Petition Closed
Petitioning Presidente del Messico Enrique Peña Nieto

@EPN : Ritrovare Olivier Tschumi, sequestrato dal 19 dicembre 2010 in Messico

Ritrovare Olivier Tschumi, sequestrato dal 19 dicembre 2010 in Messico

Il riscatto pagato per la sua liberazione, mio fratello  Olivier Tschumi non è stato rilasciato. L'inchiesta in stallo, le autorità svizzere non può intervenire, perché il Messico non consente alcuna intrusione straniera sul suo territorio. Chiediamo al Presidente del Messico di intervenire per forzare le indagini e portare alla SIEDO finalmente fornire il contenuto del fascicolo d'indagine alle autorità svizzere nel quadro di accordi di mutua assistenza.

Di origine Svizzera, Olivier Tschumi, stabilito in Messico da 20 anni, è stato rapito in una foresta di Cuernavaca la mattina del 19 dicembre 2010 mentre faceva il suo footing coi suoi due cani. Un riscatto di 10'000 dollari è stato depositato il 20 dicembre secondo gli ordini dei rapitori. Pero Olivier non è stato liberato come previsto.

Mio fratello Olivier è una vittima di una guerra dei cartelli messicani. Lotta per Olivier è anche in grado di denunciare gli orrori che accadono in Messico. Grazie anche a firmare la petizione per Rodolfo Cazares, direttore d'orchestra franco-messicano rapito in Messico dal luglio 2011. Cazares e sua moglie Ludivine ho la stessa disperazione e combattere la stessa battaglia. E 'insieme che daremo le nostre petitione al Presidente del Messico.

Letter to
Presidente del Messico Enrique Peña Nieto
Para:
Enrique Peña Nieto, Presidente electo de México
Dr. Luis Videgaray Caso, Coordinador General para la Transición Gubernamental
Miguel Ángel Osorio Chong, Coordinador General de Política y Seguridad
Erwin Manuel Lino Zárate, Secretario Particular del Presidente Electo
Sra. Ludivine Barbier de Cázares, Francia
y
Sra. Frédérique Santal, Suiza

Atención a:

Lic. Enrique Peña Nieto

Presidente de los Estados Unidos Mexicanos,

PRESENTE


Solicitud de audiencia


Francia, 03 de diciembre del 2012

Lic. Peña Nieto,

Por medio de la presente, Frédérique SANTAL y una servidora, Ludivine BARBIER DE CAZARES, le solicitamos respetablemente su atención y le pedimos, de la manera más atenta, nos otorgue una audiencia antes de Navidad, para entregarle en persona la lista oficial de las firmas recibidas en peticiones internacionales, lanzadas en el mes de octubre del 2012 solicitándole activar las investigaciones sobre el paradero de nuestros familiares, secuestrados y desaparecidos, mi esposo Rodolfo Ignacio CAZARES SOLIS (secuestrado desde hace dieciocho meses), y Olivier TSCHUMI, el hermano de Frédérique SANTAL (desaparecido desde hace dos años).

Las cincuenta mil firmas atestiguan el profundo descontento de las comunidades populares, musicales y artísticas respecto a la ausencia de información referente a la investigación que llevan a cabo las autoridades del Estado de Tamaulipas y de Morelos desde hace largos meses sobre la desaparición de nuestros familiares. Además, el gran nombre de las firmas recolectadas atestigua el inmenso y dinámico apoyo del mundo de los medios, las políticas y las asociaciones civiles.

El 9 de julio del 2011 en Matamoros, yo, ciudadana francesa, Ludivine BARBIER DE CAZARES fui secuestrada junto con mi esposo franco-mexicano, Rodolfo Ignacio CAZARES SOLIS, mi cuñado Rubén LUNA MENDOZA, mexicano residente americano, mi sobrina Alexandra GARCIA, 10 años, ciudadana americana, mi suegra Leonor SOLIS DE CAZARES, mi suegro Rodolfo CAZARES GARZA, y mi cuñada ciudadana americana, Cynthia CAZARES DE LUNA y varios otros miembros de la familia.

Hoy casi 17 MESES, cinco miembros de mi familia siguen desaparecidos: mi esposo RODOLFO IGNACIO CAZARES SOLIS, mi suegro RODOLFO CAZARES GARZA, mi cuñado RUBEN LUNA MENDOZA, y dos de mis tíos HECTOR y ALBERTO CAZARES GARZA.

Desde entonces, no hemos recibido información concreta por parte de la autoridades del Estado de Tamaulipas ni de la Policía Federal. Concluyo que ningún avance ha sido registrado en los últimos 17 meses.

Sola desde el principio, me enfrento a una situación difícil y complicada, rodeada por un clima de indiferencia tanto a nivel policial y político como jurídico. De hecho, lucho desde hace meses con las autoridades para obtener información de los avances de la investigación sobre el secuestro de mi marido. Y no recibo nada.

La familia de Olivier TSCHUMI, ciudadano suizo secuestrado el 19 de diciembre del 2010 en Cuernavaca, sufre y protesta igual contra el hecho de que la policía no haya respondido con prontitud en encontrar su paradero. Además, el hecho de que las autoridades mexicanas no quieran entregar el expediente al Procurador Suizo es algo inconcebible para los familiares de Olivier TSCHUMI. Esta negación es indigna para la familia, desesperada por saber a sospechosos encarcelados que no fueron todavía interrogados después de 24 meses de detención.

Hoy los ciudadanos de 64 países diferentes se unen y se indignan con nosotras para denunciar estas graves e inconcebibles situaciones, entre ellos México, Francia, Suiza, Alemania, España, Italia, Gran Bretaña, USA, Canadá, Japón, Rumanía, Brasil, Argentina, para mencionar únicamente los principales países sensibles a nuestra causa.

Señor Presidente, todas nuestras esperanzas van hacia Usted para que nos ayude a conocer los avances de la investigación y a pensar que esta pesadilla puede tener fin.

El 14 de noviembre del 2012, a través de un artículo de un periódico, tomamos conocimiento de la oferta de recompensa de $200 millones para hallar a 59 secuestrados. El nombre de Olivier TSCHUMI figura en la lista pero los nombres de mi marido y de sus familiares secuestrados no. ¿como interpretar esa falta?

Señor Presidente, Frédérique Santal y una servidora somos muy heridas y desesperadas pero aun creemos en Usted, y en su proyecto por restablecer la paz y la justicia en México. Su pueblo grita con dolor. Nosotras compartimos ese dolor. Por eso queremos también que nuestra acción sirva para las numerosas familias de desaparecidos y para todos los movimientos para la paz en su maravilloso país. Tenemos fe en que su gobierno y las autoridades nos van a ayudar a encontrar soluciones a la situación grave que estamos sufriendo. Queremos acompañarlo en su proyecto de paz.

Creemos en Usted, Señor Presidente, en su vocación de paz y justicia para un México mejor.

Agradezco infinitamente sus finas atenciones y esperamos sinceramente su consideración a nuestra solicitud.

Atentamente.
Ludivine Barbier Frédérique Santal