Defensa del agua

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!

Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas

El Trasvase Tajo-Segura permite abastecer en el Levante a 2'5 millones de personas, riega más de 55 millones de árboles frutales, da empleo directo a 105.000 personas y a 250.000 de forma indirecta y aporta más de 3.000 millones de euros al PIB nacional.
 
Ahora, Pedro Sánchez y el Partido Socialista quieren cerrar el Trasvase Tajo-Segura, una infraestructura que durante 42 años ha generado riqueza y empleo en la Región de Murcia y el Levante español. Esta decisión injusta, insolidaria y partidista, que va en contra de las recomendaciones técnicas, tendrá unas gravísimas consecuencias para todos.
 
Para ello, el Gobierno de Sánchez quiere cambiar las reglas de explotación del Trasvase y recortar los envíos de agua en más de 95 hectómetros cúbicos  cada año. Esta situación provocará un incremento del 30% de la factura del agua para todos los hogares, empresas o industrias que consumen agua diariamente.
 
Pero mayor aún será el aumento del coste que los agricultores tendrán que soportar, ya que el precio del agua para ellos se aumentará hasta un 48%, lo que repercutirá también en el bolsillo de los consumidores que verán encarecido el precio de las frutas y verduras.
 
Además, el cierre del Trasvase tendrá graves consecuencias medioambientales para la Región de Murcia ya que los cultivos actúan como barrera contra el avance del desierto.

Con mi FIRMA apoyo la solicitud dirigida al Presidente del Gobierno de España para que NO se modifiquen las reglas de explotación del Trasvase Tajo-Segura, lo que supondría el recorte del agua que abastece a la Región de Murcia y que, unidas al resto de modificaciones previstas por el Ministerio, supondría una importante subida del precio de la misma, tanto en los hogares como en el agua de riego.

Asimismo apoyo la solicitud al Gobierno de España para que aborde cuanto antes la elaboración de un Plan Hidrológico Nacional que contemple principios de solidaridad y equilibrio, y que ponga solución a la situación hidrológica que padece la España seca.