¡¡ NO AL FRAUDE EN COYOACAN !!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


El pasado 1 de julio, la Ciudad de México vivió una jornada histórica. En prácticamente todo su territorio, la ciudadanía hizo valer su voluntad y demostró que, con su participación es capaz de poner un alto a la corrupción, a la traición a los proyectos y a las promesas que en su momento que hicieron para pedir el voto ciudadano. En suma, la ciudadanía logró recuperar las instituciones democráticas constituidas para el bienestar común, y no para el beneficio de unos cuantos, que durante los últimos años las secuestraron y las pusieron al servicio de sus propios intereses. No obstante, este cambio histórico fue bloqueado en Coyoacán, demarcación hasta hace poco identificada como el centro cultural de la Ciudad de México, característica de la que ha sido despojada desde que el perredista Mauricio Toledo se apoderó de ella y comenzó a manejarla a su antojo, entregándola a los cárteles inmobiliarios, dejando sus servicios en el abandono, formando comités vecinales para reducirlos a operadores de la compra del voto. Durante las gestiones de Mauricio Toledo y Valentín Maldonado, Coyoacán se volvió sinónimo de calles sucias y llenas de baches y socavones, de desorden urbano y degradación de la calidad de vida de todos los pueblos, las colonias y las unidades habitacionales. Para impedir que el cambio se diera en Coyoacán, el grupo de Toledo, apoyado por personajes como Miguel Mancera, Héctor Serrano, Alejandra Barrales y Ricardo Anaya, actuó como una mafia en defensa del territorio del que se ha apoderado, todo con la complacencia del Instituto Electoral y el Tribunal Electoral de la Ciudad de México, que mientras se prestaban a la farsa orquestada desde el Gobierno de la Ciudad de México de un pacto de civilidad, se abstuvieron de resolver las múltiples quejas sometidas a su conocimiento, dejando que la violencia, el vandalismo y la compra de votos, la intimidación y el despilfarro fueran la tónica impuesta para distorsionar el resultado electoral en Coyoacán. Lo que se vio en nuestra demarcación es algo que ni en los tiempos del priísmo más recalcitrante se había verificado. Se desviaron los recursos destinados para la reconstrucción de la Ciudad a causa del sismo de septiembre pasado para subsidiar todo tipo de artículos para comprar el voto: tablets, carriolas, monederos electrónicos (de diversas denominaciones) entregados masivamente con la cantidad de $ 4, 000, laptops, vajillas, televisiones, tinacos, playeras de futbol, y muchos artículos más. Por si eso fuera poco se usaron empleados de la delegación como grupos de choque para reventar actos de campaña de morena y de sus candidatos, y lo más grave, se perpetraron ataques contra la candidata de este partido, María Rojo, en su propio domicilio, amedrentando a la manera de las pandillas criminales, a la vez que por redes sociales y mediante volantes y carteles desplegados en toda la demarcación se orquestaba una campaña machista y difamatoria en contra de una mujer honesta y ejemplar, violencia de género de la que Manuel Negrete no sólo no se deslindó, sino que se benefició de ella descaradamente. Hoy que se han presentado las impugnaciones sin que el Instituto Electoral de la Ciudad de México haya hecho algo en toda la campaña para parar al grupo de Toledo, más que imponer una débil medida cautelar para suspender un programa social que el gobierno delegacional se dio el lujo de ignorar, nos mantendremos atentos a lo que resuelvan los magistrados del Tribunal Electoral de la Ciudad de México, de quienes esperamos un criterio que atienda el problema en su justa dimensión, que no se escude detrás de tecnicismos o exigencias absurdas, como aseverar que no se puede tener por acreditado que todos los bienes entregados hayan tenido como propósito comprar el voto porque las afirmaciones se sustentan en “reportes periodísticos no son pruebas” o “no existe constancia indubitable de que hubieran condicionado la entrega a cambio del voto”, para avalar este masivo fraude electoral. Confiamos en que los magistrados sepan que de su decisión depende que nuestra demarcación vuelva a ser un espacio público, y no el territorio de unos cuantos y sus intereses creados. Confiamos en que entiendan que, en este país y, más aún, en esta Ciudad, no se pueden obtener victorias lucrando con la pobreza, haciendo uso de la violencia para impedir a los competidores hacer actos de campaña e intimidar a los votantes, de la mentira, la difamación. Confiamos en que los protocolos contra la violencia de género que tanto han sido promovidos por esa autoridad jurisdiccional no queden en simples discursos o posicionamientos respaldados sólo en eventos públicos más no en los criterios aplicados para resolver situaciones concretas, sino que se apliquen con rigor para resolver y ANULAR una elección en la que como no se había visto nunca, una candidata sufrió ataques vejatorios y denigrantes por el simple hecho de ser mujer.

Coyoacán a 10 de julio de 2018



Hoy: Elsa cuenta con tu ayuda

Elsa Ponce necesita tu ayuda con esta petición «FEPADE: NO AL FRAUDE EN COYOACAN». Únete a Elsa y 868 personas que ya han firmado.