Petición cerrada
Dirigida a Gobierno de Chile, al Legislador (Congreso de Chile) y partidos políticos de Chile

POR UNA LEY DE PROTECCIÓN INTEGRAL DE LA INFANCIA Y UN IMPULSO AL DESARROLLO HUMANO

La situación acontecida en el Sename junto a las altas estadísticas de violencia infantil y otras formas de violencia invisibilizadas que afectan directamente el desarrollo de los niños de nuestro país, nos invitan hoy desde HUMANIZATE a levantar esta bandera en defensa de aquellos que hoy por hoy, no están siendo considerados ni respetados como sujetos de derecho: NUESTROS NIÑOS, ya que comprendemos que esta situación representa una manifestación extrema de la vulnerabilidad en la que se encuentran los niños de Chile .Consideramos que estamos enfrentando de un modo muy violento y deshumanizado temáticas tan sensibles como lo es la infancia y el desarrollo humano en igualdad de condiciones.

 Las premisas o corrientes del mundo actual, nos arrojan a la desconexión con la infancia interior, tanto así que en lo que nos centramos hoy es, por ejemplo, en un número: ¿Cuantos niños han muerto?.  Como movimiento civil entendemos que el valor de la vida es uno, sean mil o sean 100, basta con que exista un solo niño que no esté amparado y sus derechos se vean vulnerados para que nosotros levantemos la voz.

 Consideramos que las políticas en infancia están siendo pensadas desde modelos que se alejan justamente de las necesidades de un niño y de aquellos aspectos que fomentar el desarrollo humano desde las bases, y es que al hablar de las necesidades se producen contradicciones con el funcionamiento del mundo supuestamente desarrollado. Y¿qué es lo que necesitan nuestros niños?.

 La infancia, ese proceso subjetivo que nos hace ser humano, está íntimamente conectado con el otro: se necesita estar en sintonía con un otro para poder crecer.  Somos sujetos en relación y si seguimos viviendo así , sin tiempo, corriendo , desconectados nuestras posibilidades desde el punto de vista evolutivo se ven cada día más disminuidas, mermadas, seguimos construyendo una sociedad desde las faltas, afectando el pilar principal de nuestra sociedad: LO HUMANO.  

Necesitamos un país  que este en sintonía con sus niños, esto es el garante y  lo que posibilita el desarrollo , la sobrevivencia, la evolución he incluso el desarrollo de la capacidad de salir adelante ante situaciones difíciles en un mundo que cada día nos invita a vivir con menos certezas y un currículo educacional ausente de espacios dedicados al desarrollo del ser , el autoconocimiento y el desarrollo de herramientas internas que nos permitan enfrentar ese mundo.

No podemos olvidar que cuando un niño nace necesita de quién lo cuide, de quien lo acune, lo alimente, lo arrope, le hable y lo quiera. En ese proceso relacional se funda la capacidad del niño para crecer, para sentirse seguro y en confianza porque ha podido internalizar una “buena relación”. En este sentido , si pensamos en las características del entorno actual, y en específico en las actuales jornadas laborales ese aspecto se hace muy difícil ya que un factor básico para que esta relación se de en un inicio es estar presentes, disponibles  y hoy apenas tenemos tiempo, muchas preocupaciones, largas jornadas laborales, entre otros aspectos que impactan a su vez en el bienestar emocional del cuidador. ¿Si no estamos bien emocionalmente , tranquilos , de qué forma nos vamos a relacionar?.  

Junto a ello,  en nuestro país existe otro aspecto que tampoco se está considerando y que hoy estas vidas perdidas vuelven a recordárnoslo: ¿Por qué llegaron estos niños ahí?, la desigualdad social de nuestro país y los bajos salarios también es otro factor que  impacta de forma directa , cuando pensamos en el acceso a igualdad de oportunidades y el efecto que esto tienen en el desarrollo de nuestros niños con padres que se ven en la necesidad de pluriemplearse y en muchos casos desconectados porque antes que amar corren para intentar sobrevivir.

 Superviviencia pero también sobre-vivencia porque en muchos casos nos han hecho creer que esta bien que dejemos las necesidades de los niños de lado porque estamos trabajando por su futuro y así poder darles lo mejor. Desde ese supuesto comienzan la mayoría de los descuidos con la falsa ilusión de estar haciendo lo mejor para cuando sean grandes, pero los niños ya "son" desde el día que nacen, incluso antes. Nos preocupamos del futuro cuando eso se cimienta justamente en el presente.

Queremos un país donde se promueva ser ciudadanos sintonizados con las necesidades de la infancia, tenemos que hacernos cargo de lo que está pasando y por sobre todo tenemos que tener la confianza en que podemos hacerlo. Construyamos una sociedad donde se ampare a TODOS los niños, donde puedan sentir explorar, pensar y jugar como niños. TODOS los niños tienen derecho a vivir su vida desde un espacio genuino y afectivo que permita desarrollar todas sus capacidades, donde ellos puedan ser también sujetos en relación y no un número porque es finalmente el afecto lo que nos queda y lo que nos construye en nuestra vida.

 Un cambio de paradigma de este tipo nos invita a ir a las bases y a tener una visión más integral de los cambios que debemos impulsar y considerar a nivel político,  cuando comprendemos que las bases de una sociedad donde el respeto a lo humano se haga presente se encuentran en la infancia, y la responsabilidad de que eso ocurra es compartida. No en vano Barudy afirma que “en el caso del bienestar infanto-juvenil, el mismo es el resultado de un proceso, que es más que la suma de los aportes y las responsabilidades individuales de los padres y de los miembros de una familia. El bienestar infantil es también y sobre todo la consecuencia de los esfuerzos y recursos coordinados, que una comunidad pone al servicio del desarrollo integral de todos sus niños y niñas… también son el resultado de los recursos que una comunidad pone a su servicio para garantizar la satisfacción de las necesidades infantiles y el respeto de sus derechos así como promover, apoyar y rehabilitar las funciones parentales”.

