Xua, gurasoekin etxera!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Xua Lasagabaster Uranga Picassenteko espetxean (Valentzia) jaio zen, 2017ko urtarrilaren 19an. Bere amarekin bizi da eta noizbehinka elkartzeko aukera izaten du espetxe berean preso dagoen bere aita Patxirekin. Hilabete gutxi barru, hiru urte beteko ditu. Espainiako legeak hala aginduta, bere gurasoengandik bereiziko dute eta ezin izango ditu ikusi bisitetan ez bada.

Eten oso mingarria izango da, jakina. Are gehiago, urruntasunak (Usurbil- Oriotik 600 km.-ra dago Picassent) elkar ikuste- ko aukerak murriztuko dizkielako. Dena den, ez lukete zertan banaketaren sufrimendu gehigarria jasan behar. Izan ere, Olatzek eta Patxik 10 urte bete dizuzte preso ekainean. Beren 12 urteko zigorraren 3/4ak baino gehiago. Horrenbestez, Espainiako legeria arrunta aplikatuz, biek ala biek baldintzapeko askatasuna lortzeko eskubidea dute. Horixe da, hain justu, agintariei eskatzen dieguna. Salbuespenezko legeak alboratu eta legez eta gizalegez joka dezatela. Ekidin daitekeen sufrimendurik ez diezaietela eragin hirurak bananduta, eta Xuarekin batera Patxi eta Olatz gurasoak ere etxera ekar ditzatela.

 

-------------------------------------

 

Xua Lasagabaster Uranga nació en la prisión de Picassent (Valencia) el 19 de enero de 2017. Vive con su madre y de vez en cuando tiene la oportunidad de reunirse con su padre Patxi que también se encuentra en esa misma prisión. Dentro de unos pocos meses Xua cumplirá tres años y en aplicación de la legislación española será separada de sus padres y solo podrá verles en las visitas.

Es evidente que será una separación muy dolorosa, sobre todo teniendo en cuenta la distancia que les separará, la cual dificultará aún más que puedan verse. Pero la separación no debería ser tal si se aplicara la ley ordinaria ya que Olatz y Patxi han cumplido este junio 10 años en prisión, más de las 3⁄4 partes de su condena (12 años). En consecuencia, según la legislación española, ambos tienen derecho a la libertad condicional.

Eso mismo es lo que queremos pedir a las autoridades, que acaben con la ley de excepción, actúen con humanidad y apliquen la legislación ordinaria; que no causen más sufrimiento innecesario separándolos y que Olatz y Patxi vuelvan con Xua a casa.