Frente a la sacralización del eslogan y del practicismo utilitarista tipo test: otra EBAU

Frente a la sacralización del eslogan y del practicismo utilitarista tipo test: otra EBAU

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!
Con 100 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas

Las noticias conocidas acerca de la nueva prueba de EBAU (borrador) para los contenidos lingüísticos y literarios no pueden ser más preocupantes. Es por ello que, desde la Asociación de Profesores de Español Francisco de Quevedo, no tenemos ninguna duda sobre la necesidad de que los profesores de Lengua y Literatura de todos los niveles educativos, en primer lugar, pero también la sociedad -en su conjunto-, han de movilizarse decididamente para evitar que esta prueba pueda caer en el ensalzamiento del eslogan, la falta de reflexión y la ausencia de espíritu crítico. Nada tenemos que objetar sobre el intento de poner el acento en que el alumnado interiorice los conocimientos, sepa aplicarlos para resolver problemas, y consiga herramientas que les permitan seguir aprendiendo durante toda la vida. Sin embargo, pensamos que este extremo no supone en ningún caso el que la competencia lingüística pueda medirse mediante pruebas tipo test, potenciadoras de globalizar las posibilidades lingüísticas de cada individuo y de constreñir la expresión libre y fluida del discurso. Porque, precisamente, lo competencial dinamiza lo significativo, lo contextual y, por tanto, la técnica del comentario de textos (revisable, pero imprescindible) debería reforzarse como medio para apelar a una mayor profundización comprensiva de los textos, para reivindicar un lector creativo, crítico y libre; sobre todo, en una enseñanza-aprendizaje que se pretende relacional, contrastiva y propia, intransferible. Reducir los contenidos de lengua y literatura a una supuesta prueba de madurez mensurable mediante preguntas tipo test constituiría un paso más en la simplificación cultural, en el descrédito del conocimiento y en la sociedad de la cáscara, pendiente exclusivamente de lo meramente apariencial y utilitario, en la que lo humano queda permanentemente desahuciado. Una prueba de madurez, además de un ensayo elaborado en las condiciones oportunas (la escritura como proceso y transformación del conocimiento, y no como producto ni mera emulación de contenidos), requiere del comentario de textos como lectura crítica y rigurosa, de la integración de los contenidos gramaticales en la competencia comunicativa desde perspectivas reflexivas, indagatorias y creativas, además de la aproximación a la literatura desde la sensibilidad y el rigor creativo lector que potencie el placer lector (una sociedad que no lee es una sociedad deshumanizada; del mismo modo que una sociedad que tiene acceso a una gran cantidad de información indiferenciada, acrítica, es una sociedad más manipulable). Eliminar los discursos supone erradicar la reflexión necesaria para una formación holística de ciudadanos críticos que han de incorporarse activamente a las sociedades democráticas actuales. Solicitamos, pues, que se descarte cualquier prueba objetiva que reduzca los contenidos discursivos e integradores de Lengua y Literatura a una prueba tipo test, mecanicista, utilitaria y ajena al discurso como capacidad reflexiva que promueve la libertad de pensamiento. Del mismo modo que se hace imprescindible reforzar, no minimizar, la presencia en el debate y la toma de decisiones a la Comunidad Educativa especializada en las enseñanzas del Bachillerato y abrirse realmente, como al parecer se ha afirmado desde el ministerio, a “todas las aportaciones”. 

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!
Con 100 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas