Revocar la rebaja unilateral del Gobierno de Chile del presupuesto para Bomberos

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 7,500!


En Chile el Cuerpo de Bomberos es una institución histórica basada sólo en la participación de voluntarios que no perciben ninguna retribución, a pesar de prestar un servicio de protección social del que debería ser responsable directo el Estado.

Es más, además del tiempo y dedicación que entregan estos voluntarios, en muchos casos les cuesta dinero ser bomberos ya que pagan una cuota y en ocasiones deben hacer frente por sus propios medios a la compra de sus equipos personales de protección.

Este voluntariado tiene su origen en la propia creación del Cuerpo, en Valparaiso, en 1851 y se ha mantenido hasta hoy. Permite disponer de una dotación muy importante de bomberos voluntarios. 

En la actualidad hay más de 300 Compañías de Bomberos en Chile, con unos 45 mil voluntarios, de los que 6 mil son mujeres. Ninguno cobra nada.

No hay otro servicio de Bomberos, ni local ni a nivel nacional en el país. Ni el Estado ni ninguna otra institución pública tiene a su cargo servicios de emergencia en rescate, accidentes, desastres naturales ni incendios, típicos de bomberos.

El hecho de ser voluntarios no significa que este servicio sea prestado sin profesionalidad, todo lo contrario. Los bomberos postulan para acceder a su ingreso y una vez aprobada su incorporación deben realizar cursos de capacitación para el servicio activo.

Una vez incorporados como bomberos, deberán mantener constantemente su entrenamiento y formación en rescate, fuego, materiales peligrosos, desastres naturales..etc. Para ello el Cuerpo de Bomberos dispone de una Fundación de Capacitación y una Academia Nacional de Bomberos y es obligatoria la capacitación permanente y el entrenamiento de todos sus voluntarios.

Para financiar esta actividad y las estructuras de cuarteles, carros bomba y equipamiento, los bomberos disponen de aportaciones públicas del Estado y Municipios, pero al ser insuficientes, deben recurrir a ayudas privadas, a la aportación de personas que se hacen socias del Cuerpo de Bomberos, e incluso a sorteos, rifas y recaudación solidaria de los ciudadanos.

Los bomberos se han significado por su dedicación en primera línea en cualquier caso de necesidad y hoy en día es la institución mejor evaluada por la población en Chile: institución con mejor evaluación (Activa Research); institución que genera mayor confianza (Universidad de Chile); entidad mejor evaluada ante catástrofes (Adimark); institución con mayor aprobación de su trabajo (Cadem)..., muy por encima de otras instituciones tanto públicas como privadas.

El Estado de Chile aporta a travès del Ministerio de Hacienda anualmente unos 57 millones de USD al Cuerpo de Bomberos, cifra claramente menor para un servicio de estas características y de lo que le costaría sin la estructura de voluntariado comentado. Sin embargo, acaban de anunciar unilateralmente que quieren reducir este año el presupuesto en casi un 8%, aportando unos 4.5 millones de dólares menos. 

Solicitamos que no se rebaje en nada el presupuesto de Bomberos de Chile; en caso de ser necesaria una reducción del gasto público, se opte por iniciarlo con otras instituciones de mayor gasto y menor labor y prestigio social.

Adicionalmente que se establezca un equipo de trabajo entre el Ministerio de Hacienda y el Cuerpo de Bomberos para analizar las necesidades de bomberos para realizar su labor y la necesaria aportación pública de deberia realizarse para cumplir con ello.