Petition Closed
Petitioning Alberto Ruiz-Gallardón and 1 other

Evitemos un desahucio y pidamos mayor calidad en servicios jurídicos hacia los menores dependientes

Relato de la situación y petición personal:

Mi hijo estuvo viviendo en una habitación conmigo durante tres semanas, mientras tanto la madre decidía que hacer con el domicilio familiar, al final acordando pagar la hipoteca al banco me permitió entrar de nuevo al domicilio de referencia para mi hijo, cuando fui a pagar la hipoteca de la casa estaba intervenida, ya que la madre incumplió el acuerdo de separación y no pagaba las letras desde hacía varios meses, se ha evitado el desahucio de milagro.

No hay familiares que nos acojan si nos quitan la casa, de momento aguantamos pero no obstante la situación y la falta de empleo nos obligará a mi hijo y a mí a tener que abandonar el domicilio familiar sin tener dónde ir, ya que tener la propiedad de la casa es el mayor agujero gubernamental que una VPO te puede hacer padecer, al ser propietarios no disponemos directamente ni de alquileres subvencionados, aún de poder acceder los requisitos son interminables en la comunidad foral de Navarra.

Volviendo a retomar las riendas del domicilio familiar me encuentro con lo siguiente, gran mayoría documentado, por causas y circunstancias provocadas por desatención ante el menor y el domicilio.

 

1º -Abandono del menor.

Situación de desamparo con su hijo y no quiso pasar una mínima pensión apoyada en su abogada que cobra una buena minuta, cuando a su hijo ni le paga un pañal.

 

2º -Abandono del hogar y ante su hijo.

Estando el domicilio familiar lleno de verdaderos peligros para un niñ@ de la edad de mi hijo en ése momento (menos de 2 años).

Basura podrida y desorden en general de toda la casa.

Productos de limpieza tóxicos bajo la fregadera y al alcance del niño.

Objetos cortantes como cristal de bombillas por el suelo (claro si no se limpia), velas y manchas de cera en lugares en que no debe haber fuego como la trona o habitación del niño.

Bolsas de pañales usados y podridos en el cuarto del niño de hacía semanas.

Un biberón de leche reventado y podridisimo en el cabecero de la cuna donde dormía mi hijo.

Catorce bolsas de basura en la terraza de la casa, tres de ellas de pañales de más tiempo que los de la habitación de mi hijo.

 

3º -Rechazo a su hijo.

Tras no ver a su madre desde la visita del Miércoles 02/05/2012 (estando a Sábado 05/05/2012), fue pidiéndole un beso y un abrazo, ella le giró la cara ignorándolo totalmente conmigo delante, el nene se quedó totalmente en blanco ante el rechazo y no sabía cómo reaccionar (se introvertió...).

Yo le tuve que coger de la mano diciéndole, "Ven cariño ahora deja a la mamá", mientras ella limpiaba uno de los muebles que se iba a llevar.

Casualmente se olvidó tras eso algo de más importancia, es rubio, de baja estatura y con una carita de ángel increíble.

 

4º -Intervención hipotecaria por su parte firmada bajo el acuerdo de separación y los gastos del domicilio acumulados desde hace más de dos años.

Exceso de impagos en letras de hipoteca con lo que a pocas el banco nos quita el domicilio familiar.

Impagos en facturas acumulados desde hacía un año (provocando la caída de suministros esenciales como el agua), la comunidad nunca ha sido pagada aún de ella querer asumirlo frente a mí quedando al cargo en el acuerdo de separación (yo cobraba menos sueldo y era para comer cuando convivíamos juntos).

 

Se pide encarecidamente:

No permitir las separaciones irregulares donde sólo se mira hacia la mujer como mereciente de causa,  se provocan vacíos de derechos hacia el hijo que luego crean problemas de conciliación familiar y con simplemente hacer lo mínimo que un juez pide ya vale o queda todo olvidado, hay que observar que la persona puede y de hecho reincide, además un magistrad@/juez no observa ni la mitad de la problemática que al menor le rodea en el momento de resolución judicial o hasta que llega ésta porque o está a falta de datos suficientes o no se ha pedido una evaluativa adecuada a la circunstancia.

Controlar la obligación que una madre puede saltarse en materia de manutención con su propio hijo durante cinco meses sin que el juzgado intervenga existiendo denuncias que mencionan la situación claramente, siendo cierto que si es el padre quien lo hace al tercer o cuarto mes se le congelan las cuentas sin pestañear, siendo el mismo menor el que es perjudicado indistintamente.

Evitar la pasividad que se tiene cuando es un padre el que denuncia uno o varios abusos por parte de la  madre siendo archivados dichos hechos (que ya van al margen de la separación y regularización ante el hijo común), permitiéndole no pasar un sólo duro durante los cinco meses de espera y prácticamente permitiéndole la situación de desamparo (mayor celeridad magistrad@s).

