Lidera La Vida: NO MÁS ASESINATOS, AGRESIONES Y AMENAZAS A LÍDERES SOCIALES. PROTECCIÓN YA

0 have signed. Let’s get to 25,000!


Más de 350 líderes y lideresas sociales han sido asesinados desde la firma del Acuerdo de paz en diciembre de 2016. En 2018 se han producido más de 150 desplazamientos forzados múltiples y colectivos y en muchos lugares del territorio nacional se han producido amenazas de muerte. Hasta el 31 de octubre, la cifra de asesinatos de líderes sociales era de 140 y las agresiones superaron la 320.

El campesinado, los pueblos indígenas y afrodescendientes han llevado una de las peores partes:  más de 45 líderes indígenas han sido asesinados durante los primeros meses del gobierno del Presidente Iván Duque.

El asesinato del liderazgo social es el golpe más profundo a la posibilidad de contar con una sociedad democrática y en paz. En el 92 por ciento de los casos, tras el asesinato de un líder social, las organizaciones que representaba detienen sus actividades.

Las causas que defienden los líderes sociales están vinculadas a los derechos colectivos, comunitarios, a los derechos humanos. Los líderes y las lideresas sociales son el pilar fundamental de una sociedad democrática, de la construcción de tejido social, de la participación, la veeduría y la defensa del interés público.

La lista interminable de asesinatos muestra que la respuesta del Estado sigue siendo precaria e ineficaz. Los niveles de impunidad son elevados y por eso la justicia no funciona como disuasión de los asesinatos y las amenazas contra los líderes sociales.

Desafortunadamente, las políticas de protección existentes están desbordadas, no consultan las propuestas de pueblos, comunidades y organizaciones sociales y son ineficaces.

Pese a que la justicia solo ha esclarecido el 8 por ciento de los casos, es frecuente que altos funcionarios de Estado contribuyan a estigmatizar los líderes y lideresas sociales y a obstaculizar las investigaciones judiciales cuando dan por ciertas explicaciones que banalizan la gravedad de esta situación, afirmando que las causas tienen que ver con asuntos pasionales o de delincuencia común.

La sociedad colombiana debe manifestar su indignación frente a este asesinato masivo del liderazgo social y ante el fracaso sistemático del Estado para ofrecer medidas eficaces de protección.

Firma esta petición para rechazar el asesinato, las agresiones, las amenazas que diariamente tenemos que ver como colombianxs en contra de los líderes sociales. El rechazo generalizado de la sociedad a estas prácticas de muerte y violencia es también una forma de solidaridad y protección de los líderes y de las causas que ellos encarnan.

Solo una sociedad capaz de proteger su liderazgo social y político podrá conquistar de forma estable la democracia, la paz y la vigencia de los derechos fundamentales para todos y todas.

Esta petición es promovida por la Campaña LIDERA LA VIDA