LEY CELIACA EN CHILE

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,500!


Aproximadamente el 1% de la población chilena padece de la condición celiaca, intolerancia o alergia al Gluten, una proteína que se encuentra presente en el trigo, la cebada y el centeno.

El consumo de gluten causa revestimientos en el intestino delgado, provocando daño en las vellosidades intestinales e impidiendo la correcta absorción de nutrientes y como consecuencia presenta una gran cantidad de problemas en la salud, como por ejemplo: Cáncer intestinal, linfoma intestinal, intolerancia a la lactosa, enfermedad tiroidea, diabetes tipo I, entre otras cosas.

En Chile la cantidad de productos sin gluten es muy escaso y poco variables, los que hay cuentan con un elevado precio y la gran mayoría de las veces es inalcanzable para los consumidores. Además, los que se encuentran en supermercados, hay ocasiones en que estos productos se encuentran mezclados con los que sí contienen gluten, causando contaminación cruzada.

Por otra parte la falta de especialistas que se da en regiones como nutricionistas, gastroenterologos, reumatologos, dermatologos e inmunologos enfocados en el tema afecta seriamente la calidad de vida y economía de quienes padecen esta condición, ya que no es raro encontrarse con médicos en clínicas, hospitales o cesfam que no tienen conocimientos y por lo tanto, no saben cómo tratar o qué recetar a una persona con crisis.

Los celíacos necesitamos una Ley que nos garantice atención médica adecuada, acceso a medicamentos, productos de aseo personal, bebidas y alimentos, etc. libres de este alergeno a precios accesibles y en stock y variedades convenientes.

También queremos que empresas dedicadas a la producción de alimentos y otros, en sus etiquetados presenten claramente si el producto contiene o no gluten o cualquier otro alergeno para en un futuro evitar el contenido de este en productos que no deberían contenerlo, como por ejemplo la leche líquida, mermeladas, frutas y verduras congeladas, carnes, bebidas, vinos, pasta de dientes, labiales, shampoo e incluso productos escolares (plasticina, lápices, goma, etc)