Libertad para escoger el modelo lingüístico en las escuelas de Cataluña

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


En todos los paises bilingües los padres eligen la lengua de enseñanza. Queremos escoger la lengua en que los poderes públicos que pagamos todos enseñen a nuestros hijos. El modelo de inmersión lingüística que se aplica en Cataluña vulnera el Derecho internacional. El derecho a la educación en lengua materna fue articulado internacionalmente como derecho de la infancia y la adolescencia hace más de medio siglo. El primer documento fue aprobado por la Unesco en 1953. También se especifica este derecho en la Convención sobre los derechos del Niño, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1989 y ratificada por todos los países miembros.

En el resto de países de Europa se aplica dos modelos: uno  es  el de la doble red escolar en la que se escoge la lengua en la que se quiere educar a los hijos de entre las lenguas oficiales de su territorio o el segundo modelo la educación multilingüe, que puede ser bilingüe o trilingüe, impartiendo la educación en las tres lenguas del país.

Según los últimos estudios PISA los estudiantes castellanohablantes sacaron peores notas que los catalanohablantes al no poder estudiar en su lengua materna. Un ejemplo un 20,3% de los alumnos castellanohablantes no consiguieron superar el nivel mínimo de PISA 2015 en matemáticas, más del doble que el 10,1% de catalanohablantes.

Lo perverso de la inmersión va mucho más allá, pues impide igualmente que muchos niños y niñas de familias catalanoparlantes puedan aprender, desde su primera infancia, el castellano, una de las dos lenguas oficiales de Cataluña, y la de más de 600 millones de personas en todo el mundo. Los niños no tienen ninguna dificultad para aprender dos lenguas a la vez. Y las excusas que se ponen para que no sea así, no obedecen  a la defensa del catalán que resistió valientemente, sin tantos salvadores institucionales, a la larga noche del franquismo, sino que obedecen a otro objetivo inconfesable: erradicar el castellano de la vida pública en Cataluña, puesto que eliminarlo de la vida institucional ya lo han hecho. Su aspiración es convertir esta tierra, que ha gozado de la riqueza de ser bilingüe desde hace siglos, en una Cataluña monolingüe. 

Por todo ello pedimos que los padres podamos escoger el modelo lingüístico en qué queremos que eduquen a nuestros hijos: que sea realmente bilingüe o trilingüe para que estén preparados y tengan el mismo nivel que el resto de comunidades autónomas y así darles un futuro mejor.



Hoy: Grupo de padres y madres de Cataluña cuenta con tu ayuda

Grupo de padres y madres de Cataluña necesita tu ayuda con esta petición «g: Libertad de idioma en la enseñanza en las escuelas de Cataluña». Únete a Grupo de padres y madres de Cataluña y 791 personas que ya han firmado.