Que se reconozca "LA MASACRE DE LAS BANANERAS" como crimen de estado.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!


El 6 de diciembre de 1928 la población de Ciénaga, departamento del Magdalena, amaneció teñida de sangre obrera, sucedió una masacre, llamada La Masacre de las Bananeras, esta fue uno de los hechos más dramáticos y vergonzosos de Colombia. La matanza dejó un número de muertos impreciso, que la historia oficial se ocupó de minimizar.

En 1928 la United Fruit Company, llevaba 30 años operando en Colombia y explotando a los trabajadores, aprovechando la falta de legislación laboral en el país. En la tarde del 6 de diciembre de 1928, después de casi un mes de huelga, se corrió un rumor entre los trabajadores que el gobernador del Magdalena, se entrevistaría con ellos en la estación del tren de Ciénaga, los huelguistas acudieron en masa a la estación al encuentro con el funcionario gubernamental. Como pasaban las horas y el funcionario no llegaba, los ánimos se fueron exaltando, tanto entre manifestantes como entre soldados que estaban en el sitio.

El presidente de la época, Miguel Abadía Méndez, le dio carta blanca al comandante militar de la región general Cortes Vargas, de reprimir la huelga costara lo que costara. En ese momento las fuerzas armadas dieron la orden de desalojo que fue desobedecida por los trabajadores quienes furiosos gritaban a la multinacional y al gobierno; se dio cinco minutos para que la multitud que ocupaba la plaza la desalojara, después de los cuales el ejército abrió fuego. Los que no murieron instantáneamente fueron rematados a bayoneta, o se les enterró heridos pero vivos en fosas comunes. En los trenes de la empresa se embarcaron centenares de cadáveres que fueron llevados hasta el mar, donde se desecharon como el banano de mala calidad. Tal como contara García Márquez en “Cien años de soledad”. El número de muertos fue estimado entre los 1000 y los 1500. 

Esta terrible y escandalosa matanza no generó, sin embargo, ninguna responsabilidad penal ni política. El entonces ministro de Guerra, Ignacio Rengifo, quien defendió el tratamiento militar de la huelga, no sólo se mantuvo en el cargo, sino que fue considerado el hombre providencial del régimen. Por su parte, el general Cortés Vargas, fue ascendido y nombrado comandante de la Policía en Bogotá.

Nuestra iniciativa busca, en primer lugar que el Estado reconozca públicamente su responsabilidad en esta masacre; en segundo lugar, que los responsables asuman que causaron un daño reprochable y que muestren arrepentimiento; tercero que toda la comunidad cienaguera sea reparada simbólicamente con el fin de honrar la memoria histórica como instrumento reivindicación de los derechos y la justicia, por último, que los afectados recuperen la dignidad humana que perdieron con el hecho violento.

Este es un proceso de memoria, verdad, justicia, reparación y reconciliación que busca conmemorar la lucha de los huelguistas, visionando la memoria como un antídoto contra la impunidad. 

Firma para que pasemos del “Me gusta” al “Hagámoslo”, el poder de la gente es más grande que la gente en el poder. 



Hoy: Fundación por la Vida Digna cuenta con tu ayuda

Fundación por la Vida Digna necesita tu ayuda con esta petición «Firma para que se reconozca "la masacre de las bananeras" como crimen de estado, ni un año mas de impunidad. #BananerasCrimenDeEstado». Únete a Fundación por la Vida Digna y 354 personas que ya han firmado.