 Como ciudadanos de Chile y como profesionales, amparados en el ARTÍCULO 1 de nuestra constitución , y en la Declaración internacional de los Derechos Humanos, exigimos justicia y junto a ello , considerando los aspectos comentados anteriormente un actuar proactivo, convergente y representativo por parte de nuestros representantes en aquellos aspectos vinculados a la infancia y al desarrollo humano , considerando de  extrema urgencia la creación de:

 1)     LEY DE PROTECCIÓN DE LA INFANCIA Y EL RESPETO A LOS NIÑOS COMO CIUDADANOS DE DERECHO. Si entendemos que el Desarrollo humano depende de toda la sociedad , esta petición implica definir una ley que promueva la consideración de todos aquellos actores sociales que impactan en la posibilidad de desarrollo del ser humano, el respeto a la vida y el establecimiento de bases afectivas relacionales sanas. No podemos olvidar que desde un nivel genético, bioquímico y neuronal, el desarrollo humano se despliega en profunda articulación con lo interpersonal, vincular y socioafectivo, hasta lo cultural y colectivo (McCartney & Phillips, 2006; Shonkoff & Phillips, 2000).

 

2)      Respecto al SENAME: 1) Separación entre niños vulnerados en sus derechos y niños infractores de ley. 2) Creación de instituciones especializadas para niños/as con trastornos psiquiátricos, ya que el trabajo terapéutico, a realizar con ellos puede tener focos diferentes y requerir recursos diferentes, si hablamos de enfoques de rehabilitación, recursos internos y posibilidad de inclusión en nuestra sociedad. 3) Mejoramiento de las instalaciones en términos de espacio como de recursos, porque actualmente están todos juntos, sin diferenciar el espacio donde están ni los profesionales que los atienden. Los espacios no aseguran un entorno físico cálido y  mínimamente dignos, y existe falta de recursos  5)  Asegurar un proceso de selección de profesionales acordes al perfil que se requiere así como su desarrollo y formación. En este sentido, los cargos, especialmente de jefaturas NO deben ser elegidos por cuotas políticas sino por concurso, por alta dirección pública y según criterios profesionales y experiencia.  6) Realización de fiscalizaciones periódicas  y informes de transparencia por parte de instituciones tanto del ámbito civil vinculada a la infancia como político 7) Fomentar un trabajo co-colaborativo con instituciones de nuestra sociedad  que permitan generar  redes con instituciones o empresas que puedan darles una oportunidad educacional y/o laboral que posibilite la reinserción. 8) Aumentar la dotación de profesionales y voluntarios por niño, junto a una mayor inversión en recursos económicos por niño. 

3)     Creación de un fondo de apoyo para el desarrollo de la infancia en Chile cubriendo necesidades básicas, salud y educación en sectores vulnerables y especialmente con aquellos niños vulnerados. Medida que consideramos de prevención ante la desigualdad que vive nuestro país.

 4)     Promulgación de la Ley de Garantías de los Derechos de la Infancia

5)     Creación de la figura del Defensor de la Infancia, una institución autónoma e independiente orientada hacia la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

 6)     Revisión de actuales jornadas laborales en reforma laboral como así también revisión del salario mínimo interprofesional : Actualmente Chile es uno de los países de la OCDE que más horas trabaja y menos produce, conllevando esto a su vez un deterioro en la salud de los padres que trabajan debido a las largas jornadas que deben soportar a cambio de bajos sueldos que difícilmente les permiten cubrir el coste de vida actual y estar a su vez presentes. Junto a ello tenemos que considerar que las altas tasas de estrés presentes en nuestra población impactan como se ha comprobado a nivel epigenetico por tanto estaríamos hablando de que la forma de vida actual está implicando graves efectos a nivel de la evolución de nuestra especie.

 7)   Ley de protección a la maternidad y paternidad: Considerando el descenso de la tasa de natalidad y el envejecimiento de la población en nuestro país.

 Firma: Psi. Guila Adriana Sosman Contreras , Psic. Alejandra Gonzalez Muniz , Psi. Mireya Sepulveda Maggiolo  - Integrantes del Equipo Central Movimiento Civil Humanízate

 Con mi firma apoyo esta petición y me adhiero a la misma exigiendo al Gobierno de Chile su consideración para la elaboración de nuevos proyectos de ley que potencien el desarrollo humano en Chile.

 

 

Esta petición fue entregada a:
  • Gobierno de Chile, al Legislador (Congreso de Chile) y partidos políticos de Chile


    Humanizate Insighthumanvisionproject ha iniciado esta petición con solamente una firma y ahora la petición ha conseguido 207 personas que la apoyan. Inicia una petición tu mismo para crear los cambios que quieres ver.




    Hoy: Humanizate cuenta con tu ayuda

    Humanizate Insighthumanvisionproject necesita tu ayuda con esta petición «Gobierno de Chile, al Legislador (Congreso de Chile) y partidos políticos de Chile : POR UNA LEY DE PROTECCIÓN INTEGRAL DE LA INFANCIA Y UN IMPULSO AL DESARROLLO HUMANO». Únete a Humanizate y 206 personas que ya han firmado.