Que Gisel cambie los colores del Jira