El evitar que la justicia atribuya tanto poder a la mujer/madre en materia de derechos sin mirar que está haciendo o si los merece legítimamente más que el padre.

Olvidar el funcionamiento y aplicación de "moda" en materia de nuevas leyes no observando las circunstancias particulares de cada caso, dejando de lado las necesidades supremas (como dicen en el juzgado) del hijo y aplicando materialmente una situación que sea equitativa con los progenitores, ya que así es como se resolverá la situación amparando al menor (si un progenitor se lava las manos, entonces duro señorías).

La injusticia que crea el sistema por otorgar una custodia provisionalísima a la madre de su hijo menor y totalmente dependiente pudiendo ser ella la principal causa del problema familiar.

Evitar también el no oír al padre cuando es el acosado en el hogar por la madre y sí al revés es acusado al menor indicio de desacuerdo y malmirado por todas las instituciones.

Bien es cierto que policía a una llamada de ella se presentó en el domicilio, donde fueron invitados a pasar y compartir el supuesto "problema" que la madre denunciaba y ni siquiera les dijo ni hola al llegar, ni les miró a la cara.

Prohibir las separaciones desde servicios de mediación (claramente irregulares) que se producen en centros de "ayuda familiar" sin observación jurídica inmediata, obligando por las circunstancias a firmar verdaderas basuras de acuerdos que luego NI SIRVEN NI AMPARAN en calidad de protección al menor implicado.

Atenazada la situación por amenaza de denuncia, una y otra vez por parte de la madre provocando al final una situación irreal y de verdadero miedo ante el hijo y la posible pérdida del mismo.

Acoso psicológico prolongado durante meses.

Mejorar las medidas cara al menor que garanticen su protección e integridad, como medida cautelar ante las parejas posteriores como posibles personas conflictiv@s y o nuevos agresores de dichos menores por la sencilla razón de molestar a éstas personas que no les aceptan adecuadamente o les molesta pagar su manutención aunque sea a través del progenitor en obligación, con posibles y certeras situaciones de nuevos litigios creados desde la ex-pareja por perjurio o interés, (se han llegado a ver agresiones fortísimas a menores, malos tratos físicos y psicológicos y hasta suicidios y o asesinatos, aquí en España).

Cierto es también que si se contrae parejas con hijos a cargo ya un adulto sabe donde se mete y lo que hay que asumir sin olvidar que la responsabilidad de desamparo ante un hij@ queda siempre de la mano del progenitor custodio (no es culpa de la nueva pareja…).

Mayor cobertura social al menor de edad muy dependiente (menor de 14 años) procurando su bienestar y vigilancia desde el propio domicilio realizando visitas o seguimientos desde el Servicio Social de Base, Guardería, Pediatría siendo en caso contrario sacado de él por su seguridad y a la espera de dilucidación judicial.

 

MAYORES DERECHOS A NUESTROS HIJOS Y MAYOR VIGILANCIA A LOS AGRESORES/AS.



ESTO ES LO QUE PASA Y FALTAN DETALLES VARIOS:

Padre que, a cargo de un niño sólo aunque con ayuda de un hermano muy limitado (hace lo que puede si tiene, yo hago encaje de bolillo) y Servicios Sociales me veo empujado a proclamar una correcta acción judicial por no poder asumir la totalidad de la situación y en vista de vacíos legales y jurídicos, pienso y sé que no se me está prestando toda la ayuda y el trato adecuado que me permita seguir adelante con un proceso muy complicado en el que en tres puntos principales y un sinfín de matizaciones han complicado la estabilidad de mi hijo menor de tres años.

Jurídicamente hablando apenas hay cobertura y no en mi propio nombre, en el de mi hijo.


DERECHOS: 

1º- Derechos fundamentales del menor en materia de protección, valoración y cuidados por la parte contraria en separación, (previo a denuncia por situación detallada).


2º- Derecho del menor a estar en su domicilio de referencia por haber sido intervenida la hipoteca de la casa la cual se encargaba la madre bajo firma en la separación de mutuo acuerdo (intervinieron la hipoteca quedando a su cargo), además la madre disponía del líquido necesario para llevar adelante el pago firmado y acordado ante el acuerdo siendo cierto que se gastó el dinero en un coche siendo algo no indispensable, (a mí me dejaba al margen de la casa e hipoteca con una extinción de condominio y cambio de hipoteca que nunca me presentó), dicho documento de separación fue presentado en el juzgado/policía en varias y distintas ocasiones/procesos y que siempre han dictaminado la invalidez del mismo por ser un "contrato privado" en el que se recogen casualmente TODOS LOS DERECHOS DE MI HIJO.


