Decision Maker Response

Andrés Herzog’s response

Nov 10, 2015 — Hola,

En el pasado UPYD ha exigido ayudas para los celíacos y campañas de concienciación sobre la enfermedad. Consideramos indispensable establecer puntos de unión entre las diversas administraciones (nacionales y autonómicas) de Educación y Sanidad que permitan llevar a cabo campañas de concienciación e información sobre la enfermedad.

Dado el elevado número de celíacos en nuestro país, desde UPYD consideramos que deben establecerse menús sin gluten en las universidades y centros escolares, algo que ahora no es obligatorio y que en pocos centros educativos se lleva a cabo.

Con ello, se estaría dando respuesta a todos los niños celíacos desde el nacimiento y se favorecería la conciliación laboral y familiar de sus padres, que hasta la fecha no pueden dejar a sus hijos a comer en el comedor escolar.

Esta medida debería hacerse extensible a los puntos dispensadores de comida en los edificios públicos, donde se establezca la obligatoriedad de ofrecer productos aptos para celíacos señalizados como tal.

Por otra parte en UPYD pensamos que deberían llevarse a cabo cursos y programas formativos para que los establecimientos hosteleros implanten en su carta menús aptos para celíacos lo que redundaría, además, de forma positiva en la imagen de España como una tierra acogedora con el turista con necesidades específicas en alimentación.

En Navarra, Comunidad Valenciana o Extremadura existen ya ayudas a las familias con celíacos entre sus miembros. Eso supone una discriminación respecto a los ciudadanos de otras CCAA. Desde UPYD pensamos que no pueden haber diferencias de este tipo que generen pacientes de primera y pacientes de segunda dependiendo del territorio en el que se vive, por eso en nuestro programa electoral pedimos un catálogo similar de servicios en todas las CCAA (y que la Sanidad pase a ser competencia del Estado para acabar con las desigualdades). Es llamativo que por cada integrante celíaco en una unidad familiar, el precio medio de la lista de la compra se incrementa en más de 1.500 euros anuales.

El elevado precio de los productos sin gluten, que en algunos casos multiplica por 400 su valor respecto a su homólogo cotidiano, hace inviable para muchas familias la adquisición de estos productos.

Casi a diario se diagnostica la enfermedad a algún español y, sin embargo, desde la Administración no se les ofrece ni una simple guía sobre ella, los alimentos que pueden ingerir o dónde comprarlos, con lo que finalmente este tipo de medidas recaen en asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro y financiadas, en gran medida, por los propios enfermos.

Así pues, desde UPYD vamos a seguir trabajando en la próxima legislatura por una regulación que solvente los problemas a los que se enfrentan miles de enfermos celíacos y sus familias.

Un saludo