Firma para que la FIFA no catalogue "puto" como expresión homofóbica.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 100!


Desde hace ya algunos años, la Fédération Internationale de Football Association​ (FIFA), institución que rige las normas del balompié (football o fútbol) a nivel internacional, ha generado controversia con el público mexicano debido a un grito que es catalogado como ofensivo en términos de inclusión y diversidad sexual.

Diversos grupos minoritarios, entre los que se encuentran grupos de corriente feminista y grupos en pro de los derechos para las personas del mismo sexo, concuerdan en que la porra "ehh... ¡puto!", gritada en los estadios de fútbol por la afición mexicana, tiene connotaciones discriminatorias y homofóbicas; concepción con la que concuerda la FIFA en aras de promover un juego libre de discriminación por alguna cuestión racial, religiosa, de inclinación política u orientación sexual.

Según diversos sitios de internet, periódicos y entrevistas realizadas por televisoras mexicanas, el grito "ehh...¡puto!" tuvo su origen en los estadios locales de México. Se plantea que fue específicamente en el año 2012 en la ciudad de Guadalajara, Jalisco en donde comenzó a hacerse popular tal como la conocemos hoy. Posterior a ello fue utilizado como una porra característica de la afición mexicana y comenzó a tomar más fuerza al utilizarse en competencias internacionales. Pero no fue sino hasta años recientes que se comenzó a generar polémica con el término, gracias a la intervención de grupos minoritarios y un organismo de la FIFA que se encarga de supervisar que el juego tenga las condiciones adecuadas de respeto entre iguales.

Debido a éstas intervenciones, la FIFA ha tomado medidas en contra de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF). Medidas que han quedado solo dentro del terreno económico pero, amenazan con ir a otras instancias como la suspensión del seleccionado mexicano o el veto del público en los estadios.

Se dice que la palabra "puto" tiene una connotación peyorativa que pretende poner en tela de juicio la masculinidad de la persona hacia quien va dirigida, en pos de alegar cobardía o expresar el poco valor que tiene la persona, el todos los casos hombre, respecto de los demás; haciendo alusión a que su condición es comparada con la debilidad femenina. Sin embargo, la mayoría de los mexicanos coinciden en que esta acepción no va dirigida al receptor de una forma despectiva, sino simplemente como una forma de expresar que el trabajo o aquello que la persona realiza, no tiene el suficiente valor práctico para encajar con sus intereses.

Dentro de la jerga mexicana esta palabra es empleada cotidianamente como sinónimo de otros términos altisonantes y que expresan también desaprobación de la persona a quien va dirigido o como ya mencionamos, de aquello que realiza, por ejemplo, al referirse a alguien como "pendejo" o "imbécil". Así también, cuando el término es utilizado en todas las ocasiones se trata de dejar en claro que no se está empleando como un calificativo que demerita la condición ya sea del hombre o la mujer respecto de sus condiciones o preferencias sexuales, sino simplemente se desvaloriza aquello que la persona realiza o no, por ejemplo, cuando dentro del uso del lenguaje coloquial un hombre dice "soy puto, pero no gay" o viceversa. Dejando en claro que el uso de la palabra refiere al consenso entre ideas, intereses y actividades pues, el no coincidir en es u otro ámbito lo convertiría en puto.

Es importante mencionar que el uso de estos términos y en particular la connotación que se le da a la palabra ya mencionada, es parte ya de algunos rasgos característicos generales de la cultura y la idiosincrasia mexicana, al tiempo que, solo en contextos demasiado específicos es cuando la palabra toma un significado diferente al que se le pretende dar en la actualidad, en aras de establecer un nuevo paradigma de inclusión de los grupos minoritarios; inclusión que pretende ir más allá del respeto a los derechos de las personas con distinta orientación sexual al someter a diálogo (en algunos casos imponer) y regular el uso del lenguaje y la jerga.

Esta petición no es lanzada hacia la FIFA con ánimos de echar para atrás las sanciones hacia la FMF, pues sabemos que habrán de tomar medidas ncesarias al no abrirse a debate éste tópico.
La petición es precisamente para que la institución se abra al diálogo para discutir las connotaciones de esta porra utilizada por los aficionados mexicanos y tome en consideración que el grito o en específico la palabra, está enraizada ya dentro de la mexicaneidad y su censura atenta contra los mecanismos de formación y percepción de la cultura por medio del lenguaje, además de ser un grave caso de cese de la libertad de expresión.



Hoy: Transgresor cuenta con tu ayuda

Transgresor Posmoderno necesita tu ayuda con esta petición «Federation : Para que FIFA no catalogue "puto" como expresión homofóbica.». Súmate a Transgresor y 5 persona que han firmado hoy.