Petition Closed
Petitioning Ministra de Sanidad y Seguridad Social Ana Mato
This petition will be delivered to:
Ministra de Sanidad y Seguridad Social
Ana Mato

Firma para que no devuelvan tu sexualidad al pasado

Ante las declaraciones del Gobierno sobre la Ley de salud sexual y reproductiva e interrupción voluntaria del embarazo, la dispensación de la píldora del día después, y la exclusión de la educación sexual de las escuelas, queremos destacar que las únicas medidas que han demostrado disminuir el número de embarazos no deseados son el acceso universal a información en materia de sexualidad y métodos anticonceptivos, una educación sexual reglada basada en criterios científicos y una mejor cobertura legal de las interrupciones de embarazo. Por eso pedimos que el Gobierno tenga en cuenta estos aspectos a la hora de elaborar leyes que respeten la trayectoria laica de nuestra democracia, e incluyan la educación sexual y el acceso universal a la anticoncepción, respetando la autonomía de la mujer y su capacidad de decisión. ¿Por qué no cambiar la legislación actual? 1) Porque la Ley actual hace hincapié en la importancia de la educación sexual y el acceso universal a los métodos anticonceptivos como medidas imprescindibles para la disminución de embarazos no deseados. Aspecto de la misma que no se ha llegado a desarrollar todavía. 2) Porque no se puede obligar a nadie a ser madre. La antigua ley de supuestos impedía la decisión de la mujer, obligándola a pedir autorización a un médico, psiquiatra o forense. Con información y apoyo, es la mujer la que decide cuándo y cómo ser madre. 3) Porque la Ley actual ofrece una mejor cobertura legal para la mujer y el profesional implicado en el proceso, mientras que la anterior les desprotegía llegando a procesos judiciales contra mujeres y profesionales. 4) Porque las opiniones, creencias y criterios morales o religiosos particulares no deben ser la guía de un país laico, moderno y maduro democráticamente hablando. Existen suficientes datos basados en criterios científicos y avalados por múltiples organismos internacionales que apoyan la importancia de la educación, el acceso universal a los métodos, la libre dispensación de anticoncepción de urgencia y la capacidad de decisión de la mujer.

Letter to
Ministra de Sanidad y Seguridad Social Ana Mato
Estimado/a Sr./a. Ministro/a,

Ante la voluntad expresa de este Gobierno de derogar la Ley de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo, quisiera que tuviera en cuenta que la evidencia científica demuestra que el número de abortos disminuye si se aumenta el acceso a métodos anticonceptivos y se garantiza información y educación en sexualidad. Son, además, los países que cuentan con leyes de plazos aquellos con menor número de interrupciones inducidas.

La vuelta a legislación sobre el aborto basada en supuestos, no sólo nos colocaría a la cola de Europa (tan sólo Irlanda, Polonia y Malta no tienen leyes de plazos), si no que, entre otras implicaciones, llevaría a un aumento de la inequidad económica entre mujeres que siempre van a poder costearse una interrupción y otras ciudadanas a las que se les va a dificultar el acceso por motivos económicos.

Por otro lado, prioriza la opinión de unos pocos, basada en consideraciones morales y no en afirmaciones científicas. Según una encuesta de 2009, elaborada por la organización estadounidense Católicos por el Derecho a Decidir, acerca de la opinión de los y las españolas sobre el aborto, el 62% está a favor de que se pueda abortar libremente durante el primer trimestre de gestación.

Por último nos gustaría recordarle que volver a una ley de supuestos como la de 1985 pone a miles de ciudadanas y profesionales sanitarios en una grave situación de inseguridad jurídica ya que cualquiera que se acoja a un supuesto despenalizador puede ser posteriormente cuestionada/o y encausada/o.

Le solicitamos que tenga en cuenta estos aspectos a la hora de elaborar leyes que respeten la trayectoria laica de nuestra democracia y tengan en cuenta la importancia de la educación sexual, el acceso universal a todos los métodos anticonceptivos, la autonomía de la mujer y su capacidad de decisión.

Agradecemos de antemano su respuesta y quedamos a su disposición para debatir más en profundidad estos temas.