Yaneretzi y Fernando necesitan una enfermera durante el horario escolar.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 2,500!


Yaneretzi y Fernando son niños que viven con diabetes tipo 1... Yaneretzi tiene 7 años y Fernando 5 años, los dos van a escuelas que pertenecen al distrito escolar Franklin-McKinley.

Con esta condición médica crónica los pacientes deben de administrarse insulina varías veces al día, ya que su cuerpo no es capaz de producirla. La insulina es una hormona que ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre y como su páncreas no la produce, ellos debe administrarse insulina diariamente por medio de inyecciones para vivir saludables.

Yaneretzi comenzó el segundo grado en este ciclo escolar, mientras que Fernando comenzó en Kindergarten, los dos son niños pequeños que no tienen la capacidad ni la edad de cuidarse a sí mismos en caso de que se les presente una baja severa de azúcar en la sangre. El distrito escolar tenía el conocimiento de que Yaneretzi estaría en la misma escuela este nuevo ciclo escolar, y a su vez la mamá de Fernando ya le había notificado a la escuela de que su hijo comenzaría Kinder en el presente ciclo escolar. Fernando recién fue diagnosticado con diabetes tipo 1 en Marzo de este año, y todo este tema es nuevo para él. 

Franklin-McKinley School District es el encargado de proveerles dicha atención, pero NO están respetando ni haciendo valer los derechos de Yaneretzi y Fernando, al no preparase para tener a una persona capacitada que les brindará el cuidado que los dos necesitan desde el primer día de clases. (Agosto/19/2019) ciclo escolar 2019-2020.

Quiero pensar que el distrito escolar Franklin-McKinley no sabe exactamente lo peligroso que puede llegar a ser, el que Yaneretzi y Fernando no tengan supervisión mientras permanecen en la escuela.

El uso de insulina combinado con actividad física puede poner en riesgo la vida de una persona que vive con diabetes tipo 1, si no se supervisa o se monitorea, especialmente con los niños ya que ellos por estar jugando pueden no prestar atención a los diferentes síntomas que pueden llegar a tener si su glucosa baja repentinamente. En algunos casos los pacientes pueden perder el conocimiento, presentar convulsiones e incluso perder la vida.

Por eso pedimos que nuestra voz sea escuchada y así mismo respeten y hagan valer los derechos de dos niños que viven con una condición que debe de ser atendida en las escuelas, como lo menciona el artículo 504 de la ley de rehabilitación (Section 504 of The Rehabilitation Act) la ley de Educación para Personas con Discapacidades (Individuals with Disabilities Education Act, IDEA).

Olga Estrada y Ana Ramírez (Mamás de ambos)