Petition Closed
Petitioning Presidente de Mexico Enrique Peña Nieto

Enrique Peña Nieto, presidente de México: Revierta el nombramiento de José Carreño Carlón


La urgencia La cultura de México en el mundo se ha sostenido gracias a sus instituciones. Desde el Fondo de Cultura Económica, fundado en 1934, hasta el Instituto de Bellas Artes y, más recientemente, la radio y la televisión públicas. Hace unas semanas la voz de alerta en la opinión pública fue dada por Gabriel Zaid, a raíz del nombramiento de José Carreño como director del honorable, Fondo de Cultura Económica: “El nombramiento es absurdo, aunque se diga, para explicarlo, que viene de una promesa de Enrique Peña Nieto. Pero ¿a quién?” De esa manera absurda y tomando a las instituciones culturales como piezas para el reparto de posiciones del grupo en el poder, se nombraron a los directores de Canal 22 y Canal 11, asegurando a los burócratas del Partido puestos, presupuesto, y una orden: el socavamiento de las instituciones culturales mexicanas. La aparición en Canal 22 de la secretaria de Desarrollo Social del gabinete de Peña Nieto, anunciando una campaña contra el hambre, confirma nuestras sospechas: se trata de quebrar a los medios públicos culturales en pos de una confusión entre comunicación y transmisión. Una confusión entre lo público y lo gubernamental. Una confusión entre el servicio público cultural ---la difusión de la creatividad que existe hoy en México--- y la vil propaganda del gobierno de Peña Nieto. Una confusión entre el carácter abierto a la creatividad de lo público y la cerrazón del proselitismo del gabinete en turno. La historia de estos intentos no les ajena al grupo en el poder. Recuérdese el trato que se le dio al Fondo de Cultura Económica con la designación como director de un ex presidente de la República (Miguel de la Madrid) que no sabía nada ni de edición, ni de libros, ni de divulgación. Recuérdese que, desde su dudosa silla presidencial, Carlos Salinas de Gortari incluyó al Canal 22 como parte del “paquete de medios” que el Estado vendió en su sexenio. Al Canal 22 sólo lo salvó la voz de los intelectuales, entre los que estaban Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska y José María Pérez Gay. A Imevisión nadie lo salvó y terminó siendo lo que hoy, lamentablemente, es: TvAzteca. Hoy, más de veinte años después, la propuesta para la cultura de un Presidente que no puede citar los títulos de tres libros es la misma del salinismo: quebrar los bienes públicos culturales para ponerlos a la venta de particulares. Sólo así se explica la confusión entre lo público y lo gubernamental. Sólo así se explica la confusión entre información cultural y vil propaganda. Pero, también, hace veinte años, los intelectuales, los creadores, los trabajadores de la cultura impedimos que las instituciones se degradaran y se vendieran al mejor postor. Hoy urge una acción que renueve la tradición de las instituciones culturales públicas, al servicio de la opinión pública, hecha por creadores, sin sesgos a favor del grupo en el poder. Fabrizio Mejía Madrid
Letter to
Presidente de Mexico Enrique Peña Nieto
Revierta el nombramiento de José Carreño Carlón