ¿Cómo combatir el cibercrimen y las estafas online? - 

Dado que el cibercrimen y el blanqueo de capitales superan fronteras, es necesario combatirlos desde dos frentes:

a)    Desde nuestro propio país mediante el establecimiento de medidas y cambios, tanto legales como de actuación policial.

b)    Erigiendo una colaboración internacional para actuar de forma conjunta, implementando medidas comunes entre jurisdicciones y cooperando de forma activa con los organismos internacionales.

 

Para conseguirlo, las autoridades deben implementar las siguientes medidas que son la base de esta petición:

 

1. Entendimiento: la enorme gravedad del problema y la importancia de luchar contra el cibercrimen

      i. Comprender y transmitir la gravedad de este tipo de fraudes es esencial para combatirlo, ya que solo así se tomarán las medidas necesarias para su lucha.

     ii. En particular, debe trabajarse en la compresión por las fuerzas policiales, pues en gran parte de los casos la denuncia de los hechos supone una frustración para las víctimas.

En numerosas ocasiones, cuando las víctimas de la estafa denuncian, la propia policía descarta este tipo de actividades como no criminales. En estos casos alegan que la víctima es la única responsable de elegir dónde invertir.

 

2. Prevención: educar mediante campañas de concienciación pública y adaptar las leyes sobre publicidad

      i. La prevención y educación es un elemento imprescindible para combatir este tipo de fraudes, ya que en la mayoría de los casos se basan en la confianza de los consumidores y en el desconocimiento que tienen del mercado financiero.

     ii. Realización de campañas de concienciación pública (como existen con otro tipo de actividades delictivas que causan un gran problema social: como las campañas contra los delitos contra la seguridad vial o las campañas contra el tráfico de drogas) en diferentes canales de comunicación masiva (televisión, radio, prensa escrita, etc.) para llamar la atención sobre este tipo de delitos.

    iii. A través de campañas de concienciación y educación financiera en las principales redes sociales como Facebook o Twitter.

   iv. Adaptar las leyes sobre publicidad y márketing para abordar el problema de las responsabilidades y medidas de control que deberían ejecutar las redes sociales y/o las empresas que alojan publicidad de este tipo de fraudes.

 

3. Investigación y enjuiciamiento: establecer protocolos y otros medios para investigar los delitos y coordinar el trabajo entre las mismas organizaciones nacionales e internacionales

      i. Dadas las características de estos delitos, se reciben denuncias aisladas e individuales de las víctimas en diferentes comisarías, dependencias o juzgados, tramitándose éstas en muchas ocasiones por separado.

Ello supone una duplicidad de investigaciones y una pérdida de medios. Deben establecerse protocolos de intercambio de información fluida entre las diferentes fuerzas y cuerpos de seguridad del estado para tratar de forma conjunta la investigación de estos delitos.

     ii. Creación de una base de datos conjunta de todos los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado para la investigación de este tipo de organizaciones.

    iii. Establecimiento de protocolos en los Órganos Judiciales de cara a una ágil investigación de estos delitos y evitar la duplicidad de investigaciones abiertas del mismo tema por diferentes órganos judiciales con la consiguiente pérdida de tiempo y medios.

   iv. Elaboración de protocolos de actuación en los Órganos Judiciales de cara a establecer con claridad la competencia para la investigación de estos fraudes, de cara a evitar los retrasos que se producen por cuestiones de competencia o negativas de órganos judiciales para tramitar estas causas.

     v. Cooperación y coordinación entre las autoridades nacionales de los diferentes países. Creación de un organismo independiente y descentralizado dentro de la Unión Europea para el fraude cibernético, con competencias para investigar y procesar y en su caso, juzgar delitos trasnacionales cometidos contra los consumidores europeos.

 

4. Recuperación de fondos: coordinación internacional para incautar los activos y sancionar a las empresas cooperantes

      i. Coordinación y mejora de los mecanismos de cooperación internacional para la incautación y congelación de activos en el entorno trasnacional.

Por ello, se debe facilitar y simplificar la confiscación de los bienes delictivos y la ejecución automática de las resoluciones de los órganos judiciales en los diferentes estados de la Unión Europea.

     ii. Establecer y sancionar a las responsabilidades de las empresas prestadoras de servicios que trabajan o son contratadas por estas organizaciones criminales (como los procesadores de pago, las agencias de marketing, etc) y que facilitan las actividades ilegales de estas.

    iii. Establecer responsabilidades y sancionar a las grandes entidades financieras que no respetan los protocolos AML y KYK dispuestos por las Directivas Europeas.