3º -Manutención obligatoria como: escolarización, alimentación, derecho a ir correctamente vestido, gastos extraordinarios y compartidos al 50% (tuve que comprarle toda la remesa de ropa necesaria con 426€ de subsidio, "gracias Primark y gente solidaria").


MATIZACIONES:

1º- Atención de calidad en materia de puntualidad (tardanzas excesivas en las visitas), recogida del colegio por la madre (ausencias), colaboración con mi parte en caso de no poder a la que no accede imponiendo la recogida del hijo a manos de actual pareja, siendo gran propulsor de litigio tras lo que mencionó la madre y por lo que me consta demostrando agresividad incluso frente al menor (me quiso agredir en la puerta de su casa con mi hijo en brazos por llamar a la madre) y bajo sospecha personal de maltrato psicológico al menor.


2º -Derecho/obligación a saber/decir cómo se ha comportado y si ha estado bien durante la visita mantenida y ordenada por el juez, nunca otras que no existen ni hay mera intención por parte de la madre si no es porque le insinúo la recuperación de visitas yo, retrasos de más de 20 Min. continuados día sí día también y entrega de mi hijo en ocasiones media hora antes (son las ganas que tienes de estar con él…???), faltas a las visitas provocando la sensación de ausencia en el niño que pregunta por dicha parte a diario (pasó durante todo Julio y gran parte de Agosto de 2012 sin una sola explicación cuando retomó las visitas), siendo cierto que la madre detalla y se queja ante Servicios Sociales y reuniones en guardería de que su propio hijo no la ha llegado a reconocer como su madre ¿¿Cómo??, a ver si no vienes es normal, acude a tus visitas y si no lo haces no te quejes, no es correspondiente que lo hagas porque te ausentas...
Cuando era yo el que estaba sin custodia siempre acudía y diez minutos antes me presentaba en el lugar para recoger a mi hijo, entregándolo puntual durante su "custodia provisional", es cierto que la madre nos ha hecho esperar en las recogidas en dicha situación hasta más de 40 Min. a 3ºC de "calor"... por no atreverme a marchar ante el miedo de denuncia y viendo a mi hijo temblar de frío, malvestido y escaso de ropa como lo llevaba en Invierno de finales de 2011, principio de 2012.


3º -Mayor atención psicológica a la parte procedente incluyéndome por ser una situación de grave precariedad y soporte hacia mi persona, se aporta que la madre puede padecer una enfermedad de retención de desperdicios y suciedades en el domicilio (Síndrome de Diógenes), siendo pruebas documentales que se aportan al juzgado, se hace especial mención a ello por ser una situación de insalubridad incluso para el último hijo que han tenido desde su nuevo orden familiar (madre y nueva pareja), dicho menor a parte de mi propio hijo se puedan estar encontrando en una situación como la vivida por mi hijo en el caso anterior, en lo que la madre llegó a manifestar que iba a decir que “traigo la basura de la otra casa para dejarla en el domicilio familiar”.


4º -Imposibilidad de mantener un turno de trabajo de 8 horas por la falta de colaboración desde la madre, suprimiendo (por cambio de domicilio, eso me dijo y ahí sigue viviendo...) las pernoctas ordenadas por el juez, lo cual es irregular y existiendo un AUTO DE MEDIDAS en el cual y gracias a dios bien se me reconoce una custodia total al amparo del menor siendo dicha custodia y auto provisional.

Al final hasta el juez cree lo mejor para mi hijo que se haga custodia compartida ¿?, ¿¿¿con qué madre señoría??? (ojalá recapacite la madre, desde luego… su hijo la espera).


5º-Por derecho y antes de dejar al menor en terceras manos (evidentemente incluyo en terceros familiares directos, por ser obligación de los progenitores custodios o no), se le pide a la madre el cuidado provisional por salir trabajo repentino hasta re-calcular la situación y poder proceder mejor (bajo aceptación de mi abogada, ya que eso la haría bien cara al proceso en intención de mutuo acuerdo), asintiendo en un primer lugar y devolviendo al nene al domicilio familiar a las 22:40 de la noche (un niño de 30 meses) a la vuelta de mi persona del trabajo, asegurando no disponer de sitio por haber acogido a los padres de la pareja en casa cuando bien es cierto que dichas personas mayores de edad pueden ir a una pensión y por lo cual elimina las pernoctas de fin de semana.

Particularmente a ésta y otros progenitores símiles o peores digo:

- Con ley en mano las explicaciones no corresponden entre nosotros, será ante la misma ley que desobedecéis.

- A quien dañáis no es a los adultos “contrarios”, es a vuestros propios hijos, no olvidéis que serán vuestros futuros jueces nunca mejor dicho.

A la madre:

- No me corresponde decirte que hacer cara a tu hijo, tú eres la madre, si te quieres acercar a él que sea con el corazón, porque a tu hijo el desprecio por tu parte le sobra ya.

Letter to
Alberto Ruiz-Gallardón
Ministro de justicia y Magistratura Superior del Estado. Alberto Ruiz Gallardón y Tribunal Superior de Justicia
Mayor calidad en servicios jurídicos hacia los menores dependientes dado que las leyes vigentes y la situación insostenible que las familias padecen una y otra vez es ya una verdadera lacra dentro de una supuesta sociedad que lejos de llegar a la igualdad dejan mucho que desear.

Mi hijo ha pasado ya por una situación de desamparo total ya que los acuerdos alcanzados teniendo la custodia la madre han sido totalmente partidos desde el punto que se suele considerar aceptada en lo social como parte de supremo amor y protección, cosa que no corresponde al género femenino sino al amplio interés que muestre cualquiera que sea el progenitor que realmente esté con su hijo, ahora el mío pasa por una fase de ruptura emocional ya que yo era el que le daba mi tiempo sin dejarle de lado como han visto amigos y familiares ante la otra progenitora, hasta le tuvieron que llamar la atención por hacerle más caso al teléfono móvil que a su hijo de tanto llorar.

Entre otros ésta separación que se relata ha provocado la intervención del domicilio familiar por el banco dado que una de las partes rompió el acuerdo y nada se puede hacer para evitar que se cumpla, claro es decir que fue por parte de la propia madre.

Si no hacemos las cosas desde el punto de igualdad digna para tod@s jamás alcanzaremos consenso alguno desde ambas partes.

Particularmente y siempre lo he reconocido así, la mujer en mi caso y en mi manera de pensar desde que he sido un niño ha tenido el mismo lugar, reconocimiento, atención y respeto como el hombre, así ha sido desde que tengo uso de razón.

Ahora ha girado la situación de tal manera que es una gran mayoría de hombres, padres y ante todo personas las que se ven hostigadas por unas leyes abusivas en lo familiar y en muchos casos ante la propia mujer.

Lejos de parecer conforme a la situación de antes y por desgracia ahora, les pido que nuestros hijos no hereden éste des derecho que ya mutila su capacidad casi como personas, dado que ya los deja en el marco desigual y desfavorable injustamente.

Deroguen/actualicen/mejoren la Ley promulgada por Jose Luis Rodriguez Zapatero en el año 2004, LIVG, no es correspondiente a una causa justa, no por lo que esté promovida sino por los resultados que demuestra alcanzar en los hij@s, padres, madres, abuelos y demás familiares, sectores sociales completos donde se ven discriminados los derechos fundamentales de parte de la sociedad, ya que sólo desde la equidad es desde donde se alcanzan los consensos y ésta Ley cercena el Artículo 14 de la constitución:
Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Cierto es que se necesitan fuertes medidas ante la situación vivida, pero esa Ley es mutilación para nuestros hijos, futuros padres y maridos dejándolos en desigualdad social.

Piensen también tanto Ministerio como sus señorías que si tienen hijos varones a ellos les afecta dicha Ley igualmente, por el mero hecho de nacer hombres y cualquier mujer se pueda hacer con el uso de ése sufragio de Ley como bien es sabido al margen de la circunstancia real de las padecientes de causa.

¿Quieren ésto para ellos? Yo particularmente no y por supuesto tampoco para el mío.

Por otra parte las regulaciones familiares en separaciones habrían de ser más atendidas para el menor en riesgo de situaciones de exclusión y o abuso como en el caso propio expuesto siendo algo en sumo cierto y de compartir junto a mi hijo.

Desde luego que quisiera llegar a una custodia compartida y pongo mi plena fe en que la madre de mi hijo ya al margen de lo expuesto en el escrito de relato personal, se de cuenta que un hijo es algo asiduo a ambos progenitores para el resto de sus vidas, así mismo sea que también cabe en mención que los hijos serán más plenos con una custodia compartida con las separaciones reguladas de manera igualitaria, cosa que jamás se alcanza con las maneras existentes ahora desproporcionadas y abusivas hacia el hombre.

Hagan el favor Ley en mano de poner unas medidas más adecuadas y justas para con el propio menor, ya que afecta severamente su propio crecimiento y desarrollo cara a ser un adulto justo e igualitario.

Si hacemos crecer a un niño en opresión cualquier terapeuta reconocerá que de adulto corre un alto porcentaje en riesgo de ser opresor.

Gracias por la atención prestada y por llegar a considerar la petición en el nombre de todos los Españoles y ciudadanos en dicha situación.

Es por Derecho, es de Justicia y doy fe.